Domingo, 28 de junio de 2020

ESTUDIO BÍBLICO #7 – DOMINGO, 28 DE JUNIO DE 2020

TEMA: JESÚS HACE VER AL QUE NO VEÍA

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 26 de abril de 1999

Monterrey, Nuevo León, México

San Juan 9:1-12

 Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.

Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?

Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.

Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.

Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo.

Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego,

y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.

Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿No es éste el que se sentaba y mendigaba?

Unos decían: Él es; y otros: A él se parece. Él decía: Yo soy.

10 Y le dijeron: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos?

11 Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista.

12 Entonces le dijeron: ¿Dónde está él? Él dijo: No sé.

 

EXTRACTO DEL LIBRO DE LA VISIÓN

DE LA GRAN CARPA CATEDRAL VOL. 2 – Págs. 385-386

LAS MANIFESTACIONES DEL PODER DE DIOS

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 21 de abril de 2013

Cayey, Puerto Rico

Luego vio también que fue hecha una fila, una línea para oración por los enfermos de diferentes problemas de salud, como paralíticos y así por el estilo; entraban por la puerta de un cuartito de madera y salían por otra puerta que daba a la plataforma donde estaba el púlpito, y salían alabando a Dios porque habían obtenido su sanidad; pero cuando le preguntaba la persona que estaba en la puerta de salida, qué sucedió allá adentro, la persona decía: “Yo no sé lo que sucedió ni cómo fue; pero una cosa sé: que estoy sanado”.

Es como el joven ciego, el hombre ciego que recibió la vista por Jesús, y le preguntaban luego los líderes religiosos: “¿Cómo fue? ¿Cómo te hizo? ¿Qué hizo Él para darte la vista?”.

Y él dijo: “Bueno, una cosa yo sé: Que antes era ciego y ahora veo”.

—“¿Cómo sucedió todo?”

—“Él me pasó barro en los ojos, me dijo que me fuera a lavar allá en cierto sitio, y ahora veo. Era ciego y ahora veo”.

Eso era lo único que él podía explicar.

Es que los milagros no se pueden explicar. ¿Cómo sucedió el milagro? No se puede explicar. Una cosa es: antes era así, y ahora es de esta forma. ¿Cómo lo hace Dios? Eso Él se lo reserva para que no surjan imitaciones.

Al reverendo William Branham muchos trataron de imitarlo, hicieron imitaciones y quitaron la vista del pueblo que estaba viendo al reverendo William Branham como el mensajero de Dios; entonces otros quisieron ser importantes y atraer el pueblo para ellos, y afectaron a ese ministerio y el efecto en favor del pueblo.

Para esta etapa que viene, llamada la Tercera Etapa por el Ángel que le estuvo hablando al reverendo William Branham, le dice: “De esto no vas a explicar nada para que no haya imitaciones”.

Él entró al cuarto ese que él vio, el cuartito pequeño que estaba dentro de una Carpa. Él dijo: “Era una carpa o catedral, un edificio, y vi la Luz que acompaña a mi ministerio, la Columna de Fuego, que se fue hacia ese lugar; y el Ángel todavía estaba conmigo y nos fuimos los dos a ese lugar. Lo que yo vi allí y escuché, lo llevaré conmigo para siempre; no lo daré a conocer, se irá conmigo a la tumba”. Esto es para que no surgieran imitaciones; y aun con todo y eso, han surgido imitaciones por diferentes lugares tratando de imitar. Pero lo que va Dios a hacer, en donde manifestará todo Su poder, no podrá ser imitado, le dijo el Ángel al reverendo William Branham. Dios se prepara para una manifestación plena de Su poder.

 

EXTRACTO DEL LIBRO DE LA VISIÓN

DE LA GRAN CARPA CATEDRAL VOL. 1 – Págs. 21-22

EL MENSAJE DEL REY

(Reunión de Pastores)

Dr. William Soto Santiago

Jueves, 15 de abril de 1976

Río Grande, Puerto Rico

Por eso el hermano Branham, hay un lugar donde dice: “Yo quiero apartarme un poco acerca de estar orando por los enfermos y estas otras cosas, y dedicarme solamente a traer el Mensaje. Porque eso es lo que me fue dicho con relación a lo que era la Tercera Etapa”. ¿Ve? Tercera Etapa es la Palabra hablada.

Entonces eso es lo que necesitamos (¿para qué?) para que se materialice en nosotros, para que se encarne en nosotros, y pueda venir la transformación literal, y pueda venir el rapto literal, que lo estamos esperando; y puedan venir también las señales y milagros literales que deben de venir cuando ya esté encarnado todo ese Mensaje del Rey.

