Viernes, 25 de diciembre de 2020

ESTUDIO BÍBLICO #58

VIERNES, 25 DE DICIEMBRE DE 2020

TEMA: CONSTRUYENDO LA CASA DE DIOS

DE ACUERDO AL PLANO DIVINO

Dr. William Soto Santiago

Jueves, 8 de julio de 1999

Piura, Perú

Escrituras base: Hebreos 3:5-6

San Mateo 16:13-20

LIBRO DE LOS SELLOS

Dios en simplicidad – Pág. 12

Rev. William M. Branham

37. Entonces el verdadero Hijo de David, el cual veremos con más detalles en los mensajes de esta semana, vendrá a Su Templo, el Templo de Dios, el Tabernáculo verdadero, el cual Él ha ido a construir ahora, como dijo en Juan capítulo 14: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay, y yo iré… (¿Qué quería decir con eso? Que ya estaba preordenado) y yo iré a preparar un lugar para vosotros, y entonces volveré para recibiros a mí mismo”. Y desde luego, nosotros sabemos que eso será en la gran edad que está por delante; entonces la verdadera Simiente de David, Jesucristo, tomará el Trono, y allí gobernará sobre la Iglesia como Su Novia en la casa con Él, y también sobre las doce tribus de Israel por toda la eternidad.

38. Entonces, estos lugares… Así como David no pudo construir el verdadero tabernáculo de Dios porque no estaba preparado para ello (él no podía hacer nada siendo un mortal que había derramado sangre), así es también hoy con nosotros: no estamos preparados para construir el verdadero Tabernáculo de Dios. Hay uno solo que lo puede hacer y aún está ocupado en su construcción ahora mismo. Pero este tabernáculo, juntamente con el templo que edificó Salomón y los demás, son lugares de adoración a Dios, pero lugares temporales hasta que llegue la hora cuando el verdadero Tabernáculo sea establecido sobre la Tierra y la justicia reine de Cielo a Cielo, y no haya más llanto. No habrá ningún culto funerario en aquel Tabernáculo, ni habrá más matrimonios, porque será un solo Matrimonio por toda la eternidad. ¡Qué tiempo será!

39. Pero propongamos en nuestros corazones hoy, que en conmemoración y en espera de aquel Tabernáculo, nosotros nos caractericemos por Su Espíritu hasta tal grado que podamos adorar en este lugar como si estuviésemos en aquel lugar, pero esperando la venida de ese Tabernáculo.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 37

Adopción #4

Jeffersonville, Ind., 5-22-60

Rev. William M. Branham

311 – “Ahora fíjese, entonces la Venida del Señor Jesús está tan cerca a la mano, que el Espíritu desde aquí abajo, solo apenas justificación, santificación, bautismo del Espíritu Santo, y ahora a tiempo de la venida de la Piedra Angular, LA IGLESIA DEBE SER TAN PERFECTAMENTE COMO CRISTO HASTA QUE CRISTO Y LA IGLESIA PUEDAN UNIRSE JUNTOS, EL MISMO ESPÍRITU. Y si el Espíritu de Cristo está en usted, le HACE VIVIR LA VIDA DE CRISTO, ACTUAR LA VIDA DE CRISTO, HACER LAS OBRAS DE CRISTO. ‘El que creyere en mí, las obras que yo hago también él hará’. Jesús dijo eso. ¿Ven? AHORA, VAMOS A TENER… TENEMOS UN MINISTERIO LLEGANDO, QUE ES EXACTAMENTE COMO LA VIDA DE CRISTO. ¿QUÉ IDENTIFICA EL MINISTERIO? LA VENIDA DEL SEÑOR. / Mire la iglesia luterana bajo la JUSTIFICACIÓN, viniendo fresco del catolicismo. Mírela, moviéndose. Luego mire a Wesley llegando un poco más cerca a la SANTIFICACIÓN, tejiendo dentro las Escrituras. Miren justo en el medio a Wesley. Luego la cosa siguiente QUE VINO ERA LA EDAD PENTECOSTAL. Y la edad pentecostal con la restauración de los dones, los dones espirituales. AHORA MIRE LA EDAD QUE VIENE AHORA, HACIA ARRIBA A LA PIEDRA ANGULAR. ¿Ven lo que quiero decir? La Venida del Señor, LO HECHO CONOCIDO. DIOS EN TODA CREACIÓN ESPERANDO QUE LA IGLESIA HALLE SU LUGAR POSICIONALMENTE”.

