Tomo 47 – Una brecha de veinte años