Viernes, 26 de marzo de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #84 – VIERNES 26 DE MARZO DE 2021

TEMA: LA CORONA DE LAS VIRTUDES

Dr. William Soto Santiago

Jueves, 7 de octubre de 1999

Villavicencio, Meta, Colombia

Escritura base: Primera de Corintios 13:1-13

 

LA ESTATURA DE UN HOMBRE PERFECTO

14 de octubre de 1962

Tabernáculo Branham

Jeffersonville, Indiana, EE. UU.

Rev. William M. Branham

Ahora, no fue requerido de aquellos bajo Lutero lo mismo que fue requerido de aquellos bajo Wesley; ni tampoco fue requerido de aquellos bajo Pablo lo mismo que les fue demandado a los que estuvieron bajo Martín; pero Él ha estado formando Su Iglesia al igual como ha formado Su pueblo.

Entonces Pedro dijo aquí primeramente (fueron siete cosas) fe, virtud (¿Ve usted? Ya viene subiendo), ciencia, templanza, paciencia, temor de Dios, amor fraternal, y luego el amor de Dios, el Espíritu Santo. Cristo en la forma del Espíritu Santo viene sobre usted en el Bautismo verdadero del Espíritu Santo; y usted teniendo selladas por dentro todas estas virtudes, entonces Dios vive en un tabernáculo que es llamado el edificio, el tabernáculo viviente de la morada del Dios viviente.

Cuando un hombre posee estas cosas, entonces el Espíritu Santo viene sobre él. Ahora, puede ser que usted hable en lenguas y personifique cualquier don de Dios, etc.; pero mientras que estas virtudes no estén en usted, todavía no estará sobre el verdadero fundamento de la fe. Pero cuando en usted estén estas virtudes bien colocadas, entonces será un edificio viviente, usted será una imagen viviente que puede moverse.

(…) Y aquí en nuestro propio país, diciendo las cosas que dicen y haciendo mofa de estas cosas, y luego su propio dinero testifica que el Sello del universo completo es Dios. ¿Ve usted el ojo allí sobre la pirámide? Eso es el Gran Sello1. La piedra de corona nunca fue puesta sobre la pirámide, y no entendían por qué. La piedra de corona fue rechazada, la cabeza, Cristo; pero algún día vendrá.

Ahora, en la construcción de este edificio, esta estatura, comenzamos con el fundamento de la fe, luego virtud, ciencia, templanza, paciencia, temor de Dios, amor fraternal; y ¿ahora qué hacer? Estamos esperando la corona, la cual es amor, porque Dios es amor y Él es quien controla todo, y es la potencia de cada una de estas cosas. Sí señor. Ahora aquí en el dibujo entre cada escalón hay unas ondas. Y ¿qué son? El Espíritu Santo bajando a través de Cristo. El Espíritu Santo está sobre todo esto para soldarlo, para así construir ¿qué? Una Iglesia perfecta para recibir la piedra de corona.

(…) Cuando uno muere le sacan toda la sangre y lo embalsaman. El problema es que muchos nunca fueron embalsamados. Cuando le sacan la sangre a un cuerpo, aquel individuo ya no vive; entonces lo único que se puede hacer para que viva de nuevo es introducirle sangre nueva en su cuerpo.

Y ahora introducimos la Sangre de Jesucristo, y eso produce la FE de Jesucristo, la VIRTUD de Jesucristo, la CIENCIA de Jesucristo, la TEMPLANZA de Jesucristo, la PACIENCIA de Jesucristo, la PIEDAD de Jesucristo, el AMOR FRATERNAL de Jesucristo, y el AMOR DE DIOS, lo cual es Jesucristo. Él es la cabeza que controla. Y sus pies son el fundamento: FE ¡Amén! Lo controla la cabeza. Allí está el hombre perfecto de Dios, cuando posee estas virtudes.