Mientras tanto, lo vemos en el campo espiritual, los milagros y maravillas que están ocurriendo; porque realmente estábamos ciegos allá en la Edad de Laodicea y Él hizo el milagro de abrirnos los ojos. ¿Quién? El Mensaje del Rey. No fue el mensaje de ningún hombre, no fue el mensaje de ningún hombre sino que fue el Mensaje del Rey.

 

EXTRACTO DEL LIBRO DE LA VISIÓN

DE LA GRAN CARPA CATEDRAL VOL. 1 – Págs. 190-191

EL MISTERIO DE LA ADOPCIÓN

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 3 de enero de 1999

Cayey, Puerto Rico

1057 – “Mire la Tercera Etapa entonces, será absoluta y totalmente para los perdidos, pero será para la Iglesia y la Novia”.1

O sea que cubrirá a los perdidos (que no tienen oportunidad de salvación), cubrirá también a la Iglesia (a las vírgenes que no tenían aceite en sus lámparas), y cubrirá también a la Iglesia-Novia (que son las vírgenes prudentes, que tienen aceite en sus lámparas, o sea, que tienen el Espíritu Santo, tienen el nuevo nacimiento); y también impactará al pueblo hebreo, porque cuando ellos vean esa manifestación, ellos dirán: “Este es al que nosotros estamos esperando”. Ellos verán a Cristo manifestado en toda Su plenitud en ese Hijo de Dios, en ese Hijo de Jesucristo que Él adoptará en el Día Postrero. Ese es un misterio muy grande que para este tiempo final es dado a conocer a la Iglesia del Señor Jesucristo.

Hay algo… Vamos a ver aquí, dice: Página 16, verso 122, dice:

122 – “Yo fui solo inspirado de hablar esas palabras y de decir que un día glorioso todos los dones en la iglesia serán puestos a un lado, así como lo era. Y el Espíritu Santo mismo tomará la iglesia en tal control de Amor y vendrá hasta que los enfermos serán sanos, los ciegos verán, los cojos andarán, sin que las manos sean puestas sobre ellos. Ello sólo será una grande unidad”.

O sea, que para ese tiempo no habrá necesidad de poner las manos sobre los enfermos, ni siquiera de orar por ellos, sino hablar la Palabra creadora. Eso está prometido para suceder en este tiempo final.

Vamos a ver un poquito más para que tengan el cuadro claro de las cosas que nosotros estamos esperando que se cumplan, conforme a lo que Dios ha prometido. Vamos a ver página 38 de Citas:

315 – “Toda la Creación está gimiendo, esperando por la manifestación de los hijos de Dios. Esperando a un lugar a donde la enfermedad será: ‘¡Levántate!’. Y será de ese modo. Los ciegos recibirán su vista. Sordos y mudos (o sea, serán sanados), nosotros oramos por ellos ahora, pero entonces usted lo mandará (o sea, no será orando sino ordenando, como fue bajo el ministerio de Jesús)”.

¿En qué lugar dice la Escritura que Jesús, cuando vinieron a Él enfermos para ser sanados, en qué lugar dice que Jesús oró por ellos y dijo: “Padre celestial, sana a este enfermo”? Jesús habló la Palabra y fueron sanados. En algunas ocasiones hasta colocó las manos sobre ellos y fueron sanados. Ahora, sigue diciendo:

315 – “ ‘Si dijeres a esta montaña (no: ‘Si yo digo’) … Si tú dijeres a esta montaña: Sé movida, y no dudares en vuestro corazón…’. Lo que necesitamos es adopción”.

Así será cuando estemos adoptados. O sea que será la Palabra creadora siendo hablada. Todo esto está prometido para ser cumplido ¿cuándo? En este tiempo final. Este es el tiempo más grande y glorioso de y para la Iglesia del Señor Jesucristo; porque este es el tiempo en donde todos vamos a ser adoptados conforme a la promesa de Dios.

 

EXTRACTO DEL LIBRO DE LA VISIÓN

DE LA GRAN CARPA CATEDRAL VOL. 1 – Págs. 255-256

LA PACIENCIA DEL PADRE CELESTIAL

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 15 de junio de 2003

Cayey, Puerto Rico

Eso es lo que está prometido para este tiempo final, cuando se complete la Iglesia del Señor Jesucristo; será para ese tiempo que la Visión de la Carpa literalmente estará en pleno cumplimiento, será bajo un ministerio de un Mensajero que estará adoptado para ese tiempo.

