Viernes, 1 de octubre de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #138

VIERNES, 1 DE OCTUBRE DE 2021

TEMA: LA LIBERTAD GLORIOSA

DEL TERCER ÉXODO

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 15 de agosto de 1998

(Segunda actividad)

Hidalgo, Tamaulipas, México

Escritura base: Romanos 8:14-25

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 103

El Tercer Éxodo

Jeffersonville, Ind., 6-30-63

Rev. William M. Branham

895 – “El primer éxodo, ¿qué hizo Él? Él los sacó de una tierra natural a una tierra natural. El segundo éxodo, los trajo de una condición espiritual al bautismo espiritual del Espíritu Santo. Ahora los está trayendo del bautismo espiritual del Espíritu Santo a la tierra eterna del Milenio y al gran Más Allá”.

 

EL ÉXODO HACIA EL REINO MILENIAL

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 4 de agosto de 1991 (Segunda actividad)

Ciudad de México, México

Así que para los hijos de Dios, los primogénitos en este tiempo final, estamos en el éxodo hacia la tierra prometida: el éxodo que nos llevará a la transformación de nuestros cuerpos y a la resurrección de los que murieron en el pasado; y a la manifestación de la Tercera Etapa, en donde el Espíritu de Dios hará grandes cosas, las cuales serán cosas que nunca antes habían sido vistas por los seres humanos siendo manifestadas aquí en la Tierra.

Y habrá un rapto o traslación de los escogidos luego de la resurrección de los muertos y transformación de los vivos, y luego que hayamos pasado de 30 a 40 días aquí en la Tierra ya transformados.

Así que estas son promesas para todos los escogidos de Dios en el éxodo hacia la tierra prometida.

Así como Dios llevó a cabo un sinnúmero de eventos en ese éxodo hacia la tierra prometida, en la trayectoria hacia la tierra prometida grandes eventos divinos se llevaron a cabo; así también en este tiempo final tenemos grandes promesas de cosas grandes y maravillosas que Dios llevará a cabo. Por esa causa, Él está llamando y juntando a los escogidos en el éxodo hacia la tierra prometida.

 

LA TERCERA SALIDA DE LOS HIJOS DE DIOS

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 10 de septiembre de 1989

Boa Vista, Brasil

(…) Después que estemos ya en esa tierra prometida, se acabaron los problemas, se acabó el lapso de tiempo en que Dios estará probando Sus hijos. Estamos en ese lapso de tiempo en que Dios está probando a cada uno de Sus hijos, como dijo en el primer éxodo: “Yo hice esto para probar a cada uno de vosotros, y ver lo que había dentro de vuestro corazón”.

Que salga de nuestro corazón en cada prueba: “¡Alabado sea nuestro Dios!”, agradecimiento a nuestro Dios por Su llamado a este tercer éxodo.

No haya en nuestra boca palabras de amargura, ni de protestas contra lo que Dios está llevando a cabo en nuestro tiempo, sino que todos estemos agradecidos a Dios y salgan de nuestra boca palabras de agradecimiento desde lo profundo de nuestro corazón.

 

LIBERTADOS POR LA PALABRA HABLADA

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 28 de marzo de 1993 (Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

Ahora, vean ustedes, ese ciclo divino de liberación es muy importante en el Programa Divino para todas las edades y dispensaciones, porque siempre llega ese ciclo divino cuando termina una dispensación.

El comienzo de una nueva dispensación es el tiempo del éxodo, para el pueblo salir de la dispensación que ha terminado y pasar a una nueva dispensación, donde tiene promesas grandes de parte de Dios para ser materializadas; y ahí él recibe las bendiciones de Dios.

(…) ¿Recuerdan ustedes el sueño de nuestro hermano Branham, en donde él vio unas personas encerradas en un lugar, un sótano? Dice que fue un sueño, y dice que vio un lugar como un sótano, con unos barrotes de hierro tan grandes como de 8 a 10 pulgadas de grueso (y eso es bastante); y la gente estaba fuera de su mente, y así por el estilo.

Y dice que una señora que él conocía, ahí en el sueño apareció, la cual era una cristiana, y le decía: “Hermano Branham, esta es la casa del infierno”, y decía: “esta gente es buena, y esta gente lo ha malentendido a usted, y usted los malentendió a ellos”. Y le decía ella, le decía: “Hermano Branham, liberte a esta gente. Hermano Branham, líbrenos de esto”.

Y luego encontramos que más adelante uno se libertó en alguna forma. Y luego más adelante encontramos que Jesucristo apareció, y el arco iris estaba con Él.

Dice así [Citas, pág. 163]:

1458 – “Y vi algunas luces vacilando alrededor allí adentro. Y miré hacia arriba, y allí estuvo parado el Señor Jesús con unas luces de arco iris alrededor de Él. Él estaba mirando bien directamente a mí; dijo: ‘Libra a esta gente’ (o sea, liberta a esta gente). Y Él se fue. Y pensé: ‘Pues, ¿cómo podría yo librarlos? Yo no tengo fuerza suficiente en mis brazos para romper esas barras (esos barrotes)’. Así que dije: ‘Casa del infierno, ríndete en el Nombre de Jesucristo’. Y todo el rugir y toda la detonación, y las rocas rodando, y las barras cayendo, y gente corriendo, gritando: ¡Libertados!, y gritando a lo alto de su voz; y todo fue libertado. Y yo estaba gritando entonces: ‘Hermano Roy Borders, ¿dónde está usted? ¡Dios está librando (libertando) a Su gente! ¿Dónde está, hermano Borders?”.

Ese es el tiempo de la liberación, el tiempo donde Dios está libertando a Su gente, este es ese tiempo. Y esa liberación tiene diferentes fases; una de ellas será más adelante, en donde Él nos libertará de este cuerpo y nos colocará en un cuerpo eterno, y luego más adelante nos colocará en el glorioso Reino Milenial.

(…) Algunas personas quizás piensan que las cosas que fueron vistas en sueños o en visiones, que haría el séptimo mensajero, se tienen que cumplir en el mismo séptimo mensajero William Marrion Branham; pero no han comprendido que en él se estaba reflejando lo que Dios haría en una nueva dispensación y en una nueva edad que vendría, en donde Dios se manifestaría y haría esas cosas, y sería conforme a Su Palabra.

Ahí, en ese sueño [del hermano Branham, que hemos leído en el libro de Citas], Dios le está mostrando el Año del Jubileo, en donde viene la liberación para el pueblo de Dios. Y vean ustedes en la forma que Dios le muestra estas cosas, así como lo hizo con otros profetas en el Antiguo Testamento y también en el Nuevo Testamento.

Todo esto habla del tiempo en donde Dios estará libertando a Su pueblo, que será en una nueva edad y en una nueva dispensación: en la Dispensación del Reino, en la Edad de la Piedra Angular; porque ese es el tiempo para ser libertados por la Palabra hablada de Dios, que es la Palabra creadora de Dios con la cual Dios realizará todo lo que Él ha prometido.

Impreso en Puerto Rico