Domingo, 14 de marzo de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #81 – DOMINGO, 14 DE MARZO DE 2021

TEMA: UN PUEBLO TRAÍDO

SOBRE LAS ALAS DE ÁGUILA

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 30 de agosto de 1998

(Segunda actividad)

Villahermosa, Tabasco, México

Escritura base:    Éxodo 19:1-11

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 22

Hebreos, Preguntas y Respuestas Núm. 3, Págs. 486-487

Jeffersonville, Ind., 10-6-57

Rev. William M. Branham

176 – “Y allí están esos dos testigos. Y cuando ellos atormenten al mundo con sus predicaciones, y reúnan otra vez a los judíos, trayéndolos a arrepentimiento, trayéndolos otra vez a que crean… cuando vean a Jesucristo viniendo por la Novia, ellos dirán: ‘Mirad, este es el Dios a quien esperábamos. ¡Este es Él!’. Pero Él no viene por ellos, viene por Su Novia. Y Su Novia… cuando José fue a Egipto, él no llevó a sus hermanos con él, pero él tenía su novia allí. Cuando se dio a conocer a sus hermanos, no había nadie presente. Está exactamente bien. Y cuando se dé Él mismo a conocer a estos judíos, no va a haber nadie allí, sólo los judíos. Allí están esos que mataron a José, parados allí. Y dijo: ‘Bueno, yo soy José, vuestro hermano’, y lloró. Y dijeron: ‘Ahora sabemos que estamos expuestos a ello, porque lo matamos’. La misma cosa, esos judíos van a tener el gran tiempo de batalla antes de la venida, ahora, de la persecución corriéndolos otra vez a la patria natal. Los lleva a ellos como un montón de ovejas otra vez al Monte Carmelo allá. Cuando el Señor Jesucristo venga por su Novia, y ellos lo vean a Él, ellos dirán: ‘Ese es el que hemos esperado, allí está Él’. Él se levantará con sanidad en Sus alas”.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Sexto Sello – Pág. 354

Rev. William M. Branham

118. Y en cuanto a estos judíos regresando a su patria, cuando fueron por primera vez a distintos países para llevarlos, los querían devolver a Israel y devolverles su terreno donde debían estar. Y recuerden: Todo el tiempo que Israel no esté en su tierra, estará fuera de la voluntad de Dios; como sucedió con Abraham, a quien le fue dada la tierra. Entonces estos judíos no querían subir al avión porque nunca habían visto nada como eso. Entonces salió un rabino y les dijo: “Nuestro profeta dijo que cuando Israel regresara a su tierra, sería sobre las alas de un águila”. Inmediatamente se subieron y regresaron a Israel. Allí están ahora mismo, edificándose. La higuera está reverdeciendo. ¡AMÉN! En la bandera está la antigua Estrella de David con las seis puntas.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Sexto Sello – Pág. 362

Rev. William M. Branham

154. Sí, hermano, Dios estará en la escena entonces. Ellos tendrán el poder para cerrar los cielos para que no llueva durante el tiempo de su profecía —el ministerio de Elías. Él sabe cómo hacer eso, porque lo ha hecho antes. ¡Amén! Moisés también sabe cómo hacerlo, porque lo ha hecho antes. Por esa razón, estos dos fueron reservados para este tiempo. ¡Amén!

155.    Aquí yo podría decir algo muy tremendo, pero creo que sería mejor dejarlo para mañana. Bien. Y tendrán poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y también poder para herir la Tierra con las plagas cuantas veces quieran. ¿Qué es? ¿Qué otra cosa fuera de la Palabra puede producir estas cosas? Ellos podrán hacer que la naturaleza haga lo que ellos quieran.

156. ¡Aquí está! Ellos son los que producen este Sexto Sello. Lo descubren y lo abren; es el poder de Dios para interrumpir la naturaleza. El Sexto Sello es totalmente una interrupción de la naturaleza.

157. ¿Me entienden? Allí está el Sello. ¿Quién lo hace? Son los profetas, del otro lado del Rapto. Ellos con el poder y la Palabra de Dios condenarán la naturaleza. Podrán producir terremotos, convertir la luna en sangre, o hacer bajar el sol; en fin, cualquier cosa que ellos demanden, eso va a suceder. ¡Amén!

