Viernes, 13 de agosto de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #124

VIERNES, 13 DE AGOSTO DE 2021

TEMA: LA OBRA DE LA COSECHA

EN EL FIN DEL SIGLO

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 7 de febrero de 1998

Cayey, Puerto Rico

Escrituras base: San Mateo 13:30    /    San Mateo 13:36-43

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 28

Imagen de Dios

Jeffersonville, Ind., 5-25-59

Rev. William M. Branham

229 – “156 Tú prometiste que Tú tendrías un remanente cuando Tú vuelvas a la Tierra. A pesar de lo que venga o vaya, va a haber una gente que va a estar lista. Nosotros sabemos que hay un diezmo que el hombre da a Dios. Y HAY UN DIEZMO ENTRE LA GENTE. Quizás, podríamos decir, una DÉCIMA PARTE, DE TODA LA COSECHA DEL MUNDO A TRAVÉS DE LAS EDADES, SERÁN ESOS ELEGIDOS QUE HAN SIDO LLAMADOS”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 63

La Palabra hablada es la Simiente original

Jeffersonville, Ind., 3-18-62

Rev. William M. Branham

554 – “Cada generación tiene su avivamiento. Dios levanta para Sí mismo un hombre, lo asienta con Su Palabra y lo inicia para el Mensaje para esa edad. Y tan pronto como ese hombre es quitado fuera de la escena, alguien más lo toma y lo hibrida. Y todo vuelve atrás a un perfecto, todo, puede… / Se está repitiendo directamente atrás, Adán y Eva, otra vez, la primera cosecha en el Jardín de Edén. La mitad de ellos perdidos; virgen prudente, virgen durmiente. La mitad de ellas, una guardó la Palabra, la otra la hibridó”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 141

Semilla de discrepancia

Phoenix, Ariz., 18-1-65

Rev. William M. Branham

1260 – “Noten, en el versículo 41 [Mateo 13] los dos también muy semejantes, tan semejantes en los postreros días hasta que Él no hizo… Él no podía depender de alguna cierta iglesia para separarlos; digamos, la metodista o la bautista o los pentecostales, para separarlos. Él dijo: ‘Él enviará Sus ángeles para separarlos’. Un ángel viene para traer la separación, la segregación entre lo cierto y lo erróneo. Y nadie puede hacer eso sino el Ángel del Señor. Él es el Único que va a decir cuál es cierto y cuál es erróneo. Dios dijo que Él enviará Sus ángeles en el último tiempo. No ángeles abajo por aquí, sino ángeles en el último tiempo, y los juntaría. Sabemos que este es el tiempo venidero de la cosecha ahora. Ahora, un ángel es en realidad interpretado un ‘mensajero’. Y vemos que hay siete ángeles de las siete iglesias, y ahora… no, a través de las edades de la iglesia”.

 

EL AMOR DIVINO MANIFESTADO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 11 de octubre de 1992

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

Ahora, estábamos hablando1: “El que mira al viento, no sembrará; y el que mira a las nubes no cosechará”.

—“Oye, pero este es un tiempo de lluvia. No puedo ir allá para las actividades que se van a tener porque (¿sabe?) se moja uno y le da catarro”. Sin embargo, se va a la playa o al río, o se mete a la ducha, y ahí no dice que le da catarro. Siempre mirando para buscar una forma de no hacer nada. Pero sin embargo lo que hace es perjudicarse la misma persona. No se está ayudando en nada, sino se está perjudicando ella misma.

Mire, durante el año a casi todo el mundo le da su gripe…

Ahora, vamos a ver dos personas: a uno le dio la gripe, porque se resfrió en algún momento, algún día se resfrió…, un descuido y ya le dio una gripe, y sufrió muchísimo por esa gripe. Viene otro, y por estar haciendo algo en la Obra de Dios: o no tomó alguna precaución, o no hubo forma de evitarlo, y pescó una gripe; una gripe grande o pequeña (la que sea). ¿Cuál es más bienaventurado de los dos al tener esa gripe?

¿Ve usted? El que la pescó porque estaba trabajando, delante de Dios tiene una bendición. ¡No escatimó su propia salud para hacer la Obra de Dios! Como Jesucristo: ¡Ofreció Su vida, no escatimó, para darla por nosotros, para beneficio de nosotros!

Es bueno uno cuidarse, cuidar la salud; pero hay momentos donde primero está la Obra. Y cuando la Obra está primero, entonces ya depende de la decisión que la persona tome.

Pablo decía: “Estoy dispuesto yo a morir; no solamente a que me apedreen, sino a morir por el Señor”2. No escatimaba su vida por la Obra de Dios, estaba dispuesto a todo para hacer la Obra de Dios.