 

TODOS SEREMOS PROBADOS PARA SER ADOPTADOS

VOL. I – Pág. 6-8

Mirando el cuadro completo

(Reunión de Ministros)

Dr. William Soto Santiago

Miércoles, 17 de julio de 1974

Valencia, Venezuela

O sea que uno en las construcciones, los que han trabajado en construcciones pues saben que un albañil además de ser albañil, si es una construcción importante, tiene un maestro de obra y tiene ahí un ingeniero, y hay un constructor; y ellos son los que saben lo que están haciendo, porque ellos son los que tienen el plano. Y cualquier albañil que se ponga a trabajar y se ponga a poner bloques a su manera, si los pone mal, entonces… y no está conforme al plano, le pueden decir: “Eso que hiciste, échalo para el suelo y comienza de nuevo conforme a como se te ha dicho que hagas las cosas”.

O sea que no es – nosotros como ministros estamos edificando, porque los que edifican a la congregación, el instrumento de Dios es el pastor. Por eso dice también, hablando de los edificadores del tiempo del Señor allá, dice que la Piedra que los edificadores desecharon fue hecha cabeza del ángulo; los edificadores pues eran los ministros. Entonces nosotros estamos en esa posición de edificadores.

Y Pablo decía: “El que edifica, mire cómo edifica, y el que sobreedifica, también mire cómo sobreedifica; porque va a ser probada la obra de cada cual, y el fuego hará la prueba; y si fuera hallada esa obra una obra mala (mal hecha), va a ser quemada, para que el individuo sea salvo”1.

O sea que la salvación pues no es afectada, pero sí el trabajo que uno hace: lo ha hecho en vano; y nosotros no queremos trabajar en vano. Y si hacemos algo en la Obra del Señor, lo queremos hacer que sea de bendición para toda la Novia, y no que vaya a afectar a la Novia en alguna cosa o en algún lugar.

O sea que cuando ponemos un bloque o un ladrillo, o lo que sea, estar seguro de que va en ese lugar; y ponerle todo lo que lleva, no ponerlo suelto tampoco, que se vaya a caer y vaya a estropear a alguna persona; porque algunos ladrillos sueltos en una construcción grande, y si los que quedan sueltos es el fundamento, y cualquiera los toca y se van esos que están sueltos, se puede caer toda la pared; todo lo que uno ha trabajado se le puede ir al piso.

Es igual que cuando uno hace una construcción sobre columnas, y viene y tira cemento sobre esas columnas y hace todo eso; si las columnas están mal hechas y se rompen, perdió todo el trabajo que había hecho encima de ellas. Por eso tenemos que tener mucho cuidado en las cosas que hacemos en la Obra del Señor, y estar seguros de lo que estamos haciendo, que sea conforme al Plano; porque hay un Plano para nosotros dejarnos guiar por Él.

Por lo tanto, sabiendo que eso es así, pues una de las cosas más importantes es chequear nuestro trabajo, cada uno individualmente; y cuando estamos muchos trabajando en la misma obra, entonces podemos ayudarnos unos a otros, y nuestro trabajo tiene que ser chequeado.

 

LA VISIÓN DE LA GRAN CARPA CATEDRAL – VOL. I

Pág. 229-230

El Plano del Templo espiritual de Jesucristo

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 26 de agosto de 2001

Cayey, Puerto Rico

Ahora, ¿qué color tenía el lugar santísimo? Color oro, y estaba en el oeste; por eso la Edad de la Piedra Angular es la Edad de Oro de la Iglesia del Señor Jesucristo.