158. Allí lo tienen. ¿Ven cómo los Sellos se abren juntamente con las Edades de la Iglesia, y cómo muestra los mártires? Y ahora vemos a los dos profetas parados allí con la Palabra de Dios para hacer con la naturaleza lo que gusten; y hasta pueden sacudir la Tierra. Muestra exactamente quiénes hacen esto, son Moisés y Elías, porque esos son sus ministerios repitiéndose. ¿Lo pueden ver? ¿Pueden ver lo que es el Sexto Sello? Son esos dos profetas.

159. Ahora, fíjense bien y no dejen que esto les escandalice: Fíjense quiénes abrieron este Sello: Profetas. ¡Amén! Allí lo tienen. ¡Oh, hermano! ¡Estamos viviendo en el día del Águila! Ellos abrieron el Sexto Sello porque tenían el poder para hacerlo. AMÉN. Allí se está abriendo el Sexto Sello.

 

TALES ADORADORES BUSCA EL PADRE

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 5 de mayo de 1974

Ponce, Puerto Rico

El Señor está como Águila.

¿Recuerdan ustedes la película del profeta, donde él estaba explicando acerca del águila, cuando él estuvo mirando un águila con sus dos pichones de águilas? Y él vino y bajó, y los dejó jugando allí (el águila los dejó jugando allí), y se fue a una montaña, al pico de una montaña; y desde allá los miraba.

Y los dos pichones de águila, jugando allí ellos dos, ¡oh!, gozándose en las bendiciones de Dios; pero él vigilando como un águila desde arriba.

Entonces dice que de momento percibió una tormenta que venía; cuando la percibió, percibió ese viento recio que venía, que le podía hacer daño a sus pichones de águila, ¿qué hizo? Descendió a una velocidad tremenda, bajó donde estaban ellos, los tomó sobre sus alas, levantó vuelo y se los llevó. ¡Qué mucho quiere decir eso para nosotros hoy!

El Espíritu Santo, dice el profeta…; dice que estamos gozándonos, pero dice: “Pero deje que Satanás trate de hacerle algo a uno de estos pequeñitos, ¡y verá cómo el Espíritu Santo desciende en forma de Águila!”. ¡Desciende! ¡Aleluya! ¿Para qué? Para defender Su Novia, Sus escogidos. ¿Y después qué hace? Se los lleva de aquí.

Cuando percibe ese viento recio, esa tormenta que viene, que va a destruir a los hijos de Dios, a la Novia; cuando percibe esa persecución que viene por ahí contra el pueblo de Dios; el Espíritu Santo desciende en forma de Águila sobre Su pueblo. ¿Y qué hace? ¡Los defiende! ¿Y después qué hace? Se los lleva de aquí en el rapto.

Ahora, recuerden que el profeta dijo: “Dos pichoncitos de águila, dos pichones de águila”, y entonces tomó uno en cada ala y se los llevó. Dos pichones de águilas: los que estamos vivos y los que han de resucitar. Sus dos pichones de águilas, porque cuando el Señor se lleve Sus escogidos de aquí, estarán los vivos que hemos sido transformados y los muertos que han resucitado, dos pichones de águilas. ¡Aleluya! Echará, pasará esa tempestad a través de esos dos pichones de águilas y desaparecerá.

 

CAMINANDO SOBRE LAS AGUAS CON JESÚS

Dr. William Soto Santiago

Jueves, 25 de mayo del 2000

Ciudad de Panamá, Panamá

“El Sol naciendo” es la Segunda Venida de Cristo. Cristo es el Sol de Justicia naciendo.

Cristo viniendo como el Sol de Justicia es Cristo viniendo como Rey, porque el sol es el astro rey, y Cristo es el Rey de reyes y Señor de señores.

“… a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia (o sea, vendrá la Segunda Venida de Cristo a los que temen el Nombre del Señor), y en sus alas traerá salvación…”1.

