Domingo, 29 de agosto de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #129 – DOMINGO, 29 DE AGOSTO DE 2021

TEMA:    EL HIJO DEL HOMBRE CON LAS LLAVES

DEL INFIERNO Y DE LA MUERTE

Dr. William Soto Santiago

Viernes, 30 de octubre de 1998

Mendoza, Argentina

Escritura base: Apocalipsis 1:12-18

 

LIBRO DE LAS EDADES

La Revelación de Jesucristo – Pág. 30

Rev. William M. Branham

109. Ahora, ¿cuándo volverá el Evangelio a los judíos? Cuando se haya terminado la dispensación de los gentiles. El Evangelio está listo para volver a los judíos. Oh, si tan sólo les pudiera decir algo que está a punto de suceder hoy, en este nuestro día. Esta gran cosa que va a suceder recorrerá hasta Apocalipsis 11; y aquellos dos testigos, aquellos dos profetas, Moisés y Elías, trayendo el Evangelio de nuevo a los judíos. Estamos listos. Todo está en orden. Igual como los judíos trajeron el Evangelio a los gentiles, así también los gentiles se lo llevarán de regreso a los judíos, y el Rapto sucederá.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Séptimo Sello – Pág. 464

Rev. William M. Branham

138. Ahora veamos el primer versículo del capitulo 8 de Apocalipsis. Yo sé que están cansados, pero traten de escuchar por un tiempo más. Pedimos que el Dios del Cielo nos ayude, es mi oración. Debemos recordar que este Séptimo Sello es el fin del tiempo de todas las cosas. Correcto. Las cosas escritas en el Libro de la Redención, sellado desde antes de la fundación del mundo con siete sellos, todo termina. Es el fin de este mundo agitado, el fin de la naturaleza agitada y es el fin de todo. En eso también encontramos el fin de las Trompetas, de las Copas, de la Tierra; y aun es el fin del tiempo. El tiempo termina, así nos lo dice la Biblia en Apocalipsis 10:17, donde el Angel dijo: “El tiempo no será más”. Y eso será en el día cuando este gran evento suceda. Allí todo termina.

139. Al final de este Séptimo Sello es el fin de la edad de la iglesia; es el fin del Séptimo Sello, es el fin de las Trompetas, es el fin de las Copas y aun es el fin de la entrada al Milenio. Todo eso es contenido en el Séptimo Sello.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 128

La Fiesta de las Trompetas

Jeffersonville, Ind., 19-7-64

Rev. William M. Branham

1143 – “Bajo la Séptima Trompeta es para Israel lo mismo que el Séptimo Sello fue para la Iglesia”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 129

Fiesta de las Trompetas

Jeffersonville, Ind., 19-7-64

Rev. William M. Branham

1150 – “Ahora, tan pronto como esta Iglesia (la Novia), es reunida, Ella es arrebatada; y ese misterio del Séptimo Sello…, del Séptimo Sello, el misterio de irse. Y los judíos son llamados por el misterio de la Séptima Trompeta, el cual es dos profetas, Elías y Moisés, y ellos regresan”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 129

Fiesta de las Trompetas

Jeffersonville, Ind., 19-7-64

Rev. William M. Branham

1152 – “Él dijo en… ‘La Gran Trompeta sonaría’. ¡La Gran Trompeta! No Trompetas ahora, la fiesta de las trompetas; hay dos de ellos, Moisés y Elías, para llamar la Trompeta. Pero, bajo ‘la Gran Trompeta’, la Venida del Señor, para anunciar el regreso de José, ¿ven?, para que todas las naciones se congreguen en Jerusalén. Amén. Uno encuentra eso en el libro de Isaías. Se los acabo de dar a ustedes, hace un rato, uno de esos capítulos que leímos; eso está en Isaías 18:1 y 3. Y en Isaías 27:12 y 13, es donde Él suena esa ‘Trompeta’, y todas las naciones reconocerán a Israel en su tierra, a Dios con ella. Luego la Novia vendrá a estar con el Novio, y el Novio con la Novia; y luego el gran Milenio, después de que todo el mundo es destruido por medio del poder atómico. Y habrá ‘un cielo nuevo y una tierra nueva’ que vivirá para siempre”.

