Viernes, 15 de enero de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #64 – VIERNES, 15 DE ENERO DE 2021

TEMA: EL PADRE DE LA FAMILIA CELESTIAL

Dr. William Soto Santiago

Miércoles, 4 de agosto de 1999

Nueva York, Estados Unidos

Escritura base: Efesios 2:19-22

LIBRO DE CITAS – Pág. 32

Lluvia Temprana y Tardía

Phoenix, Arizona, 3-3-60

Rev. William M. Branham

273 – “En los últimos días habría una lluvia tardía, y la lluvia temprana y tardía estarían juntas. La primera lluvia fue en el este; la lluvia tardía es en el oeste. Y en la lluvia tardía, ambas lluvias (temprana y tardía) estarían juntas”.

 

QUÉDESE CON LA PALABRA – Parte 24 – Pág. 35-36

El tiempo de juntar a los escogidos de Dios

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 8 de febrero de 1998

(Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

Nunca antes pueblo alguno o de edad alguna ha comido el alimento espiritual del Maná escondido del Evangelio del Reino, que estaba reservado para los hijos de Dios en la Casa de Dios, en la Edad de la Piedra Angular; pero todos los profetas del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento profetizaron de ese tiempo en que vendría este alimento espiritual del Evangelio del Reino, en donde serían llamados y juntados todos los escogidos de Dios para comer ese alimento espiritual en la Casa de Dios (¿dónde?), en la Edad de la Piedra Angular; en la Casa de Dios, en el Lugar Santísimo de esa Casa de Dios, de ese Templo espiritual, de esa Familia celestial.

La Escritura dice que nuestra ciudadanía está en el Cielo1; somos ciudadanos del Cielo pasando por esta Tierra para vivir una temporada en este cuerpo mortal, y así hacer contacto con la vida eterna, para regresar a la eternidad con un cuerpo eterno; un cuerpo eterno que no hemos tenido, pero que está en el Programa Divino para tenerlo en este tiempo final.

 

LIBRO DE LAS EDADES

La Edad de Pérgamo – Pág. 187

Rev. William M. Branham

58. La palabra de promesa vino a la virgen María, y esa Palabra de prometida era Él mismo, Quien habría de ser manifestado. Dios fue manifestado. Él mismo actuó en ese tiempo y cumplió Su propia Palabra de promesa en la virgen. Fue un ángel quien le había traído el mensaje, y el mensaje de ese ángel fue la Palabra de Dios (Isaías 9:6). Él cumplió en ese tiempo todo lo que estaba escrito acerca de Él, porque ella aceptó Su Palabra.

59. Los miembros de la Novia–Virgen Le amarán y ellos tendrán Sus virtudes, porque Él es su cabeza y todo poder le pertenece. Ellos están sujetos a Él, así como los miembros de nuestros cuerpos están sujetos a nuestra cabeza.

60. Note la armonía entre el Padre y el Hijo. Jesús nunca hizo nada sin que primeramente le fuese mostrado del Padre (Juan 5:19). Esta armonía ahora habría de existir entre el Novio y la Novia. Él le enseña a ella Su Palabra de Vida, ella la recibe y nunca la duda. Así que nada la puede dañar, ni aun la muerte. Porque si la simiente fuere sembrada, el agua la hará brotar de nuevo. Aquí está el secreto de esta cosa: la Palabra está en la Novia (así como estuvo en María). La Novia tiene la mente de Cristo porque ella sabe lo que Él quiere que se haga con la Palabra. Ella lleva a cabo el mandamiento de la Palabra en Su Nombre porque ella tiene un ASÍ DICE EL SEÑOR. Entonces la Palabra es vivificada por el Espíritu, y llega a suceder. Así como una simiente que es sembrada y regada, llega a la cosecha madura, cumpliendo su propósito.

61. Aquellos que están en la Novia hacen solamente Su Voluntad; nadie puede hacer que procedan de otra manera. Si no tienen un ASÍ DICE EL SEÑOR, se quedan callados. Ellos saben que tiene que ser Dios en ellos haciendo las obras, cumpliendo Su propia Palabra. Él no completó toda Su obra cuando estuvo aquí en Su ministerio terrenal, así que ahora obra en y por medio de la Novia. Ella sabe eso, porque no era el tiempo para hacer ciertas cosas que ahora tiene que hacer; pero Él ahora a través de la Novia dará cumplimiento a esa obra que dejó para este tiempo en particular.

 

LA VISIÓN DE LA GRAN CARPA CATEDRAL – VOL. II

Pág. 307

Promesas y profecías en La Gran Carpa Catedral

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 3 de noviembre de 2012

Cayey, Puerto Rico

Y ahora la segunda parte del Programa de la redención es la física; para lo cual recibiremos la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero; lo cual estará ligada a la Venida del Señor a Su Iglesia, que es el Séptimo Sello, cuando sea abierto a la Iglesia; entonces los que van a ser transformados estando vivos, recibirán ese conocimiento y serán preparados para la transformación, tendrán la fe para ser transformados.