Ahora, el sol literalmente no tiene alas; pero Cristo, el Sol de Justicia, tiene alas, y son Sus Ángeles; porque en San Mateo, capítulo 16, verso 26 al 28, Cristo dice que el Hijo del Hombre vendrá con Sus Ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras. Sus Alas son Sus Ángeles.

Por    eso    en    el    Monte    de    la    Transfiguración, en el capítulo 17 de San Mateo, cuando le muestra la Venida del Reino de Dios y al Hijo del Hombre viniendo en Su Reino, aparecen en el Monte de la Transfiguración: Jesús transfigurado, con    Su    rostro    resplandeciendo    como    el sol (ahí lo tienen viniendo como el sol), Sus vestiduras resplandecientes como la luz, y a cada lado de Jesús dos personas: a un lado Moisés y al otro lado Elías, esos son los Ángeles del Hijo del Hombre; los ministerios de los Ángeles del Hijo del Hombre son los ministerios de Moisés y Elías. Son los Dos Olivos que aparecen en Apocalipsis, capítulo 11, verso 3 en adelante; y también en Zacarías, capítulo 4, versos 1 al 14.

Y ahora:

“… a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.

Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos”.

 

LAS SIETE RECOMPENSAS AL VENCEDOR:

LA RECOMPENSA DEL SIERVO FIEL Y PRUDENTE

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 23 de julio de 2000

Ciudad de Guatemala, Guatemala

Así que nunca miren hacia atrás; porque el que pone su mano en el arado y mira hacia atrás, no es apto para el Reino de Dios.

Siga hacia adelante, no importa que tenga luchas, problemas. No importa lo que suceda en su vida, siga siempre hacia adelante. Y aun si comete algún error, falta o pecado, confiéselo a Cristo, porque la Sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado y está 24 horas disponible para cada uno de ustedes y para mí también. Cristo nos ama a todos nosotros, y Él no perderá ni uno de Sus escogidos, ni una de Sus ovejas se perderá.

Por lo tanto, usted camine hacia adelante en el Programa de Jesucristo; siga hacia adelante sirviendo a Cristo con toda su alma, y no se detenga por los problemas suyos o de otras personas; no tropiece con los problemas de otras personas ni con los suyos tampoco.

Siga hacia adelante siempre, porque usted es parte de un Programa Divino, el cual Cristo está llevando a cabo; y lo importante es que lleguemos a la meta. Cuando seamos transformados veremos que los problemas que tuvimos en el camino eran tan pequeños que no se pueden comparar con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse cuando tengamos el nuevo cuerpo.

Por lo tanto, no se detenga; siga siempre hacia adelante.

Sea una persona llena de amor divino, pues estamos en la Edad del Amor Divino; y mantenga buen compañerismo con todos los hermanos.

Aunque alguno le ofenda, perdónelo, y siga hacia delante. Y si usted ofende, pídale perdón a su hermano, y que él entonces lo perdone; y él y usted sigan hacia adelante.

No se detengan por problemas. No digan: “Hasta aquí llegué, ¡esto era lo que faltaba!; y ahora yo no sigo hacia adelante sirviéndole al Señor”. Bueno, ¿y quién es el que va a perder? Pues usted.

Así que no se detenga. Recuerde que hay un Programa Divino en el cual usted está incluido. Siga hacia adelante, porque después todos los problemas de la vida desaparecerán: en el nuevo cuerpo ya no habrá ni memoria de los problemas, Dios enjugará toda lágrima de nuestros ojos.

Lo importante es que caminemos siempre adelante, con la fe firme en Cristo, esperando nuestra transformación. Y cuando seamos transformados, habremos llegado a la meta. Esa es mi meta. ¿Y la meta de quién más? La meta de cada uno de ustedes también.

Por lo tanto, no se detengan en la vida; sigan hacia adelante siempre, sirviendo a Cristo nuestro Salvador.

Algunos podrán decir: “Es que yo tengo muchos problemas, o muchas faltas, o he cometido muchos errores, o he pecado”. Si alguno ha pecado: Abogado tenemos2: a Jesucristo el Juez y Abogado, el Hijo de Dios, el cual con Su Sangre nos limpia de todo pecado.