 

ISRAEL Y EL HIJO DE DAVID

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 4 de septiembre de 1994

Cali, Colombia

Vean ustedes, se requiere la revelación divina del Programa de Dios, para la persona poder acercarse a Dios y adorar a Dios. No es como la persona quiera hacerlo, sino como Dios ha establecido; y fuera de esa forma, Dios no acepta otra cosa. No podemos tratar de que Dios se ajuste a nosotros, sino nosotros ajustarnos al Programa de Dios; no hay otra forma. Si no lo hacemos, ¿quién se perjudica? Pues nosotros mismos.

(…)    Así que vean ustedes, Dios no se olvida de Su pueblo; y Dios, aunque algunas veces podemos mirar y ver y decir como que Dios no está con ese pueblo, como que no les ayuda, es que hay tiempo para cada cosa: hay tiempo para reír, hay tiempo para llorar; hay tiempo para sembrar, hay tiempo para cosechar; hay tiempo para recibir la misericordia divina, pero hay tiempo también para caer el juicio divino sobre todas las naciones: ese es el día de venganza del Dios nuestro, ese es el día ardiente como un horno que nos habla el profeta Malaquías.

 

LA FINAL TROMPETA

Dr. William Soto Santiago

Miércoles, 10 de agosto de 1983

Veracruz, México

Es necesario que todos estemos apercibidos en este tiempo final, porque la Trompeta Final sonará. Será el mismo Señor descendiendo del Cielo; también será el ministerio de los Ángeles del Señor para reunir a todos los escogidos: será el ministerio de Moisés y Elías.

Y cuando vemos que estará el ministerio del Señor, y el ministerio de Moisés y Elías aquí en la Tierra, para el sonido de la Final Trompeta, nos preguntamos: ¿Y cómo acontecerá todo esto? Pues sabemos que el Señor sonará la Final Trompeta, y también el Señor dijo que Sus Ángeles serían enviados. Y Sus Ángeles son Moisés y Elías. ¿Serían enviados para qué? Para sonar la Gran Voz de Trompeta y reunir a todos los escogidos.

Nos preguntamos: ¿Cómo acontecerá todo esto para que esta Gran Trompeta suene? Acontecerá de la manera más simple y sencilla que usted se haya imaginado.

(…) Por lo tanto, estemos apercibidos, no sea que nos pase como le pasó a la gente en el tiempo de Juan el Bautista: que no supieron que era el precursor de la Primera Venida del Señor; y como le pasó a la gente del tiempo del Señor Jesucristo: que no supieron que Aquel era el Mesías que ellos estaban esperando (y todavía ni lo saben).

Pero en este tiempo final, con la Trompeta Final, cuando le sea sonada a ellos, cuando esa Trompeta Final, ese Mensaje Final sea oído por ellos, ellos sabrán todo lo que aconteció dos mil años atrás; pues ellos en este tiempo final han de ver el ministerio de Moisés, el ministerio de Elías y el ministerio del Señor Jesucristo en esta Tierra, manifestados en el último de los profetas que estará en esta Tierra dando el Mensaje Final, sonando la Trompeta Final, para bendición de todos los hijos del Señor, para bendición del trigo del Señor, que son los hijos del Reino, los hijos de Dios, ¿para qué? Para llevar a cabo la Gran Cosecha, el recogimiento de todos los hijos de Dios.

(…) No tenemos que estar buscando a ver quién habla más bonito, no tenemos que estar buscando qué predicador nos agrada más, no tenemos que estar buscando qué predicador habla más fuerte o más bonito, o tiene una voz mejor; lo que tenemos que estar buscando en este tiempo final es quién tiene la Final Trompeta, quién tiene el Mensaje Final; porque eso es lo que Dios ha prometido para podernos transformar a nosotros, y podernos llevar en el rapto; y poder también traer la resurrección a los que durmieron en Cristo Jesús.

No habrá cosa más importante ni mensaje más importante que el Mensaje Final de Dios, que el Mensaje que nos traerá el último de los profetas que Dios enviará a esta Tierra.

Ese Mensaje, esa Trompeta y ese mensajero final es al cual tenemos que estar buscando. Y cuando le veamos y lo oigamos, podemos decir: “Hemos llegado al final del tiempo, hemos recibido el Mensaje Final, hemos estado oyendo la Trompeta Final; y estamos viendo el profeta final y último de todos los profetas de Dios, que Él enviaría a esta Tierra”.

Y con eso Dios concluye Su labor, Su trabajo; y todos entonces llegaremos a la perfección, con cuerpos nuevos, glorificados; y los muertos en Cristo se levantarán felices y contentos porque habrá sonado el Mensaje Final, la Trompeta Final.