Vean ustedes también la madera, vean ustedes el oro y la madera: la madera de un color, y el oro (color oro), dan el color trigueño; y también los querubines que Salomón colocó: de madera de olivo cubiertos de oro; ahí tienen ustedes, en el lugar santísimo, todo color trigo.

Vean ustedes, todo está así preparado: las tablas también, con las cuales fue hecho el lugar santísimo; y así por el estilo, todo da testimonio del color de trigo maduro, que es el color trigueño; y aún más, el Ángel que le aparecía al reverendo William Branham en su cuerpo angelical teofánico era color trigo, color trigueño, no era blanco sino que era de un color canela o piel canela.

Por lo tanto, hasta el Ángel que le aparecía al reverendo William Branham, el cual sigue adelante trabajando en la Obra de Cristo, y luego aparece en la Visión de la Carpa cuando ya el reverendo William Branham ha partido, vean ustedes, ese Ángel estará en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, en el cuartito pequeño de madera; y el cuartito pequeño de madera también es color trigo.

Así que vean ustedes cómo todo se junta en la América Latina y el Caribe para la construcción del Lugar Santísimo del Templo espiritual de nuestro amado Señor Jesucristo.

 

QUÉDESE CON LA PALABRA – Parte VII – Pág. 72

Dios llamando y juntando a Su pueblo,

y preparándolo para su transformación

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 16 de diciembre de 2007

Austin, Texas, Estados Unidos

Así como sonó la Voz de Dios como una Trompeta, en cada edad, por medio del mensajero de cada edad, en la Edad de la Piedra Angular suena esa Trompeta, la Trompeta de Dios, la Voz de Dios, la Voz de Cristo llamando a Sus escogidos y preparándolos para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Con esa Trompeta Final o Mensaje Final recibe la fe, la revelación, para ser transformado y raptado cada escogido de Dios perteneciente a la Iglesia del Señor Jesucristo. Todo es sencillo.

Hay un diagrama o plano para toda Obra que Dios lleva a cabo, y esta no es la excepción; esta Obra de Dios prometida tiene también un diagrama o un plano, el cual fue diseñado por Dios.

 

LA VISIÓN DE LA GRAN CARPA CATEDRAL – VOL. III

Pág. 32-33

LA IGLESIA DEL SEÑOR JESUCRISTO ACTIVA

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 22 de junio de 2014

Santiago de Chile, Chile

Cuando se concluyó el templo, el pueblo podía mirar y decir: “Yo tengo una partecita ahí. Estoy ahí representado en lo que yo hice respaldando ese proyecto”. Y en sí, toda persona está representada en el templo, en el tabernáculo que construyó Moisés; encontramos también la presencia de Dios en ese lugar.

El trabajo más grande que se puede llevar a cabo es el que se hace ¿para quién? para Dios.

También tenemos la construcción del templo que construyó el rey Salomón, un templo para Dios, para el Nombre de Dios, donde estuvo el Nombre de Dios. Y cuando algo va a ser hecho para Dios, toda persona tiene la oportunidad de participar de esa bendición. No se les puede quitar la oportunidad a las personas, hay que darle la oportunidad a todos.

Y por eso el rey Salomón dio la oportunidad a todo el pueblo para que trajeran materiales, como fue ordenado por el rey. Y David, sabiendo estas cosas de antemano también, él quería tener una parte bien importante; y estuvo almacenando oro, plata, hierro y así por el estilo, muchos materiales (y después le dice…) y también madera; y él le dice a Salomón (porque David no era la persona asignada en el Programa Divino para construir el templo)… luego le entrega los planos, de los cuales él dijo: “Esto fue trazado por el dedo de Dios, estos planos (y le dice): Ahora, Salomón, toma ánimo, comienza, construye el templo, y aquí tienes oro que yo almacené, plata y todas las demás cosas; y si falta algo, ponlo tú”. Y dio la oportunidad a todo el pueblo para que cada uno tuviera participación en esa construcción.

