Viernes, 27 de noviembre de 2020

ESTUDIO BÍBLICO #50 – VIERNES, 27 DE NOVIEMBRE DE 2020

TEMA: VIAJANDO POR EL DESIERTO

DE LA VIDA TERRENAL

Dr. William Soto Santiago

Viernes, 21 de mayo de 1999

(Segunda actividad)

Acapulco, Guerrero, México

Escritura base: Hebreos 4:1-13

TODOS SEREMOS PROBADOS PARA SER ADOPTADOS – VOL. I

Pág. 88

El Creador

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 13 de octubre de 1985

Maturín, Venezuela

El ser humano no se puede desanimar por nada en esta Tierra, porque problemas siempre han habido; hubo problemas en el pasado, los hay en el presente y siempre hay problemas sobre la Tierra; pero no miremos los problemas para tener miedo, sino para mejor poner nuestra vista en ese Programa del Creador y ver cuál es la parte que nos corresponde a nosotros en esa Creación Divina que está siendo llevada a cabo en este tiempo en que vivimos.

Otros tuvieron su parte en el pasado, asumieron su posición correcta y vinieron a formar parte de ese programa creativo.

(…) Así que en esta etapa en que vivimos tenemos que luchar, tenemos que superarnos, tenemos que trabajar, tenemos que estudiar; todas estas cosas corresponden a la vida terrenal en estos cuerpos terrenales. Y no podemos desanimarnos mientras estamos en estos cuerpos, tenemos que hacer lo que corresponde a estos cuerpos, sin desanimarnos, con la esperanza de tener el nuevo cuerpo, que vendrá por creación divina, por la Palabra creadora en ese Programa del Creador.

No podemos pensar en caminar hacia atrás, no importa que en este planeta Tierra las cosas no estén muy buenas. Para el Programa de Dios están tan buenas que podemos decir que es el mejor tiempo para el Programa Divino del Creador.

Es el tiempo que todos los creyentes en la Biblia han deseado vivir; y a usted y a mí nos ha tocado sin usted haber dicho: “Yo quiero vivir en el tiempo final”. Hemos aparecido aquí en la Tierra sin saber que íbamos a aparecer en el tiempo final; pero el Creador sí lo sabía, porque es un Programa de Él; no es nuestro programa, es Su Programa; y somos personas privilegiadas en vivir en este planeta Tierra en un tiempo tan importante en el Programa Divino.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 153

Los ungidos del tiempo final

Jeffersonville, Ind., 25-7-65

Rev. William M. Branham

1370 – “Miren a aquella gente que salió bajo la profecía de Moisés, salió de aquella organización, y salió de todo, bajo de la profecía, y vio las grandes obras y maravillas y cosas como esa, y subió a la frontera para entrar. / Ahora, Israel era interdenominacional. No tenía tierra, no tenía hogar. Iba a un hogar. Nosotros no tenemos iglesia. Nosotros no somos… Nosotros vamos a una Iglesia, la Iglesia del Primogénito, la Iglesia que está en Gloria; no la iglesia que está en la Tierra por un hombre. La Iglesia que está en Gloria, los llamados fuera, predestinados a Vida Eterna, ¿ven? Yendo a su hogar. Y cuando ellos subieron al lugar para atravesar, ¡ellos dudaron la Palabra!, y regresaron. Después que Josué y Caleb y ellos habían cruzado y trajeron de vuelta un racimo de uvas para probarles que la tierra estaba allí, la promesa de la Palabra de Dios: ‘Es una tierra buena, de leche y miel’. Y lo trajeron de vuelta a este lado para probárselo a ellos. Y ellos saborearon de él, y dijeron: ‘¡Oh! ¡Oh! Sin embargo, no podemos hacerlo’. ¿Qué pasó? Ellos perecieron en el desierto. Se quedaron allí mismo y se organizaron y murieron, cada uno de ellos. Pero los que atravesaron y trajeron de vuelta, Josué y Caleb; Moisés fueron trasladados”.

 

TODOS SEREMOS PROBADOS PARA SER ADOPTADOS – VOL. I

Pág. 193-194

Todos seremos probados

Dr. William Soto Santiago

Miércoles, 22 de julio de 1998

(Segunda actividad)

Antofagasta, Chile

(…) Y aun en la labor que nosotros hacemos somos probados. No puede haber egoísmo, sino amor divino, en nuestra alma, para nuestro amado Señor Jesucristo.

Luego de la salvación, el privilegio más grande que tenemos en el Cuerpo Místico de Cristo es trabajar en Su Obra. Ese es un privilegio que cada uno ustedes tiene y yo también.

Cada uno ocúpese tanto de su salvación como de su trabajo en el Señor; porque todos somos probados. TODOS SEREMOS PROBADOS, dice nuestro tema de esta ocasión.

Y en la trayectoria en nuestra vida terrenal, recuerden, estamos siendo (¿qué?) probados.