 

LA IGLESIA DEL SEÑOR JESUCRISTO EN EL APOSENTO ALTO ESPERANDO LA PLENITUD DEL ESPÍRITU SANTO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 28 de enero de 1996

Cayey, Puerto Rico

Y ahora, la Segunda Venida de Cristo donde único podrá ser entendida será en el Aposento Alto de la Edad de la Piedra Angular; en el Aposento Alto, en donde el Año de Pentecostés estará cumpliéndose, y en donde el Mensaje que sale del Aposento Alto… así como salió el Mensaje del Evangelio de la Gracia de allí del aposento alto, por boca de Pedro (el que tenía las llaves del Reino de los Cielos); saldrá el Mensaje del Evangelio del Reino del Aposento Alto de la Edad de la Piedra Angular, de boca del Ángel del Señor Jesucristo, que tendrá las llaves del Reino de Dios para la Dispensación del Reino, y abrirá las puertas de la Dispensación del Reino para entrar a la Dispensación del Reino todos los hijos de Dios, de en medio de los gentiles y después también de en medio del pueblo hebreo, donde entrarán 144.000 hebreos.

 

LAS LLAVES DEL REINO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 17 de enero de 1993

(Segunda actividad)

Bogotá, Colombia

Ahora, cuando comienza una dispensación, la dispensación anterior tiene que ir desapareciendo, para dar paso a una nueva dispensación que traerá para la raza humana todo el Programa Divino correspondiente para esa nueva dispensación; y las cosas que tiene la humanidad serán cambiadas al modo de la nueva dispensación.

Así como hubo estos cambios dispensacionales en el pasado: el pueblo toma la forma de creer, de entender las cosas, de acuerdo a la dispensación en que está.

La Dispensación del Reino es la dispensación que traerá a este mundo (que está en agonía de muerte, que está en ruina), le traerá la paz y la prosperidad; no al reino de los gentiles, sino al Reino de Dios. Y todos los que entren a ese Reino recibirán esas bendiciones.

Habrá naciones que entrarán a ese Reino: las naciones que hubieren sido salvas entrarán.

Encontramos que estas naciones serán formadas por creyentes; creyentes los cuales recibirán el conocimiento de la Palabra de Dios. Esas son para entrar a la eternidad, luego del Milenio; pero para entrar al Milenio habrá naciones que escaparán del juicio divino, o parte de ellas, y pasarán al glorioso Reino Milenial.

(…) Pedro abrió esa Puerta con esa revelación divina que tuvo: abrió a Cristo en Su Primera Venida para el pueblo, en la Dispensación de la Gracia, en ese nuevo día dispensacional que había nacido.

Y para la Dispensación del Reino, cuando Jesucristo le revela a Su Ángel el gran misterio de Su Venida como León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores, como el Hijo de David para tomar el Reino y establecer el glorioso Reino de Dios en la Tierra: Ahí las llaves del Reino de Dios le son entregadas al Ángel del Señor Jesucristo para abrir la Puerta, que es Cristo, en Su Segunda Venida como León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores, como Hijo de David, para reinar durante el Milenio y por toda la eternidad.

Al abrir esa revelación al pueblo, le está abriendo la Puerta a todos los hijos de Dios, la Puerta del Reino de Dios; el Reino de Dios que estará sobre la Tierra en toda su plenitud durante el glorioso Reino Milenial, pero que al amanecer del nuevo Día dispensacional del Reino, de la Dispensación del Reino, se comienza a mover en el cumplimiento de todas las cosas que corresponden para ser realizadas antes de comenzar literalmente el glorioso Reino Milenial.

(…) Ahora, vean ustedes, la llave de David tiene que ver con el Reino de David, con el Trono de David, para ser establecido en la tierra de Israel, y sentarse sobre el Trono de David Jesucristo, la Columna de Fuego, el cual tiene esa promesa, y el cual es Heredero (como Hijo de David) a ese Trono de David.

Porque siendo el Hijo de David, Él tiene el derecho a ser Rey sobre Israel. Él tiene la llave de David. Y la llave de David tiene que ver con el glorioso Reino Milenial, tiene que ver con el Reino de Dios en la Dispensación del Reino. Y para abrir ese Reino se requiere la llave de David.

Y para comprender el misterio del Reino de Dios, en donde el Trono de David será restaurado, se requiere que se abra la Puerta del Reino de Dios, que es Jesucristo viniendo como el Hijo de David, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo. Él, como León de la tribu de Judá, hace el reclamo de todo lo que Él redimió con Su Sangre preciosa.

La Puerta del Reino para la Dispensación del Reino es Jesucristo, el Ángel del Pacto, en Su Segunda Venida como León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores, como el Hijo de David.

Impreso en Puerto Rico