Domingo, 8 de agosto de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #123 – DOMINGO, 8 DE AGOSTO DE 2021

TEMA: LA ENTRADA TRIUNFAL DE JESÚS

A JERUSALÉN

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 5 de abril de 1998

Cayey, Puerto Rico

Escritura base:    San Juan 12:12-16

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 154

¿Cuál es la atracción en el monte?

Jeffersonville, Ind., 25-7-65

Rev. William M. Branham

1380 – “¿Cuál es esa atracción allí arriba en el cerro? Es Dios haciendo historia, y Dios cumpliendo profecía. Eso siempre causa una atracción. Trae todos los críticos, los buitres (del Mensaje de esta mañana) y las águilas también. ¿Ven? Todos ellos se juntan para averiguar lo que está aconteciendo. Algunos vienen por curiosidad, algunos vienen para encontrar faltas, otros vienen para criticar. Se juntan de todo tipo, como dijimos esta mañana: creyentes, hechos-creyentes e incrédulos”.

 

EL TIEMPO DE OÍR LA VOZ DE CRISTO

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 21 de octubre de 1995

Córdoba, Argentina

Algunas veces hay personas que piensan: “Si Dios envía un hombre, un profeta, a la Tierra, todo el mundo lo va a recibir. Y si envía al Mesías, todo el mundo lo va a recibir”. Pero la historia muestra que no es así. La historia muestra que siempre se han levantado personas; y, lamentablemente, los mayores enemigos han sido líderes religiosos y religiones; y principalmente la religión establecida en ese tiempo como la religión del Estado.

(…) Las personas tienen que sentarse, orar a Dios, y decir: “Si este hombre es un enviado de Dios, como está diciendo y como está mostrando por las Escrituras: nosotros queremos conocer todas las Escrituras que hablan de este tiempo final, queremos ver dónde están las Escrituras que hablan de un profeta mensajero que Dios enviará, queremos ver esas promesas mesiánicas que están ahí. Y si se están cumpliendo en este hombre, pues no podemos hacer otra cosa sino decir: ¡Esto era lo que nosotros estábamos esperando!”.

(…) Ahora, estos magos, luego que adoraron a Jesús y entregaron sus presentes, sus regalos, fueron avisados por el Arcángel Gabriel de que regresaran a sus tierras por otro camino, y no regresaran a Jerusalén a dar la noticia de que habían hallado al Mesías.

Ahora, miren cómo Dios protege a Su Enviado, a Su Ungido, a Su velo de carne en donde Él moraría. Dios siempre lo ha hecho así, porque Él protege el don ministerial que Él coloca en esa persona.

Algunas personas quizás piensan: “No, si Dios hace algo, Dios va a darlo a conocer a toda persona, o hay que darlo a conocer a toda persona”. Pues, miren, el Arcángel Gabriel le dijo: “No vayan allá de regreso a Jerusalén, a dar a conocer esta noticia de que han hallado al Mesías y dónde está”. ¿Por qué? Porque las intenciones de Herodes no eran buenas.

Y al que no tiene buenas intenciones, Dios no le permite conocer Su Programa: está escondido de esas personas; porque no tienen una buena intención en su alma, en su corazón, y lo que tratarían es de destruir todo ese Programa que Dios está llevando a cabo.

 

EN EL MONTE DE LA TRANSFIGURACIÓN

ACTUALIZADO

Dr. William Soto Santiago

Viernes, 2 de diciembre de 1994

Porto Velho, RO, Brasil

Encontramos que allí estaban Moisés y Elías hablando con Jesús acerca de Su partida a Jerusalén. El misterio para la adopción del Hijo de Dios estaba allí presente: ministrándole la Palabra Moisés y Elías, ministrándole la Palabra a Jesús, hablándole de Su partida hacia Jerusalén.

El ministerio de Moisés y Elías está prometido para el fin del tiempo, para la adopción de todos los escogidos de Dios.

Entre los siete ángeles mensajeros hubo uno con el espíritu y virtud de Elías, pero no tenía el espíritu y virtud de Moisés; porque el espíritu y virtud de Moisés, y el espíritu y virtud de Elías, es para la adopción de todos los hijos de Dios, para la Edad de la Adopción, para la Edad del Monte de la Transfiguración actualizado.