Así es en todo tiempo: en medio del cristianismo, cuando se va a construir un templo, se le da oportunidad al pueblo que traiga su colaboración, su respaldo, sus ofrendas voluntarias, para la construcción de un templo para Dios. Así es cuando se va a construir un templo en medio del cristianismo: el pueblo tiene la oportunidad de ser participante de ese proyecto. Y así es para la construcción de este templo en Cayey, Puerto Rico, de La Gran Carpa Catedral. Es un templo para Dios, y por consiguiente todos tienen la oportunidad de participar en esa labor, en y para esa construcción.

Además, sabemos que toda persona que trabaja en la Obra de Dios, de una forma o de otra forma, está almacenando tesoros (¿dónde?) en los Cielos, en el Cielo, en el Reino de Dios. Cristo lo enseñó.

 

QUÉDESE CON LA PALABRA – Parte XII

Pág. 63-64

Los secretos que Dios guardó para el tiempo del fin

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 9 de septiembre de 2001

Bogotá, Colombia

La Edad de la Piedra Angular es la etapa correspondiente a este tiempo final en la Iglesia del Señor Jesucristo, en la creación o construcción de la Iglesia de Jesucristo, la cual es nada menos que el Templo espiritual de Jesucristo, y por consiguiente tiene un Plano Divino, el cual Cristo ha estado usando para la construcción o creación de Su Iglesia, Su Templo espiritual.

Este mismo Plano Divino fue usado por el profeta Moisés para la construcción del tabernáculo que Dios le ordenó construir; y también fue usado por el rey Salomón para la construcción del templo, llamado el templo de Salomón.

 

QUÉDESE CON LA PALABRA – Parte V

Pág. 66-67

El Mensaje que precursa la Segunda Venida de Cristo

(Reunión de Ministros)

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 16 de diciembre de 2002

Cali, Colombia

Ahora, vamos a leer algo aquí. Ahora, hemos visto que el reverendo William Branham coloca a Moisés y a Elías, los Dos Olivos, los coloca entre los gentiles, para llevar el Mensaje de regreso a los hebreos.

Y ahora, tienen que estar esos ministerios entre los gentiles, en la Iglesia de Jesucristo, en la etapa correspondiente a este tiempo final. Por lo tanto, no pueden estar esos ministerios en la edad de Lutero, ni en la Wesley, ni en la pentecostal; tienen que estar en la Edad de la Piedra Angular, que es la Edad del Lugar Santísimo.

¿Dónde estaban los dos querubines de oro sobre el propiciatorio? En el lugar santísimo. ¿Dónde estaban los dos querubines de madero de olivo cubiertos de oro en el lugar santísimo en el templo que construyó Salomón? En el lugar santísimo, con sus alas extendidas cubriendo el arca del pacto.

Entonces, ¿dónde tienen que estar los ministerios de los Dos Olivos en la Iglesia de Jesucristo? En el Lugar Santísimo. ¿Ven? Todo tiene que estar en línea con la Palabra de Dios. Todo tiene que ser de acuerdo al plano que Dios hizo para la construcción de Su Templo espiritual, lo cual reflejó en el tabernáculo que construyó Moisés y el templo que construyó el rey Salomón.

Así que hemos visto este misterio divino. Por lo tanto, ¿dónde se presentará el ministerio de Moisés y Elías? En el Lugar Santísimo del Templo Espiritual de Cristo.

¿Dónde estará el llamado de la Gran Voz de Trompeta, llamando los escogidos de entre los gentiles y luego los escogidos del pueblo hebreo? En la etapa del Lugar Santísimo del Templo Espiritual de Cristo.

¿Dónde será el cumplimiento de la manifestación plena del poder de Dios en el Día Postrero? En la Iglesia de Jesucristo, en el Lugar Santísimo de ese Templo espiritual.

Impreso en Puerto Rico

1 1 Corintios 3:10-15