Viernes, 21 de mayo de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #100 – VIERNES, 21 DE MAYO DE 2021

TEMA: LA POSICIÓN QUE DEBE TENER EL PUEBLO

PARA SER RAPTADO

Dr. William Soto Santiago

Viernes, 12 de noviembre de 1999 – (Segunda actividad)

Buenos Aires, Argentina

Escritura base: 1 Tesalonisenses 4:14-17

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 37 – Adopción #4   

Jeffersonville, Ind., 5-22-60

Rev. William M. Branham

310 – “Es un misterio que ha sido escondido desde la fundación del mundo, esperando la manifestación de los hijos de Dios. Dime, mi hermano, ¿cuándo era el tiempo que los hijos de Dios jamás serían manifestados afuera de este tiempo de hoy? Cuando jamás hubo un tiempo manifestado para librar la naturaleza. Naturaleza, la naturaleza misma está gimiendo, esperando el tiempo de la manifestación. Porque antes que el sacrificio fue hecho, antes que el Espíritu Santo aún había sido vaciado, antes que todo el viejo Testamento, y todo ello, no podía haber manifestaciones. Se tenía que esperar hasta este tiempo. Ahora todas las cosas han sido traídas, viniendo, formándose a una piedra angular, a la manifestación de los hijos de Dios, volviendo atrás, y el Espíritu de Dios entrando a estos hombres tan perfectamente hasta que su ministerio estará tan igual como Cristo, hasta que lo unirá a Él y a Su Iglesia juntos”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 56 – Setenta Semanas de Daniel

Jeffersonville, Ind., 8-6-61

Rev. William M. Branham

492 – “Y Daniel dijo que él observó esta edad gentil hasta que la Piedra salió de la montaña, la que no fue cortada con manos. Ellos nunca han puesto la Piedra Angular sobre esa pirámide. Esa no fue cortada por las manos del hombre. Son las manos de Dios que han cortado la Piedra. ¿Ve usted eso? ¿Y qué hizo eso? Eso golpeó a la imagen exacto en los pies, y la quebró en pedazos, la molió hasta el polvo. ¡Aleluya! ¿Qué sucedió en ese tiempo, en la Venida de esa Piedra? Subió a la Iglesia a la gloria en el Rapto, porque eso terminó la dispensación gentil. Dios lo terminó, la venida de esa piedra. / Y cada uno de nosotros que tenemos ese magnetismo del Espíritu Santo, cuando esa Piedra golpee la imagen, la iglesia se atraerá hacia ella. Vuelta a la gloria. Ella será tomada en el Rapto de los santos, cuando Ella salga en ese día”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 82 – Señores, ¿es este el tiempo?

Jeffersonville, Ind., 12-30-62

Rev. William M. Branham

700 – “Si lo es, entonces la pirámide es coronada por los Siete Truenos. ¿Recuerdan el mensaje de la pirámide? Es la Piedra de corona. ¿Qué hizo? El Espíritu Santo coronó al individuo y lo selló cuando añadimos a nuestra fe, rectitud y santidad, y fe y etc., y seguimos añadiéndole hasta que tenemos siete cosas. Y la séptima era amor, lo cual es Dios. Así es como Él hace al individuo, y lo corona y lo sella con el Espíritu Santo. Entonces, si es así, Él tiene Siete Edades de la Iglesia y Él ha tenido siete misterios que han sido sonados, y han peleado por traer de regreso; y ahora la Piedra Angular viene a coronar la Iglesia. ¿Quieren decir eso los truenos, mis hermanos?”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 82 – Señores, ¿es este el tiempo?

