Viernes, 12 de noviembre de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #150

VIERNES, 12 DE NOVIEMBRE DE 2021

TEMA: DIOS EN LA BOCA DE SUS PROFETAS PARA BENDECIR A SU PUEBLO

Dr. William Soto Santiago

Viernes, 19 de agosto de 1998

(Tercera actividad)

Pachuca, Hidalgo, México

Escritura base:    Génesis 27:26-33

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 105

¿Por qué clamas? ¡Habla!

Jeffersonville, Ind., 7-14-63

Rev. William M. Branham

909 – “Lo que Moisés dijo, Dios honró. Yo quiero que nunca se olviden de esa Palabra. Lo que Moisés dijo, Dios honró, porque la Palabra de Dios estaba en Moisés. ‘Yo seré en tu boca; ella hablará las cosas correctas’”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 165

Tratando de hacer a Dios un servicio

Shreveport, La., 27-11-65

Rev. William M. Branham

1470 – “Un profeta debe ser la boca de Dios hablando, no su propio pensamiento. Vean ustedes, él está completamente rendido a Dios, él no quiere lastimar nada, pero él tiene que decir lo que Dios dice, porque él mismo no tiene control de ello”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 168

El Rapto

Yuma, Ariz., 4-12-65

Rev. William M. Branham

1502 – “Recuerde, ¿a quién viene la Palabra del Señor? A los profetas. No a los teólogos, sino a los profetas. Él es un reflector de la Palabra de Dios. Él no puede decir nada en cuanto a sus propios pensamientos; solamente puede hablar lo que Dios revela. Aún allá con el profeta Balaam cuando estaba tratando de vender sus derechos como profeta, él dijo: ‘¿Cómo puede un profeta decir algo aparte de lo que Dios pone en su boca?’. Es algo que Dios hace y no se puede decir más nada. Y uno así es nacido, pero nadie juzga a un profeta porque él es absolutamente la Palabra de Dios. Él es la Palabra en su debido tiempo, Dios reflejándose”.

 

HABLANDO LA PALABRA

Dr. William Soto Santiago

Viernes, 17 de junio de 1988

Santa Cruz de la Sierra, Santa Cruz, Bolivia

Ahora, en cada edad o dispensación ya hemos visto que todo se lleva a cabo por la Palabra que un hombre habla, porque Dios la colocó en la boca de ese hombre; así surgieron las edades y las dispensaciones. Y por eso “no hará nada el Señor, sin que antes revele Sus secretos a Sus siervos los profetas”, para que ellos hablen esa Palabra, y el Programa Divino se lleve a cabo.

Por la Palabra hablada, el Mar Rojo se abrió1. Por la Palabra hablada, el Jordán se detuvo cuando los pies de los sacerdotes con el arca tocaron el agua2 (y recuerden que el arca también representa la Palabra). Por la Palabra hablada, la tempestad cesó cuando Jesús le dijo: “Enmudece” a la tempestad3. Y por la Palabra hablada los barrotes que encarcelan a la gente —en el sentido espiritual o religioso— se romperán, y quedarán libres en el tiempo final las personas que tienen que ser libertadas4.

El séptimo mensajero tuvo una visión clara de lo que es la Palabra hablada. Y la Tercera Etapa es la Palabra hablada, es la Espada del Rey; es esa Palabra que tiene que ser hablada en el tiempo final para que se lleve a cabo todo el Programa Divino establecido para este tiempo.

La liberación del pueblo, de la gente, la resurrección de los muertos, la transformación de los vivos, todo eso está en liberación; por eso está representado en el año del jubileo o de liberación.

Y en nuestro tiempo solamente podemos esperar una cosa para que se haga posible todo lo que Dios ha prometido para llevar a cabo en el tiempo final: solo necesitamos oír la Palabra hablada correspondiente a este tiempo final. Cuando escuchamos eso, entonces en la persona se llevará a cabo la materialización de lo que ha sido prometido para el tiempo final; esa Palabra creadora creará lo que Dios ha prometido para cada persona.

Impreso en Puerto Rico

1 Éxodo 14:21

2 Josué 3:14-16

3 San Marcos 4:39

4 Citas, pág. 163, párr. 1458