Por lo tanto, tiene que ser visto el ministerio de Moisés y Elías operando, ministrándole la Palabra a los hijos de Dios, a los Primogénitos de Dios, que serán adoptados en el fin del tiempo como hijos de Dios y recibirán todo lo que perdió Adán y Eva en la caída: les será restaurado el Título de Propiedad y les será restaurado un cuerpo eterno a todos los hijos de Dios. Eso está prometido para todo hijo de Dios, para así ser restaurado el Reino de Dios a los hijos de Dios.

(…) Es muy importante ver el Monte de la Transfiguración actualizado; porque solamente los que están en el Monte de la Transfiguración actualizado, en la cima de ese Monte de Sion, son los que podrán ver a Moisés y Elías dándonos el Mensaje del Evangelio del Reino, podrán ver los ministerios de Moisés y Elías repitiéndose en el fin del tiempo en el Ángel del Señor Jesucristo, conforme a la promesa divina.

Nadie más puede ver los ministerios de Moisés y Elías operando, excepto los que estén en el Monte de la Transfiguración actualizado; y sobre todo, los que estén en la parte de arriba, en la parte de la Edad de la Piedra Angular.

Porque encontramos que con Jesús subieron Pedro, Jacobo y Juan; y los demás discípulos se quedaron en la parte abajo del monte, no vieron lo que estaba pasando arriba en la cima del monte: no estaban viendo la adopción del Hijo de Dios, no estaban viendo la adopción del Primogénito de Dios, no estaban viendo a Moisés y Elías hablando con el Primogénito de Dios que estaba siendo adoptado.

Los demás discípulos lo que tenían era un problema abajo. Habían llevado a un joven que tenía problema, su padre lo llevó para que los discípulos de Jesús echaran fuera aquel demonio que tenía; pero ellos no pudieron. Y después los discípulos le preguntan a Jesús: “¿Por qué nosotros no pudimos echar fuera ese demonio?”.

Ellos estaban viviendo en esos momentos en una visión muy importante: en la visión de la Venida del Reino del Dios, la cual estaban viendo los discípulos de Jesús: Pedro, Jacobo y Juan. Y todo lo que estaba pasando en la cima del monte, y también en la parte de abajo, era tipo y figura de lo que estaría pasando en el fin del tiempo.

 

EN LA CIMA DEL MONTE DE SION

Dr. William Soto Santiago

Viernes, 16 de julio de 1993

Cayey, Puerto Rico

Miren ustedes, el Señor Jesucristo nunca había entrado a Jerusalén como Rey, hasta que fue al Monte de la Transfiguración; y ahí, en el Monte de la Transfiguración, fue adoptado. Y luego más adelante entró como Rey a Jerusalén en Su entrada triunfal.

Y nosotros nunca hemos estado literalmente en este planeta Tierra (en lo literal) como reyes y sacerdotes, sino en lo espiritual; pero con la adopción que cada uno de nosotros recibiremos en la cima del Monte de Sion, al ser adoptados y transformados, estaremos aquí en la Tierra como reyes y sacerdotes del glorioso Reino de Dios; aunque todavía no haya sido quitado el reino de los gentiles. Pero caminaremos aquí —literalmente— como reyes y sacerdotes, con todo el poder y toda la autoridad conferida a los hijos de Dios adoptados como reyes y sacerdotes.

Y eso viene muy pronto; de lo cual no se puede hablar mucho con detalle, porque es algo que está reservado para ser manifestado muy pronto.

Y al ser adoptados, al ser transformados, ya estaremos como reyes y como sacerdotes; reyes del glorioso Reino del Señor Jesucristo. Y estaremos aquí de 30 a 40 días en una forma superior a la que estamos en la actualidad. Y todo eso es en la cima del Monte de Sion.

¿Vale la pena estar en el Monte de Sion, y en la cima de ese Monte? ¡Claro que sí!

Aun los escogidos de las edades pasadas, que estuvieron en el Monte de Sion pero no en la cima, miren ustedes, subirán a la cima del Monte de Sion: Cuando ellos resuciten en sus cuerpos eternos, ¿a dónde vendrán? A la cima del Monte de Sion, a nuestra edad (porque ya la edad de ellos ha terminado); y ellos estarán con nosotros en esa manifestación gloriosa de los hijos de Dios en la cima del Monte de Sion.

Impreso en Puerto Rico