Viernes, 9 de abril de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #88 – VIERNES, 9 DE ABRIL DE 2021

TEMA: SOLO DIOS ES DIGNO DE

ADORACIÓN Y SERVICIO

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 25 de octubre de 1999

Santiago de Chile, Chile

Escritura base: Deuteronomio 10:19-22 y 12:5-7

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 167

El único lugar provisto de Dios para adorar

Shreveport, La., 28-11-65

Rev. William M. Branham

1491 – “Ninguna levadura entre ustedes, eso trae la plenitud entera de la deidad corporalmente entre ustedes. No podía hacerlo en la edad de Lutero, no podía hacerlo en la edad de Wesley, no podía hacerlo en la edad pentecostal; pero en el día cuando el Hijo del Hombre será manifestado, revelado, regresa a la Iglesia junto con la entera Deidad de Dios entre Su gente, mostrando las mismas señales visibles, manifestándose como Él hizo al principio cuando Él fue manifestado en la Tierra en una forma de un Profeta-Dios. ¡Oh! ¡Gloria! Prometido por Malaquías 4, prometido por el resto de las Escrituras. ¿En dónde adoran ustedes? La casa de Dios, sentados (en tiempo presente)”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 142

El lugar de adoración escogido de Dios

Jeffersonville, Ind., 20-2-65

Rev. William M. Branham

1275 – “Mis amigos, no quiero herir sentimientos, pero soy responsable por un Mensaje, y ese Mensaje es: ‘¡Salgan de este enredo!’. Y si yo les pido que salgan, ¿a dónde los voy a llevar? ¿Los llevaría al Tabernáculo Branham? Es tan culpable como el resto de ellos. Pero hay un lugar a donde los puedo llevar, donde estarán seguros y protegidos de la muerte, eso es en Jesucristo, el lugar de adoración de Dios. Ese es el lugar que les estoy introduciendo en esta noche, donde Dios colocó Su Nombre; donde Él prometió que se encontraría con toda persona que entrara allí, Él adoraría con él y festejaría con él; eso es en Cristo. No en ninguna iglesia, ningún tabernáculo, sino en Cristo, Él es el Tabernáculo de Dios. Él es el lugar al cual Dios Mismo entró, y moró en Él: ‘Este es Mi hijo amado, en Quien Me he complacido morar”. Allí es donde Dios se tabernaculizó, trajo Su Nombre y Lo colocó sobre Jesucristo. Por lo tanto, Su Nombre fue colocado en un Hombre, Su Hijo, Jesucristo, en el cual Él mismo se tabernaculizó”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 41

La Revelación de Jesucristo

Jeffersonville, Ind., 12-4-60

Rev. William M. Branham

330 – “Y Eso fue enviado al… ‘Y la declaró enviándola por medio de Su ángel a Su siervo Juan’. No sabemos quién era el ángel. La Biblia no declara quién era el ángel. Pero sí sabemos que era un profeta, porque la Biblia después dice: ‘Yo Jesús he enviado Mi ángel para daros testimonio de estas cosas, las cuales pronto acontecerán’. Después encontramos que cuando Juan comenzó a adorar al ángel, el ángel dijo: ‘Mira, no lo hagas’. Apocalipsis 22. Y él dijo: ‘Porque soy consiervo tuyo, y de los profetas’. Pudo haber sido Elías, pudo haber sido uno de los profetas… Juan era un apóstol, pero este profeta fue enviado. Y Juan siendo un apóstol… Fíjense en la naturaleza de sus otras epístolas: eso prueba que no era Juan quien lo escribió, porque no tiene la naturaleza de Juan. Fíjense en Primera de Juan y Segunda de Juan, y lo demás, y léanlo; y miren la naturaleza de eso. Después miren la naturaleza de esto. Juan era un escritor y un apóstol, pero este es el espíritu de un profeta. Es una persona completamente diferente”.

 

EL ESPÍRITU DEL SEÑOR TRAE LIBERTAD

Dr. William Soto Santiago

Viernes, 11 de mayo de 2001

(Segunda actividad)

Villahermosa, Tabasco, México

Ahora, siendo que los reinos de este mundo son del diablo, el diablo se los ofreció a Cristo; y le dijo que se los daría, si postrado lo adoraba. Por lo tanto, si Cristo aceptaba la propuesta del diablo, la adoración en ese reino del diablo, que tomaría todos los reinos de la Tierra que tiene el diablo controlado y los uniría en un solo reino, y sería colocado Jesús como rey en ese reino…; pero Jesús adoraría al diablo en ese reino, y por consiguiente la adoración en ese reino sería al diablo; porque la adoración del reino del maligno es (¿a quién?) al diablo; y la adoración en el Reino de Luz, de Cristo, es a Dios.

Ahora, podemos ver la diferencia que hay en cuanto a adoración.

Ahora, Cristo rechazó la propuesta del diablo, y dijo1: “… escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás”. Y Jesucristo adoraba y servía al único Dios verdadero: al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob; y no estuvo dispuesto a adorar y servir al diablo.

Ahora, como rey, la propuesta era que le daría (el diablo a Cristo) los reinos del mundo: vendría a ser el rey de todos los reinos del mundo, y vendría Cristo a ser el primer adorador del diablo; y sería el instrumento del diablo para gobernar la raza humana. Pero Cristo rechazó esa propuesta.

Y Cristo tiene la promesa que, en el Día Postrero, todos los reinos de este mundo Dios se los dará. Por lo tanto, Cristo es el Rey para el glorioso Reino Milenial, donde todos los reinos de este mundo vendrán a ser de nuestro amado Señor Jesucristo.

Y en ese Reino la adoración es a Dios: se servirá a Dios y se adorará a Dios, y se trabajará en favor de todo el Programa Divino. Todo eso está contenido en el misterio del Reino de Dios siendo establecido en la Tierra para este tiempo final.

 

EL PROGRAMA DIVINO Y SUS ETAPAS

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 24 de noviembre de 2002

Asunción, Paraguay

Vean, aquí en Apocalipsis, capítulo 13, verso 6, hablando del hombre de pecado, de la bestia, dice:

“Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo.

Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación.

Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”.

Ahí podemos ver que hay nombres escritos en el Libro de la Vida del Cordero, los cuales, al ser manifestados en la Tierra esas personas, no adorarán a la bestia, y permanecerán fieles a Cristo.

Esas son las personas que reciben a Cristo como su Salvador, lavan sus pecados en la Sangre de Cristo y son bautizados en agua en el Nombre del Señor Jesucristo: y reciben el Espíritu Santo, y obtienen el nuevo nacimiento, nacen del Cielo.

También en el capítulo 17 del libro del Apocalipsis nos habla de nuevo de las personas que no adorarán a la bestia, y nos muestra que serán aquellos que tienen sus nombres escritos en el Libro de la Vida. Capítulo 17, verso 8, dice:

“La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será”.

Y ahora, nuevamente encontramos que hay nombres escritos en el Libro de la Vida, que no adorarán a la bestia;    esas    personas,    al    ser    manifestadas    en    la Tierra son las personas que reciben a Cristo como su Salvador en el tiempo que les toca vivir, y son las personas que se mantienen fieles a Cristo nuestro Salvador, son las personas que pertenecen a ese poderoso Ejército del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, versos 11 al 21, y de Apocalipsis, capítulo 17, versos 14 al 15.

Impreso en Puerto Rico

1 San Mateo 4:10, San Lucas 4:8