Dios representa a Su Iglesia como una Novia; y de la manera que trae a cada individuo a ser Su hijo para así estar en la Novia, así también ha traído la Novia a través de estas edades2 hasta que culmina todo en una sola iglesia.

Mis pies caminan. ¿Por qué? Porque así lo decreta mi cabeza. Ahora no pueden moverse como mis manos porque son mis pies. Lutero no pudo hacer las cosas que hacemos hoy, y tampoco los metodistas, porque ellos fueron otra cosa. Los pies se mueven porque la cabeza manda. Y la cabeza nunca dice: “Ahora pies, ustedes conviértanse en manos. Orejas, conviértanse en ojos”. ¿Ve usted?

Pero en cada edad Dios ha colocado estas cosas en Su Iglesia, y ha mostrado como ejemplo que cada individuo posee estas cualidades. Y este “ser” cuando llega a su forma completa es la Iglesia de Dios que se irá en el Rapto. Y este “ser” cuando sea perfecto es un siervo de Dios que se irá en el Rapto. ¡Gloria! ¿Ahora ve lo que quiero decir? Allí tiene la cosa completa.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 102

Parado en la Abertura, Págs. 35-36

Jeffersonville, Ind., 6-23-63

Rev. William M. Branham

880 – “Que sea conocido por la iglesia de hoy y la iglesia venidera: si Dios empuja a un hombre por un tubo y él no se mueve hasta que Dios le dice, es que no hay fe conectada con eso. Es Dios empujándote a algo. Y eso levanta tu ministerio a un lugar donde nadie puede hablar una palabra en contra de él. Pero de aquí en adelante, déjame hablarte primero en el Nombre del Señor, antes que oigas, porque tengo que ir por fe. Tengo que hacerlo por fe, ya sea que crea que esté correcto o incorrecto, o lo que sea. Yo escojo lo mejor, y luego lo hago. Y si no ha sido incorrecto, es porque he esperado a que Él me diga que lo haga. Yo he esperado por Él. Así que no fui yo; fue Él. Pero vean, aun el gran San Pablo estuvo en aprietos una vez. Y muchas veces que Dios ha hecho cosas o dejado que Sus siervos las hagan, han sido errores, pero Dios no puede cometer errores. Pero ahora si entro en el campo de la predicación, y yendo en la forma en que voy, entonces tengo que preparar reuniones por adelantado y alinear las cosas. Y probablemente este es el gran tiempo que está viniendo y que hemos esperado. Y seguramente si: ‘Esto en sí mismo es una cosa tremenda, traerá a acontecer y hará acontecer la tremenda victoria en el Amor Divino’, y eso es el verbo antes del adverbio, entonces es el Amor Divino, que es Dios. ¿Ven? Y entonces se necesita el amor de Dios para lanzarse ahí en la línea del frente y pararse en la brecha por la gente”.

 

LA LUCHA POR EL TRONO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 1 de julio de 2001

(Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

[Apocalipsis 3:21] “Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”.

Y ahora, podemos ver que hay una lucha, hay una lucha; y a medida que nos acercamos a esa batalla final, donde vendrá una apretura contra la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo, de parte de Cristo vendrá todo Su poder para darnos la Gran Victoria en el Amor Divino; porque el amor es lo que conquista todo, y conquista hasta al diablo.

Por lo tanto, no hay otra forma para que se lleve a cabo esta batalla. Es una batalla, una lucha en el amor divino; y la victoria está profetizada: será la Gran Victoria en el Amor Divino.

 

SALUDO A PASTORES

(Reunión de Ministros)

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 19 de noviembre de 2011

Bogotá D.C., Colombia

Y así la Iglesia también pasa por esas etapas a medida que viene el mensajero de cada edad y trae la edad a esa virtud. Por ejemplo, la justificación, la persona… Viene a ser (la edad luterana) la edad de justificación: “El justo por la fe vivirá”.

Luego viene la edad o etapa en la persona de santificación; y la edad (para la Iglesia) de santificación, es la edad wesleyana. Y así por el estilo, cada edad está bajo una virtud como edad también.