 

FRENTE AL JORDÁN

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 4 de enero de 1987

Cayey, Puerto Rico

Pero las palomas que descendieron del cielo, para la salud del cuerpo del séptimo mensajero… por eso él está tan agradecido del que tenga esa letra, que le llama su amigo.

Las palomas hicieron la letra correctamente, para la salud del cuerpo del séptimo mensajero, el cual representaba (ese cuerpo representaba) el Cuerpo Místico del Señor Jesucristo, que es Su Iglesia.

Ahora vean, la letra hecha al derecho es para salud, para vida, para sanidad espiritual; la letra hecha al revés es para muerte de la serpiente y de los que están con él: muerte espiritual.

Así que nosotros creemos y recibimos el Mensaje que viene con esa letra al derecho, en la forma correcta; y no recibimos ningún mensaje que venga con esa letra, diciéndola y citándola al revés; porque quien la cita para atacar al amigo del séptimo mensajero, siempre la citará en esa forma, haciéndole creer que quien hace la letra es el dueño de la letra; pero el dueño de la letra, si la hace, la tiene que hacer al derecho, en forma correcta, porque conoce esa letra; pero el enemigo, pues la hace al revés para tratar de atacar a la persona que está persiguiendo.

 

¿DÓNDE SE CONGREGARÁN LAS ÁGUILAS?

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 13 de septiembre de 1976

Sabana Seca, Toa Baja, Puerto Rico

Por lo tanto, entonces, ¿qué le decía mamá águila? “Mueve tus alas”. “Mueve a Elías y a Moisés, y verás que puedes volar”. Entonces (¿entonces qué?) a ese águila, que estaba ahí en la Edad de Laodicea, para poder llegar a la Edad de la Piedra Angular, ¿quién lo lleva ahí? Sus dos Alas, Elías y Moisés son los que se mueven (porque son las águilas las que se mueven), y entonces llega al lugar que le corresponde.

Y recuerde que siempre el lugar de las águilas ¿es qué? La cima de la montaña, la parte arriba donde está la roca, en donde el Señor dijo: “De modo que te rejuvenezcas como el águila”3.

Es ahí arriba donde se puede rejuvenecer como el águila, porque ahí es que está (¿qué?) la Piedra Angular, la Piedra afilada, donde se puede sacudir las plumas viejas, plumas denominacionales: dogmas, credos y tradiciones, y rejuvenecerse. ¿Ve usted?

Entonces, ahí es la edad, ahí es el tiempo y el lugar donde seremos (¿qué?) rejuvenecidos; con la Palabra que hay ahí seremos rejuvenecidos. No se preocupe que usted esté poniéndose ya ancianito o ancianita, que su cabello ya esté blanqueándose; no se preocupe de eso, aquí arriba seremos rejuvenecidos como el águila.

¿Ve usted que somos representados por el águila? Si el águila se rejuvenece acá arriba, entonces los que aquí arriba vuelan, y se estacionan aquí arriba, es para rejuvenecerse. Y este es tiempo de rejuvenecerse, entonces comienza ese rejuvenecimiento en lo espiritual. Oh, cansado de comer allá comida de gallina, de pollo, pero ahora acá arriba comiendo comida de águila: la carne fresca de esta hora, de aquí; y eso entonces se va materializando. ¿Y qué es eso? La Palabra se va encarnando en nosotros.

Entonces llegará un tiempo en que todos seremos transformados; y después lo más fácil es irnos de aquí. ¿Por qué? Porque después que ya cada uno de nosotros seamos la Palabra encarnada en toda Su plenitud, no hay límites en cuanto a lo que Dios pueda hacer a través de un escogido; entonces tampoco hay límites de distancia, ni de dimensiones.

Así que nos podemos ir, luego de eso, de aquí; nos podemos ir de esta dimensión, nos podemos ir en cualquier momento para la otra dimensión, ¿ve usted? Entonces eso es solamente una traslación, ser trasladados de una dimensión a otra. Así como las gentes han visto que de otra dimensión vienen esos que les llaman platillos voladores, vienen de otra dimensión y aparecen acá; pero de momento pasan otra vez allá.

Impreso en Puerto Rico

1 Malaquías 4:2

2 1 Juan 2:1

3 Salmos 103:5