Y para ser adoptado, tiene que estar trabajando en la Obra de Cristo en este tiempo final. Y cuando se complete la Iglesia, por cuanto bajo ese ministerio es que se completará la Iglesia de Jesucristo, luego Cristo lo adoptará, y habrá una manifestación de Cristo a través de él en toda Su plenitud, a tal grado que no tendrá que poner las manos sobre los enfermos para que sean sanados.

No importa la enfermedad que tengan las personas, no importa el problema de salud que tengan: sea alguna enfermedad o sea que estén paralíticos, o ciegos, o sordos, y aun algunos que hayan muerto. Será una manifestación plena del poder de Dios.

Por eso hay que esperar a que llegue ese momento para ver eso que va a suceder; pero podemos ver todo lo que está sucediendo en nuestro tiempo, que va a desembocar en el completamiento de la Iglesia de Jesucristo y la adopción de todos los escogidos de Dios, la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos.

 

EXTRACTO DEL LIBRO DE LA VISIÓN

DE LA GRAN CARPA CATEDRAL VOL. 2 – Págs. 436-437

JESUCRISTO ES EL MISMO AYER, HOY Y POR LOS SIGLOS

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 22 de septiembre de 2013

Villahermosa, México

Él también decía que no hablaba nada sino lo que escuchaba hablar al Padre, y no hacía nada sino lo que veía al Padre hacer. En palabras más claras, Él escuchaba la Voz del Padre hablándole, y eso era lo que Él le hablaba al pueblo; y también veía a Dios en visión haciendo milagros, los milagros, y eso mismo era lo que Él buscaba; si veía a Dios en visión haciendo un milagro de un ciego, Él miraba bien en la visión y buscaba ese ciego acá en medio del público; y entonces lo mismo que Dios hacía y le mostraba en visión, era lo que Jesús venía y hacía con la persona; y era Dios a través de Jesús haciendo esos milagros.

Así era con los profetas del Antiguo Testamento, así era también con los apóstoles, así era también con el reverendo William Branham; y así va a ser cuando tengamos el cumplimiento de la Visión de la Carpa y esté la Tercera Etapa operando, esté en acción.

Será Jesucristo hablando por medio de Su Espíritu, será Jesucristo manifestándose, será Jesucristo haciendo todas las cosas que Él ha prometido hacer para este tiempo final en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, que le fue mostrada al reverendo William Branham.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 125

Quitando el velo a Dios

Jeffersonville, Ind., 14-6-64

Rev. William Marrion Branham

1113 – “Fíjense, la iglesia gentil también ha sido cegada por el velo, después que el velo eclesiástico ha sido rasgado, mostrando a Dios. ¿Cómo? Al velar la Palabra en seres humanos otra vez. Eso es exactamente lo que Israel falló en ver. Si hubiera sido algún Ángel o algo, Israel lo hubiera creído. Pero siendo… No podía ser un Ángel; tenía que ser un hombre. ¡Amén! Dios no puede quebrantar Su Palabra. En los últimos días tiene que ser la misma cosa otra vez. ¿Ven? ¿Qué cegó a Israel? Ese Hombre. ‘Tú eres un Hombre haciéndote Dios’. Por eso es que lo mataron. Y hoy, porque el Mensaje viene por medio de un hombre y no de ángeles. ¿Ven? Dios no puede cambiar Su manera, cambiar Su Palabra. Él dijo que Él no cambiaba. ¿Ven? ¡Fíjense: lo prometió! Y los gentiles están tan ciegos hoy como Israel lo estaba, debido (¿a qué?) al velo. Dios velado en un ser humano cegó a Israel. Fíjense, siempre ha cegado a uno. A uno cegará, al otro revelará la Verdad. Cerrará los ojos de unos y abrirá los ojos de otros”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 22