Por eso es que el apóstol Pablo nos enseña que la Venida del Señor a Su Iglesia será para nuestra transformación; dice Filipenses, capítulo 3, verso 20 al 21:

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas”.

¿Para qué esperamos la Venida del Señor? Para nuestra transformación, la adopción del cuerpo, la redención del cuerpo.

Y para ese tiempo, la Iglesia del Señor Jesucristo, el cristianismo, tendrá el cumplimiento de la Visión de la Carpa. Tan sencillo como eso. Donde la gloria de Dios estará manifestada en medio de Su Templo espiritual, Su Iglesia, en el Día Postrero. Y eso será la manifestación de la Tercera Etapa, en donde la Palabra hablada se cumplirá.

 

LA CREACIÓN DE UNA NUEVA RAZA

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 26 de febrero de 1990

Bogotá, Colombia

Esa Voz del Hijo de Dios es la Voz del Señor Jesucristo, es la Gran Voz de Trompeta, es la Trompeta, es la Trompeta Final en los últimos días; la cual Dios coloca en la boca de Su Ángel Mensajero de la Edad de la Piedra angular. Será la Palabra de Dios, la Palabra creadora, para la creación de esos nuevos cuerpos que cada uno de nosotros hemos de poseer; y por eso serán cuerpos eternos.

Por eso en este tiempo final Dios estará creando los cuerpos de esta Nueva Creación, de la cual el Señor Jesucristo es el principio de esa Creación.

Estamos en el tiempo más grande de todos los tiempos, en el tiempo en que está siendo hablada esa Palabra creadora para la creación de esos nuevos cuerpos eternos que hemos de tener.

Por eso es tan importante para nosotros escuchar esa Palabra creadora; porque solamente las personas que escucharán esa Palabra creadora serán los que recibirán ese cuerpo creado por Dios: les será creado un nuevo cuerpo. Por eso este cuerpo que nosotros tenemos será el cuerpo en donde entrará el espíritu teofánico y transformará estos cuerpos, o sea, ocurrirá una creación de un nuevo cuerpo con estos elementos que posee este cuerpo. Así que será una creación, un cambio que hemos de tener, de lo mortal a lo inmortal; seremos absorbidos por la vida.

Así que será un momento muy grande, una experiencia muy grande, la que hemos de tener cuando ocurra ese cambio que nosotros estamos esperando.

Ya estamos escuchando esa Palabra creadora, y en algún momento de la historia de nuestra vida terrenal ocurrirá ese cambio. Va a ser algo muy grande, y va a impactar al planeta Tierra completo.

Así que ya sabemos el orden divino para estar preparados. Estamos escuchando esa Palabra divina para estar listos para ese glorioso momento que todos estamos esperando, para salir completamente de la esclavitud terrenal, en la cual todos los hijos de Dios hemos vivido desde que hemos nacido en la Tierra en estos cuerpos terrenales.

Entraremos a ese nuevo cuerpo, a esa tierra prometida del nuevo cuerpo, y entonces estaremos en dominio de toda la Herencia de Dios que nos corresponde a nosotros, porque somos herederos de Dios y coherederos con Cristo Jesús Señor nuestro.

Es tan grande lo que Él tiene preparado para cada uno de nosotros, que es difícil explicar todo lo grande que es lo que Él tiene preparado para cada uno de nosotros. Pero Él lo describe en las palabras2: “El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo”.

Así que cuando nosotros tengamos ese nuevo cuerpo, cuando seamos transformados, habremos obtenido la victoria más grande que nosotros podemos obtener. Y la cosa es que hemos sido predestinados para obtener esa gran victoria. Y entonces se cumplirá la Palabra escrita3: “Sorbida es la muerte en victoria”.

Así que estamos esperando ese glorioso momento. Y la forma de esperar ese glorioso momento es escuchando la Palabra creadora, para recibir la creación de ese nuevo cuerpo, que corresponde a la creación de esa nueva raza que Él comenzó con el Señor Jesucristo. Con el alma, espíritu teofánico y cuerpo eterno, parados sobre la Tierra cada uno de nosotros en ese momento, siendo los herederos de todas las cosas.

Así que esta Tierra ya usted va a ver cómo es que vamos a obtenerla. (Vamos a dejar eso para cuando estemos ya con ese nuevo cuerpo, y veremos a ver quién o quiénes son los dueños de este planeta Tierra).

Y para eso estará un ministerio en la Tierra llevando a cabo un Programa Divino en favor de todos los hijos de Dios. Porque el diablo no va a desear que los hijos de Dios reciban la Tierra nuevamente, porque el diablo la tiene desde la caída. Ha estado dominando, gobernando, utilizando esta Tierra en una forma incorrecta, para sus propios planes. Pero no importa el tiempo que la haya tenido y que la tenga: ya le queda poco tiempo, y él lo sabe.

Impreso en Puerto Rico

1 Filipenses 3:20-21

2 Apocalipsis 21:7

3 1 Corintios 15:54