Jeffersonville, Ind., 12-30-62

Rev. William M. Branham

701 – “¿Es este ese segundo clímax del cual hablé el otro día? ¿Viene algo hacia el frente para la iglesia? No lo sé. Podría quedarme en eso un poquito, pero seguiré. ¿Podrá ser eso, el gran trueno o el séptimo ángel en la séptima constelación, período séptimo de constelación, y la pirámide hecha en una forma (tres en un lado y uno arriba) y vinieron de la eternidad? ¿Será eso? ¿Es este el misterio de los truenos que traerán nuevamente la Piedra Angular? Ustedes saben, la pirámide nunca fue coronada. La Piedra Angular todavía está por venir. Ha sido rechazada. ¿Será eso, hermanos, hermanas? ¿O es esto la tercera etapa que él me dijo tres o cuatro años atrás? La primera etapa, ¿recuerdan lo que aconteció? Traté de explicarlo. Él dijo: ‘No lo hagas’. La segunda etapa, Él dijo: ‘No trates…’. Y yo lo hice de todos modos. ¿Recuerdan? Todos ustedes recuerdan, está en la cinta y todo. Luego Él dijo: ‘Ahora viene una tercera etapa, pero no trates de explicarlo’. ¿Ven cómo me allegué a esto en esta noche? No sé. Pero me siento obligado a decir algo a mi iglesia. Usted forme su propia conclusión. Ahora, ¿sería este el misterio que sería abierto, que traería a Cristo, traería el poder a la Iglesia? Vean, ya tenemos… Creemos en el arrepentimiento, siendo bautizados en el nombre de Jesucristo. Creemos en recibir el Espíritu Santo. Tenemos señales, prodigios, milagros, hablar en lenguas, y las cosas que la iglesia primitiva tuvo. Y francamente, se ha hecho más aquí que lo que está escrito en el libro de los Hechos, en este grupito de gente, en este pequeñito ministerio de nosotros aquí.

(…) Si esta es la tercera etapa, entonces hay un gran ministerio por delante. No sé. No puedo decir. No sé. Fíjese. Tercera etapa, vamos a detenernos en eso un minuto. En la visión, el primer vuelo eran pajaritos mensajeros, eso era cuando primero comenzamos. Creció desde solamente tomando una persona de la mano. ¿Y recuerdan lo que me dijo? ‘Si eres sincero, vendrá a acontecer que sabrás los mismos secretos del corazón’. ¿Cuántos recuerdan de eso anunciado desde aquí, y a través de las naciones? ¿Y aconteció? Exactamente. Luego Él dijo: ‘No temas. Yo seré contigo’. Y seguirá. Ahora, la primera etapa eran pajaritos pequeñitos volando. Ellos fueron a encontrar el tiempo, encontrar la Venida del Señor; el primer Mensaje. La segunda vez, los secretos del corazón. Desde tomar una persona de la mano, y solo parado allí diciéndoles lo que tenían, la siguiente vez reveló sus pecados y les dijo qué hacer. ¿Es eso correcto?

(…) Noten, el primer vuelo pequeño: la mano. El segundo fue más grande, más blanco, palomas: El Espíritu Santo revelando los secretos del corazón. Y el tercer vuelo eran Ángeles (no pájaros), Ángeles. Y ese es el tiempo del fin”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 134 – El futuro hogar

Jeffersonville, Ind., 2-8-64

Rev. William M. Branham

1193 – “Conviértase en parte de la Palabra, en parte de la Palabra de hoy. Usted no puede ser parte de la Palabra del día de Moisés. Esa parte ya se hizo, eso fue los pies. Estamos en la Cabeza ahora. Esto es Cristo. No el tiempo de los brazos allá en Lutero; no. Este es el tiempo de la Cabeza: Cristo, la Piedra Angular, viene al Cuerpo. / Y vemos la gran reforma de Lutero en aquella edad, y de Wesley, y de los pentecostales. Ahora estamos esperando la Piedra Angular de la Ciudad”.

 

LIBRO DE LOS SELLOS – El Séptimo Sello – Pág. 466

Rev. William M. Branham

143. Pero tan cierto como yo estoy parado aquí en la plataforma esta noche, tuve la revelación que lo reveló, y es en una manera triple. Y ahora con la ayuda de Dios quiero hablarles de una parte de eso. Entonces ustedes… Primeramente veamos esto. Aquí está la revelación para dar comienzo, porque quiero decirles lo que es. Lo que sucedió es: Aquellos Siete Truenos que él escuchó y que le fue prohibido escribir, ese es el misterio detrás de esos Siete Truenos consecutivos que salieron.