Y luego de las siete virtudes: la plenitud en la persona donde están todas esas virtudes, porque se recorren todas esas virtudes, esas etapas consecutivamente. Y entonces es la Edad del Amor Divino; y por consiguiente, la edad de la plenitud de Cristo en Su Iglesia, la edad para la adopción de los hijos e hijas de Dios en el Cuerpo Místico de Cristo con la transformación de los vivos, luego que los muertos resuciten en cuerpos eternos. Esa es la edad.

 

LA GRAN CONQUISTA

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 10 de mayo de 1980

Cayey, Puerto Rico

Todas las cosas en este tiempo han sido colocadas correctamente para esa gran batalla, todo el Ejército de Dios está puesto en orden; y cuando la apretura venga, entonces el poder de Dios en toda Su plenitud será manifiesto para la Novia, para la Iglesia y para los perdidos.

Por lo tanto, todo está siendo preparado, todo está siendo enfocado para ese momento de esa gran batalla que está frente a nosotros.

Hemos estado siendo preparados, todo está en orden, y de un momento a otro la apretura vendrá; pero será el momento más grande y más glorioso, porque será el momento de la Gran Victoria del Amor Divino, será el momento de la Gran Conquista, porque el Señor estará aquí en la Tierra como estuvo en Su Primera Venida para llevar a cabo ese ministerio en bien de la Novia, en bien de la Iglesia y para juicio del mundo.

 

CRECIENDO CON EL SÉPTIMO SELLO

Dr. William Soto Santiago

Martes, 19 de mayo de 1998

Ciudad de Guatemala, Guatemala

Y ahora, vean ustedes cómo ha ido creciendo la Iglesia de etapa en etapa. Y a través de las diferentes etapas estas virtudes han estado siendo manifestadas, al ser manifestado Cristo en Espíritu Santo en el ángel mensajero de cada edad dando el Mensaje de cada edad, y se ha operado la Obra correspondiente a cada edad.

Por lo tanto, una virtud en cada edad ha sido manifestada en la Iglesia de Jesucristo, de etapa en etapa, hasta llegar a este tiempo final, en donde todas las virtudes estarán manifestadas en la Iglesia del Señor Jesucristo; porque esta es la etapa de la Edad de la Piedra Angular, es la etapa del amor divino; y en el amor divino están todas las virtudes, porque estas son virtudes de Dios; y Dios es amor.

En Dios, que es amor, están todas las virtudes; y por consiguiente, en la Iglesia de Jesucristo, en la Edad de la Piedra Angular, estarán siendo manifestadas todas las virtudes que fueron manifestadas en las edades de la Iglesia gentil; y en la Edad de la Piedra Angular, que es la Edad del Amor Divino, vean ustedes, están todas esas virtudes. Ninguna de las otras edades fue la Edad del Amor Divino.

• Primero, la primera edad fue la edad de la fe.

• La segunda fue la edad de la virtud.

• La tercera fue la edad de la ciencia.

• La cuarta fue la edad de la templanza.

• La quinta fue la edad de la paciencia.

• La sexta fue la edad del temor de Dios.

• La séptima fue la edad del amor fraternal.

• Y la Edad de la Piedra Angular (que es la edad octava) es la Edad del Amor Divino, esa es la Edad de la Piedra Angular.

Y por consiguiente, ahí Cristo estará manifestado operando en Su Cuerpo Místico de creyentes todas esas virtudes. Y en nosotros como individuos, Cristo estará manifestándose para operar todas esas virtudes, para así nosotros ser transformados y raptados en este tiempo final.

Impreso en Puerto Rico

1 El Hno. Branham hace referencia a los billetes de un dólar, que tienen en una de sus caras una pirámide con un ojo en la parte de la piedra angular –Editor

2 [El hermano Branham toca el pizarrón siete veces –Nota del editor de la traducción oficial]