No pierdan de vista que todos estamos siendo probados como individuos en la trayectoria de nuestra vida terrenal en el Cuerpo Místico del Señor Jesucristo. Todo ser humano está siendo probado.

Y ahora, le damos gracias a Cristo por saber que estamos siendo probados, lo cual nos ayuda para ser diligentes y expresarle nuestro amor a Cristo, aun trabajando en Su Obra, que es una de las formas en las cuales y a través de las cuales – de la cual le expresamos nuestro amor a Él.

No es solamente decir: “Yo amo a Cristo”. Si lo amamos, entonces trabajemos por Él en Su Obra.

 

TODOS SEREMOS PROBADOS PARA SER ADOPTADOS – VOL. I

Pág. 180-181

Rompiendo las barreras de la ignorancia

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 18 de mayo de 1998

Ciudad de Guatemala, Guatemala

Y ahora, si alguno pues tiene problemas de salud: Dios es nuestro Sanador. Si la persona puede creer lo que dice la Escritura: Él llevó nuestras enfermedades así como llevó nuestros pecados también… Así como usted, al recibir a Cristo como su Salvador, recibe (¿qué?) salvación; y cuando usted acepta a Cristo también como Sanador, pues usted obtiene (¿qué?) sanidad del cuerpo.

Ahora, eso tiene usted que creerlo en lo profundo de su alma. Cuando usted lleva esa Verdad Divina, esa Luz Divina hasta su alma, hasta el subconsciente, lo baja allá a su alma: eso se tiene que materializar en usted, así como se materializa en usted la salvación de Cristo, porque usted lo creyó allá en lo profundo de su alma.

Y así son todas las bendiciones, todas las promesas divinas que Cristo ha hecho, que Dios ha hecho para Sus hijos, tanto las bendiciones del Antiguo Testamento como las del Nuevo Testamento. Hay que creerlas, llevarlas allá en lo profundo del alma; y aunque las circunstancias sean contrarias, permanecer creyéndolas.

Por ejemplo, una persona al creer en Cristo como su Salvador, cuando vienen difíciles momentos a su vida y pruebas a su vida, la persona en su alma permanece creyendo que aunque tenga problemas Cristo lo salvó, y algún día tendrá un cuerpo nuevo y vivirá por toda la eternidad.

No importa los problemas que surjan en su vida terrenal, la persona en su alma cree que es imposible toda cosa negativa que le puede llegar de momento a su mente; pero no le puede llegar a su alma, porque la rechaza con algo positivo; con lo positivo usted combate lo negativo.

Cuando pensamientos negativos, malos, vengan a su mente, ¿cómo los va a combatir? Pues piense cosas buenas, cosas positivas. Y si usted piensa cosas positivas, ¿qué pasa? Los pensamientos negativos se van. Si usted en las tinieblas prende una luz, ¿qué sucede? Pues se van las tinieblas. Y así es en nuestra mente los pensamientos negativos.

Recuerde que a toda persona le llegan pensamientos malos en algunas ocasiones. No deje que se queden ahí; porque si se quedan ahí, bajan al alma y le harán gran daño. Combátalos desde lo profundo de su alma: subiendo a su mente pensamientos positivos, comience a pensar en las cosas de Dios, comience a cantar, y ahí se tienen que ir todas esas cosas dañinas.

Y ahora, vean ustedes cómo la Luz hace huir las tinieblas. Y también la Escritura dice1: “Resistid (¿a quién?) al diablo, y (¿qué pasará?) de vosotros huirá”. Ese es el príncipe de las tinieblas. Y resistimos al diablo ¿con qué? Con Cristo en nuestra alma y en todo nuestro ser, y tiene que huir de nosotros. Si trae malos pensamientos, tiene que huir con esos malos pensamientos para otro lugar, y con lo que sea.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 151

Haciendo a Dios un servicio sin Su Voluntad

Jeffersonville, Ind., 18-7-65

Rev. William M. Branham

1347 – “¡Eso digo yo, en el Nombre de Jesucristo! No le añadan una sola cosa. No quiten o pongan sus propias ideas en Ella. Ustedes sólo digan lo que dice en esas cintas. Ustedes sólo hagan exactamente lo que el Señor Dios ha ordenado hacer. No le añadan. / No le quiten. Sólo créanlo y caminen humildemente delante del Señor su Dios, porque nos estamos acercando al momento de entrar a la Tierra. / No tomen alguna cosa nueva. Están volando por todas partes, y van a venir más que esas. Pero no acepten estas cosas nuevas. El Señor su Dios les ha declarado a ustedes lo que es verdad. / Nunca empiecen o traten una organización. No traten de edificar sobre alguna otra cosa. Sino que permanezcan humildes delante del Señor su Dios, porque parece como que las puertas pudieran abrirse pronto a la tierra prometida. Entonces entremos con el verdadero canto y regocijo, cuando la Novia y Novio tomen su lugar en el trono”.

Impreso en Puerto Rico

1 Santiago 4:7