 

LIBRO DE LOS SELLOS – El Tercer Sello – Pág. 212

Rev. William M. Branham

104. Y esa es la misma razón por qué los avivamientos que debemos tener hoy… Ahora, hemos tenido avivamientos denominacionales, pero no hemos tenido una verdadera sacudida. No, no señor. No piense que tenemos avivamientos, porque no los tenemos. Tienen millones y millones de miembros de iglesias, pero no hay nada de avivamiento. La Novia todavía no ha tenido un avivamiento; todavía no ha habido allí ningún avivamiento, ninguna manifestación de Dios para sacudir a la Novia. Estamos esperando eso. Se necesitarán esos Siete Truenos misteriosos para despertarla. Él los mandará, lo ha prometido.

 

LIBRO DE LOS SELLOS – El Séptimo Sello – Pág. 481

Rev. William M. Branham

193. Ahora, noten que la apertura del Séptimo Sello también es en un misterio triple. Les he dicho que es el misterio de los Siete Truenos. Los Siete Truenos en el Cielo abrirán este misterio. Será en la mera Venida del Señor Jesucristo, porque Él mismo dijo que ninguno sabría cuándo Él iba a volver. ¿Notaron cómo fue cuando los judíos le hicieron esa pregunta? Comparamos las Escrituras de Mateo 24 con los siete Sellos. Entonces vimos que el Séptimo Sello no aparece, porque el mismo Cristo dijo que solamente Dios lo sabe, ni siquiera los ángeles lo saben; y con razón, porque no fue ni escrito. Todo fue silencio, nada aconteció en ese tiempo. Ni los ángeles ni nadie sabe cuándo Él viene. Pero habrá las siete voces de estos Siete Truenos que darán a conocer esa gran revelación en ese tiempo.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 105

¿Por qué clamas? ¡Habla!

Jeffersonville, Ind., 7-14-63

Rev. William M. Branham

907 – “El tiempo del Rapto está a la mano, y estamos esperando por una Fe de Rapto, que pueda sacar a la Iglesia junta y darle alguna fuerza sobrenatural, que pueda cambiar estos cuerpos en que vivimos. Cuando vemos un Dios que puede levantar muertos del suelo, o del patio, y traerlos a vida y presentarlos ante nosotros, cuando vemos a un Dios que puede quitar un cáncer que se ha comido a un hombre hasta que parece una sombra, y levantarlo a ser un hombre fuerte y sano; eso debería dar a la gente Fe de Rapto. Cuando esa Luz brille desde el Cielo y la Trompeta suene, el Cuerpo de Cristo será rápidamente juntado, y cambiado en un momento y llevado al Cielo”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 105

¿Por qué clamas? ¡Habla!

Jeffersonville, Ind., 7-14-63

Rev. William M. Branham

910 – “Yo creo que si alguien entrara de lleno a este Mensaje y no lo entendiera, o mejor dicho que lo entendiera al venir a él de lleno, eso casi lo lanzaría en Rapto hacia la eternidad sin saberlo. Solamente al entrar de lleno a lo que nosotros sabemos, entendemos y hemos visto”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 168

El Rapto

Yuma, Arizona, 4-12-65

Rev. William M. Branham

1500 – “Ahora en los tiempos de la Biblia (hablando de las vigilias), no dividían la noche en horas. Fue dividido más bien en vigilias, y había tres vigilias. La primera vigilia era de las nueve hasta las doce; la segunda era de las doce hasta las tres; y la tercera era de las tres hasta las seis. Ahora, allí tenemos tres, tres, tres, dándonos un nueve, un número imperfecto. Entonces volvemos al siete para el Rapto, el cual sucederá, creo yo, entre las seis y las nueve alguna mañana”.

Impreso en Puerto Rico