Hebreos, Preguntas y Respuestas Núm. 3

Jeffersonville, Ind., 10-6-57

Rev. William Marrion Branham

176 – “Y allí están esos dos testigos. Y cuando ellos atormenten al mundo con sus predicaciones, y reúnan otra vez a los judíos, trayéndolos a arrepentimiento, trayéndolos otra vez a que crean… cuando vean a Jesucristo viniendo por la Novia, ellos dirán: ‘Mirad, este es el Dios a quien esperábamos. ¡Este es Él!’. Pero Él no viene por ellos, viene por Su Novia. Y Su Novia… cuando José fue a Egipto, él no llevó a sus hermanos con él, pero él tenía su novia allí. Cuando se dio a conocer a sus hermanos, no había nadie presente. Está exactamente bien. Y cuando se dé Él mismo a conocer a estos judíos, no va a haber nadie allí, sólo los judíos. Allí están esos que mataron a José, parados allí. Y dijo: ‘Bueno, yo soy José, vuestro hermano’ y lloró. Y dijeron: ‘Ahora sabemos que estamos expuestos a ello, porque lo matamos’. La misma cosa, esos judíos van a tener el gran tiempo de batalla antes de la venida, ahora, de la persecución corriéndolos otra vez a la patria natal. Los lleva a ellos como un montón de ovejas otra vez al Monte Carmelo allá. Cuando el Señor Jesucristo venga por Su Novia, y ellos lo vean a Él, ellos dirán: ‘Ese es el que hemos esperado, allí está Él’. Él se levantará con sanidad en Sus alas”.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Quinto Sello – Pág. 301

Rev. William Marrion Branham

106. Noten bien: En el tiempo cuando Dios iba a librar al mundo antes del diluvio, Él mandó un águila. Cuando decidió librar a Israel, también mandó un águila. ¿No cree usted que cuando Juan estaba en la Isla de Patmos, este Mensaje era tan perfecto que aun no podía ser confiado a un ángel? Ahora, un ángel es un mensajero, pero ¿sabía usted que aquel mensajero era un profeta? ¿Lo creen? Vamos a probarlo. Veamos Apocalipsis 22:9 para ver si no fue un águila. Él era un ángel, un mensajero, pero era un profeta, el cual reveló a Juan completamente este libro de Apocalipsis. Ahora veamos lo que Juan vio:

Yo Juan soy el que ha oído y visto estas cosas. Y después que hube oído y visto, me postré para adorar delante de los pies del ángel que me mostraba estas cosas.

Y él (el ángel) me dijo: Mira que no lo hagas (ningún verdadero profeta recibiría adoración, o mensajero cualquiera): porque yo soy siervo contigo, y con tus hermanos los profetas, y con los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios. Apocalipsis 22:8-9

107. Ahora, el Libro era tan importante, y es la Palabra de Dios. ¡Cuidado! Cuando la Palabra de Dios es revelada, tiene que ser traída por el profeta, porque solamente a él llega la Palabra de Dios.

108. Estaba esperando recibir una pregunta sobre eso para el domingo, y pensé aclararlo de antemano. Siento que hay una pregunta sobre eso, y quise resolverlo de una vez. TODA Palabra de Dios es traída de esa manera. La Biblia no cambia su manera. ¿Ve usted? Es la misma cosa. Tiene que llegar a este vidente que estamos esperando que llegue.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Séptimo Sello – Pág. 469

Rev. William Marrion Branham

153. ¿Y notaron que dije que uno de esos ángeles era muy raro? Me pareció muy distinto a los demás. Estaban en una constelación con tres a cada lado y uno arriba; y el que estaba a mi lado, contando desde la izquierda hacia la derecha, ese sería el séptimo Ángel. Él era más brillante y significaba más para mí que los demás. Les dije que tenía el pecho así robusto y estaba volando hacia el Oriente. Les dije también que: “Me levantó, me alzó”. ¿Se acuerdan?

154. Ahora, ¡aquí está! Era el que tenía el Séptimo Sello, lo cual he mantenido como una pregunta en mi mente toda mi vida. ¡Amén! Los otros Sellos significaron mucho para mí, desde luego; pero ustedes no se imaginan lo que ha significado este séptimo.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 160

Cristo es revelado en Su Propia Palabra

Jeffersonville, Ind., 22-8-65

Rev. William Marrion Branham

1425 – “Hubo muchos que trataron de imitar a esos profetas, como sacerdotes, o demás. ¿Y qué hicieron? Simplemente fallaron, eso es todo. No podían hacerlo, porque Dios había escogido al hombre para la edad, y escogido el Mensaje, y aun la naturaleza del hombre y qué iba a ser acogido en esa edad, lo que podía él comunicar, cómo él podía hacerlo. Con la naturaleza de ese cierto hombre, Él podía cegar los ojos de otros. Las palabras que ese hombre diría, la manera en que él actuaría, cegaría a otros y abriría los ojos de otros. ¿Ven? Él vestía al hombre en el tipo de ropa que él era; la naturaleza, la ambición, y todo exactamente de la manera que él tenía que ser, perfectamente escogido para esa cierta gente que Él llamaría para esa cierta edad”.

Impreso en Puerto Rico

1 Citas, pág. 119, párr. 1057