 

LA ÚNICA VOZ DE DIOS

(Reunión de Ministros)

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 4 de febrero de 2002

Cali, Colombia

Y ahora, cuando se haya completado el Cuerpo Místico de Cristo, Cristo se levantará del Trono del Padre y tomará el Título de Propiedad, hará la Obra de Reclamo, y resucitará a los muertos creyentes en Él y a nosotros nos transformará; y eso cuando se haya completado el Cuerpo Místico de Cristo. Y entonces se cerrará la Puerta de la Misericordia cuando haya hecho intercesión hasta por el último de los escogidos de Dios.

Ahí se cierra la Puerta; Cristo resucita a los muertos creyentes en Él y a nosotros nos transformará; y habrá una manifestación plena del Espíritu Santo, del poder de Dios; y será por un corto tiempo: de 30 a 40 días dice el reverendo William Branham que será ese tiempo en que estarán los muertos que resucitarán en cuerpos eternos y nosotros que seremos transformados.

Ya con el nuevo cuerpo todo será en un tiempo de 30 a 40 días; pero ahí Dios estremecerá este mundo como nunca antes lo ha estremecido; ahí se cumplirá plenamente la Visión de la Carpa. ¿Ven?

Ahora, hemos visto lo sencillo que es todo. Todo es sencillo.

He oído decir que hay personas que dicen: “Cuando yo vea lo de la Visión de la Carpa cumplido, yo voy a creer”. Se está colocando como parte de las fatuas; porque la Tercera Etapa, vean, es para la Novia, es para las fatuas y es para el mundo.

Pero cuando eso ocurra, vean ustedes, ya estará completo el Cuerpo Místico de Jesucristo nuestro Salvador. Será, para la Novia, una manifestación grande en medio de la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo, será el Espíritu Santo manifestado en medio de Su Iglesia en toda Su plenitud.

El mundo verá el poder de Dios manifestado sin limitaciones; pero ya será muy tarde para el mundo, como fue tarde para los espíritus de aquellos que fueron desobedientes en el tiempo de Noé, cuando Jesús fue al infierno y les predicó a ellos.

Y para las fatuas será muy tarde para recibir la fe para ser transformadas y raptadas, porque ya se habrá cerrado la Puerta, y tendrán que pasar por la gran tribulación; porque se hallarán sin aceite en sus lámparas, se hallarán sin el bautismo del Espíritu Santo. Aunque podían haber tenido manifestaciones del Espíritu Santo: como lenguas, profecías, milagros y señales, pero no tenían el bautismo del Espíritu Santo: no habían obtenido el nuevo nacimiento; y por consiguiente no tenían el cuerpo angelical teofánico para luego recibir el cuerpo físico y glorificado e ir con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

 

EL RESUMEN DE LAS DISPENSACIONES

EN EL PROGRAMA DIVINO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 26 de abril de 2015

Quito, Ecuador

Por lo tanto, Cristo a través de Su Iglesia va a llevar a cabo el cumplimiento de esa Visión de la Gran Carpa Catedral; y eso es lo último, físicamente, como lugar.

Así como fue el aposento alto un lugar literal, también hay una promesa de una Visión que fue mostrada al reverendo William Branham de una Gran Carpa Catedral; en donde, así como entró la presencia de Dios en la Columna de Fuego, en la Nube, allá al tabernáculo que hizo Moisés, y pasó al lugar santísimo, y se colocó sobre el propiciatorio en medio de los dos querubines de oro; así mismo hizo en el templo que construyó Salomón cuando fue dedicado a Dios: descendió Dios en la nube y entró al templo, y fue hasta el lugar santísimo, sobre el propiciatorio, en medio de los dos querubines de oro.

Y en este tiempo final son los Dos Olivos. Y de en medio de los Dos Olivos, de esos ministerios… así como en el Monte de la Transfiguración, en San Mateo, capítulo 17, versos 1 al 13, estaba Cristo, y Moisés a un lado y Elías a otro lado, en donde mostró Dios por medio de Cristo lo que será la Venida de Cristo a Su Iglesia.

O sea, que viene con Sus Ángeles, dice San Mateo, capítulo 24, versos 30 al 31. Viene para llevar a cabo la Cosecha: el recogimiento de los escogidos de Su Iglesia y de los escogidos del pueblo hebreo.

Es el tiempo donde los ministerios de Jesús, de Moisés y de Elías, estarán manifestados en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo en toda su plenitud, para cerrar la Dispensación de la Gracia con la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de los que vivimos, para poder ir a la Cena de las Bodas del Cordero, y abrirse completamente la Dispensación del Reino para tratar con los judíos. Tan sencillo como eso.

Impreso en Puerto Rico

1 Eclesiastés 11:4

2 Hechos 21:13