Domingo, 7 de noviembre de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #149 – DOMINGO, 7 DE NOVIEMBRE DE 2021

TEMA:    LA TRAYECTORIA DEL TEMPLO DE DIOS

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 20 de diciembre de 1998

Cayey, Puerto Rico

Escritura base: San Juan 2:18-22

 

LIBRO DE LAS EDADES

La Edad de Filadelfia – Pág. 350

Rev. William M. Branham

120.    Ahora, Él no solamente está dando coronas, mas dice que estos de la Novia serán hechos columnas en el templo de Dios. Pero ¿qué es el templo de Dios?    Jesús habló de Su Cuerpo como el templo. En verdad fue el templo de Dios. Ahora nosotros somos Su Cuerpo. La Iglesia verdadera es el templo de Dios por medio del Espíritu Santo morando en nosotros. Ahora Él va a colocar al vencedor como una columna en aquel templo. Pero ¿qué es una columna? Una columna en realidad es parte de la fundación porque sostiene al edificio. ¡Gloria a Dios! Esto coloca al vencedor juntamente con los apóstoles y los profetas, porque la Palabra dice:

Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino juntamente ciudadanos con los santos, y domésticos de Dios;

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo;

En el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor:

En el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu.

Efesios 2:19-22

121. Sí, el versículo 22 dice que somos juntamente edificados con ellos. Todo lo que pasó por la PUERTA (Jesús), es parte de aquel cuerpo o templo. Ahora, cuando Dios coloca a un hombre en el templo como una columna y lo hace parte de aquella estructura, ¿qué está haciendo? Le está dando la revelación de la Palabra y de Sí mismo, porque eso es exactamente lo que tuvieron los apóstoles y los profetas (Mateo 16:17). Allí está en la Palabra. Allí está firme. Nadie lo puede sacar de aquel lugar.

 

EL SÉXTUPLE PROPÓSITO DE LA VISITA

DE GABRIEL A DANIEL

(Publicación imprenta LGCCC, pág. 84)

30 de julio de 1961 [61-0730E]

Jeffersonville, Indiana, Estados Unidos

Rev. William Marrion Branham

130.    Cuando el Tabernáculo esté levantado, la resurrección ha venido, los judíos han regresado, Cristo y Su Novia han venido, los judíos, los 144.000, son sellados, el Milenio ha tomado lugar, habrá una unción cuando el Lugar más Santo será ungido; el Santo, lo más Santo de los santos, y el más Santo, cuando… El Lugar Santísimo es un santuario donde Dios moraba entre los querubines. Y esta vez Cristo se asentará en el Lugar Santísimo con la unción sobre Él. “Y ellos no necesitarán sol allí; porque el Cordero en medio de la ciudad será la luz”. El sol nunca bajará en esa ciudad, como el viejo tío Jim solía decir. Y eso nunca será porque Cristo será esa Luz, El UNGIDO. Y el Rey vendrá y tomará Su Trono por mil años para reinar.

 

DIOS SUPLIRÁ TODO LO QUE OS FALTE

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 27 de septiembre de 2014

Valencia, Venezuela

Es importante conocer estas cosas para saber que el lugar de reunión para el pueblo, diseñado por Dios, es el proyecto más grande que el pueblo puede llevar a cabo.

Es importante conocer estas cosas para así buscar, para saber qué construcción está prometida en el Programa de Dios para ser llevada a cabo, en el cual o en la cual Dios estaría o estará manifestado en el Día Postrero.

Cuando Moisés dedicó el templo a Dios, la presencia de Dios entró al templo y los sacerdotes no podían ministrar por la presencia de Dios. Cuando Salomón dedicó el templo a Dios, lo mismo sucedió: entró la presencia de Dios en la Nube, y los sacerdotes no podían ministrar por la Presencia de Dios en el templo.

Entró al lugar santísimo y se colocó sobre el propiciatorio, en medio de los dos querubines de oro; lugar al cual solamente podía entrar el sumo sacerdote, y con sangre del sacrificio de expiación del día diez del mes séptimo de cada año.

Dos hijos de Aarón entraron sin la sangre requerida y con fuego extraño, y murieron allí en el lugar santísimo, porque el fuego de Dios salió y los quemó; porque Dios es fuego consumidor; es amor, pero también es fuego consumidor.

