Viernes, 28 de agosto de 2020

ESTUDIO BÍBLICO #24 – VIERNES, 28 DE AGOSTO DE 2020

TEMA: EL ÚNICO QUE PUEDE LIBERTARNOS

Dr. William Soto Santiago

Martes, 20 de abril de 1999

La Paz, Baja California Sur, México

Escritura base: Romanos 8:14-25

LIBRO DE LAS EDADES

La Edad de Esmirna – Pág. 134-135

Rev. William M. Branham

58. Cuando la iglesia se aparta de la Palabra, creerá cualquier cosa. Es como Eva. Cuando nació Caín, ella dijo: “Adquirido he varón por Jehová”. Ahora, ¿se da cuenta usted de que eso es en verdad lo que ella quiso decir? Ella pensaba que tenía un varón por Jehová, fíjese usted; y una vez que fue engañada por tomar la palabra de Satanás en vez de la Palabra de Dios, entonces pensaba que todo lo que decía estaba correcto. Si ella dijo que tenía un varón por Jehová, entonces ella tenía un varón por Jehová. Pero Dios ha puesto leyes en Su universo. Una simiente buena puede producir solamente fruto bueno, y la simiente mala producirá solamente fruto malo. Ahora, cada simiente, aun siendo diferente, utilizará la misma tierra, el mismo alimento, la misma humedad y el mismo sol, pero cada una también producirá de su misma especie. Note la historia de la línea de Caín, y la historia de la línea de Seth, hay una sola diferencia entre las dos: la simiente original. Nada más.

 

LIBRO DE LAS EDADES

La Edad de Laodicea – Pág. 374-375

Rev. William M. Branham

54. “He aquí dice el testigo fiel y verdadero”. Ahora quiero mostrarle lo que veo en el pensamiento de “fiel”. Usted sabe que frecuentemente hablamos de un gran Dios que no cambia, y cuya Palabra tampoco cambia. Y cuando hablamos de Él en esta manera, muchas veces obtenemos la idea de un Dios impersonal. Como un Dios que hizo todo el universo y sus leyes, y luego se alejó hasta llegar a ser un Dios impersonal. Como un Dios que hizo una vía de salvación para la humanidad perdida (esa vía siendo la cruz), y por la muerte de Cristo consumó la propiciación por nuestros pecados, y por Su resurrección nos dio una puerta abierta a Su presencia, pero luego se cruzó de brazos y se hizo a un lado. Es como si nosotros pusiésemos gran importancia en creer en Él como el gran Creador, Quien habiendo creado todo, luego perdió el interés personal en Su creación. Ahora, yo digo que así es como mucha gente es capaz de pensar; pero esos son pensamientos equivocados, porque Dios está gobernando en los asuntos de los hombres ahora mismo. Él es tanto el Creador como el Sustentador.

Porque por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue criado por él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten. Colosenses 1:16-17.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

Dios en simplicidad – Pág. 23-24

Rev. William M. Branham

87. Ahora fíjese en los días de Moisés cuando Dios estaba listo para librar los israelitas según Su Palabra, y ¿qué hizo? Escogió una familia sencilla, de la cual no tenemos ningún registro; únicamente sabemos que eran de la familia de Leví (Éxodo 2:1). Era una persona ordinaria, quizás un alfarero que fabricaba ladrillos para el enemigo, él era apenas un simple esclavo israelita; pero Dios escogió a esa familia para que de allí naciera el libertador, una sencilla familia judía. Él no escogió la familia del rey o alguna familia de mucha fama, ni aun escogió la familia de algún sacerdote; más bien tomó una familia común, cualquiera. ¿Ve usted? Esa es la simplicidad.

88. Luego fíjese en lo que hizo: produjo un niño común, un simple humano. Él pudo haber ordenado que el sol los libertara si hubiera querido, o aun que los libertara el viento, o un ángel. ¡Oh, aleluya! Dios puede hacer lo que quiere. Usted dice: “Pero hermano Branham, ¿cómo sabe usted esto?”. Porque Dios no cambia Su programa; por eso sabemos que en este día la cosa tiene que ser sencilla. ¿Ve usted cómo Él siempre obra en la simplicidad? Pero Dios allá en el principio pudo haber ordenado que el sol o el viento o algún ángel predicara el Evangelio, pero Él mejor ordenó al hombre para ese propósito; y Él nunca cambia. Él nunca ordenó las denominaciones ni tampoco grupos de hombres, pero ordenó que el hombre predicara el Evangelio. No ordenó máquinas, ni sistemas mecánicos, ni seres angelicales, sino que ordenó al hombre; y cuando trajo liberación para Su pueblo, mandó un simple ser humano nacido de una familia sencilla que eran esclavos. ¡Qué Dios tenemos nosotros, desarrollándose en simplicidad!