Encontramos que aquel tabernáculo que construyó Moisés, como el arca de Noé también, y el templo que construyó el rey Salomón, tipifican a Cristo y también a la Iglesia del Señor Jesucristo, y a cada creyente en Cristo; porque así como Dios es: Padre, Hijo y Espíritu Santo, el ser humano es: alma espíritu y cuerpo; y la Iglesia es: Atrio, Lugar Santo y Lugar Santísimo, porque la Iglesia es un Templo espiritual para Dios.

(…) Vean, el lugar santísimo estaba cubierto de oro por dentro y por fuera, que representa la Divinidad; por eso esa es la Edad de Oro también para la Iglesia del Señor Jesucristo. Y allí estaban los querubines de oro sobre el propiciatorio, los cuales representan a Gabriel y Miguel, y también a los Dos Olivos, pues allí también Salomón construyó dos olivos, dos querubines gigantes de madera de olivo, y los cubrió de oro; lo cual nos habla de los Dos Olivos. Y el oro representa la Divinidad, y la madera de olivo: la humanidad, el ministerio de Moisés y Elías. Tan sencillo como eso.

 

EL NUEVO TEMPLO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 25 de diciembre de 1977

Servicio de Carpa

Cayey, Puerto Rico

Nosotros sabemos que nuestro cuerpo teofánico, si es visto en movimiento, lo que será visto es una luz; pero algún día esa luz será en este cuerpo manifiesta y transformará este cuerpo terrenal. Por lo tanto, no le tenga miedo a esas luces misteriosas: una de ellas ha de ser el cuerpo suyo de la otra dimensión.

Así que este es un tiempo que están volviendo a aparecer por diferentes lugares, y en cualquier momento algo bueno va a pasar con nosotros.

Recuerde tener su vida preparada; porque ese es un cuerpo angelical, ese es un cuerpo celestial, y si usted no está preparado, no se puede acercar lo suficiente a usted para transformarlo. ¿Ve? Así que estemos preparados. En cualquier momento, algo va a suceder.

Por supuesto, todos desearíamos que fuera este año. Yo soy el primero que lo deseo. Y si usted le preguntase a nuestros amados hermanos de las dispensaciones pasadas, ¿qué cree usted que ellos dirían? Si usted le preguntase a los mensajeros de las siete edades, ¿qué cree usted que ellos dirían? “¡Nos gustaría regresar ahora mismo!”. Pero la Escritura dice que ellos están esperando por nosotros, hasta que lleguemos a la perfección.

Yo creo que ya estamos llegando, yo creo que ya nos falta muy poco. Y cuando lleguemos por completo, cada uno como individuos, entonces tienen que venir los santos de las edades pasadas. Eso fue lo que el cuarto Elías dijo. No puede ser de otra manera. Así que la parte nuestra nos toca a nosotros. La de Dios, le toca a Dios.

Estemos listos, estemos preparados. Si todo se aguantase, y no pudiéramos ser transformados en este año, sería solamente por una cosa: porque no estamos preparados, y tendríamos entonces que esperar al otro año. Si no estuviéramos preparados el año que viene, tendríamos que esperar otro año más.

Pero deseamos que Él perfeccione Su Obra en nosotros, y que este año mismo, si Él nos puede acabar de llevar a la perfección, a lo que nos falta, nos gustaría que lo hiciera. ¿Para qué? Para que entonces seamos transformados, seamos trasladados, y nos vayamos de aquí… aunque nos quedemos aquí. ¿Entendieron?

Porque cuando nos vayamos de aquí, no estaremos muy lejos: estaremos aquí mismo pero en otra dimensión. Así que podemos trabajar más de lo que hemos trabajado, podemos predicar mejor, podemos hacer más cosas de las que hemos hecho. Así que la Obra seguirá adelante, y será limpiada esta Tierra para entonces comenzar el Milenio después.

Estas cosas que hablamos, ya ustedes saben que son un material que fue almacenado por el cuarto Elías, pero que ahora lo estamos usando nosotros. Fue almacenado para nosotros usarlo. ¿Para qué? Para la Obra de este Nuevo Templo que está siendo construido, y que ya estamos en la última parte de ese Nuevo Templo. Estamos en la parte más importante, la parte de ponerle la Piedra Angular a ese Templo, ese Templo de Dios.

Por lo tanto, estamos siendo preparados, todos estamos siendo preparados. Déjese preparar por Dios, para que así se goce en grande manera cuando Dios cumpla el resto de las cosas que faltan de ser cumplidas. Estemos a la expectativa.

Impreso en Puerto Rico