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 59

Una señal verdadera que es pasada por alto

Jeffersonville, Ind., 11-12-61

Rev. William M. Branham

518 – “Israel no podía entrar en acción allá abajo con señales y maravillas hasta que ellos caían en sus rostros y oraban por un libertador. Dios tenía Su libertador, Dios tenía un profeta esperando allá arriba en el desierto, lo tuvo allá por 40 años esperando que ellos se prepararan rectamente para orar. Pero cuando ellos se prepararon y comenzaron a orar, entonces Dios mandó el libertador. Dios hará la misma cosa hoy día, si la gente se une y entra en oración”.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Sexto Sello – Pág. 361

Rev. William M. Branham

150. Entonces en Daniel 12 leímos que todos aquellos cuyos nombres fueron hallados escritos en el Libro, esos serán libertados. Ahora, aquí Dios está a punto de dar libertad a su segundo hijo, Israel, después de la tribulación. Ahora, Israel, es el hijo de Dios, y Él lo va a libertar en el tiempo de la tribulación, exactamente de la misma manera como lo hizo en Egipto.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Sexto Sello – Pág. 363

Rev. William M. Branham

165. Ahora, Dios está a punto de libertar a Su hijo Israel de la misma manera como lo hizo cuando las tribulaciones le vinieron allá en Egipto. Él mandó a Moisés para libertar a Israel. ¿Correcto? Y él entonces hizo estas mismas cosas.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 163

Obras es fe expresada, Págs. 4-6

Shreveport, La., 26-11-65

Rev. William M. Branham

1458 – “Yo tuve un sueño la otra mañana. No sueño muy a menudo, no soy un soñador. Pero soñé que vi a un hombre, un joven preso en grilletes, y él estaba tratando de libertarse, y yo dije… Alguien me dijo: ‘Esa es gente horrible, no tenga nada que ver con ellos’. Y yo vi este muchacho salir de sus grilletes, así que lo dejé quieto. Pensé: ‘Sólo veré lo que él hace’. Así que él se libertó, y él era un buen muchacho. Y vi a otros tratando de salir. / Y ella dijo: ‘Hermano Branham, líbrenos de esto’. Dijo: ‘Esta es una casa de infierno’. Y dijo: ‘Usted ha sido mal entendido’. Y dijo: ‘Y usted también entendió mal a esta gente’. Dijo: ‘Ellos son gente buena, pero…’. Y miré hacia allá, y era como un sótano muy grande, o unas paredes grandes, debajo de una cueva muy grande; y habían grandes barras de hierro, que median como ocho o diez pulgadas de grueso. Y gente desquiciadas, con brazos y piernas torcidas, golpeándose la cabeza así. Y ella estaba llorando, diciendo: ‘Liberte a la gente, hermano Branham’. Dijo: ‘Ayúdenos, estamos en problemas’. Ella misma, la conozco, ella pertenece a la… creo que la Iglesia de Cristo, o la Iglesia Cristiana, llamada Iglesia de los Hermanos. Así ella… Miré alrededor, y dije: ‘Yo quisiera poder’. Y seguí mirando por allí, y yo me vi con mi cuerpo pequeño y débil, y esas barras muy grandes de hierro, y esa pobre gente allí adentro. Y no podía llegar a ellos, esas barras de hierro estaban muy juntas. Yo miré, y ellos estaban golpeando sus cabezas como si estuvieran desquiciados. Vi unas luces parpadeando allí adentro. Y miré hacia arriba, y allí estaba parado el Señor Jesús con unas luces de un arco iris alrededor de Él. Y me estaba mirando directamente, y dijo: ‘Liberta esa gente’. Y Él se marchó. Y pensé: ‘Pues, ¿cómo podré yo libertarlos? Yo no tengo suficiente fuerza en mis brazos para romper esas barras. ‘Así que dije: ‘Casa del infierno, ríndete al Nombre de Jesucristo’. Y comenzó a reventar y crujir, y las rocas rodaban, y las barras cayeron; y la gente corría, gritando: ‘¡Libertados!’. Estaban gritando lo más fuerte que podían, y fueron todos libertados. Y entonces yo gritaba: ‘Hermano Roy Borders, ¿dónde está usted? ¿Dónde está? ¡Dios está libertando a Su gente! ¿Dónde está usted, hermano Borders?”.

Impreso en Puerto Rico