Domingo, 28 de noviembre de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #155 – DOMINGO, 28 DE NOVIEMBRE DE 2021

TEMA:    TIEMPO DE DESPERTAR A LA REALIDAD

DE LO QUE DIOS ESTÁ HACIENDO HOY

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 27 de diciembre de 1998

(Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

Escritura base:    Efesios 5:14-18

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Séptimo Sello – Pág. 474

Rev. William M. Branham

171. Ahora, si esas otras cosas cuadraron perfectamente con la Palabra, entonces esto también cuadra perfectamente con la Palabra. Amigos, aquí estamos, al fin. Ya pronto el tiempo terminará y millones perderán sus vidas; millones que ahora creen estar salvos serán como la estopa para la edad atómica. Estamos viviendo en la última hora. Por la gracia del Dios Todopoderoso, por Su ayuda hacia Su pueblo, que así ellos se mantengan mirando hacia adelante, esperando la próxima Venida de Cristo. Usted me pregunta: “Hermano Branham, ¿cuánto tiempo falta?”. Quizás falten veinte años, quizás cincuenta años o aun cien años. Yo no lo sé. Pero quizás también venga en la mañana, o aun esta misma noche. ¡Yo no lo sé! Y el que dice que lo sabe, está equivocado; no lo sabrán. Solo Dios lo sabe.

 

UNA GENERACIÓN DORMIDA

Dr. William Soto Santiago

Miércoles, 4 de febrero de 1981

Tres Arroyos, Argentina

Él en Su Segunda Venida, como Juez, hablará el juicio divino para este mundo de los gentiles, para esta generación final, y luego el juicio caerá sobre todas las naciones, las plagas apocalípticas caerán sobre todas las naciones, hasta que será realizado lo que dice el profeta Malaquías cuando dijo [4:1]: “He aquí viene el día grande y terrible del Señor, en donde todos los soberbios serán estopa; y aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho el Señor”.

¿Y con qué? ¿De dónde saldrá el fuego? Hay suficientes bombas atómicas, bombas de hidrógeno y de cobalto listas para explotar; y en estos días han de fabricar también la de neutrones, para así tener más fuego atómico, para que se cumpla lo que dice la Biblia.

Y si faltase algún fuego, un poco más, los volcanes explotarán, los terremotos sacudirán la tierra, y las catástrofes que han de venir sobre la Tierra y sobre los habitantes de la Tierra será el cumplimiento del juicio divino.

[CAMBIO DE CINTA]

¿Por qué? ¡Porque esta generación está dormida! Y los que duermen recibirán el juicio divino, porque no han despertado a la realidad del tiempo que nos ha tocado vivir. Pero Él le recomienda a toda persona que despierte, que despierte antes que caigan los juicios de Dios sobre la Tierra.

Esta es una hora muy importante en el Plan de Dios.

En los días en que apareció Noé diciendo que Dios habría de raer de sobre toda la Tierra al ser humano, la gente nunca se imaginaba que aquello que Noé estaba diciendo era la verdad. Pero como Dios le habló a Noé, y lo que Noé estaba diciendo era la verdad (porque había llegado el tiempo del juicio divino), lo que Noé dijo, se cumplió. Y los que durmieron espiritualmente, y no quisieron despertar a la realidad de aquel tiempo: vino el diluvio y los destruyó a todos. Así pasará con los que no quieran despertar en este tiempo: vendrá el fuego atómico y los destruirá a todos.

 

EL LLAMADO DEL SÉPTIMO SELLO

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 20 de abril de 1998

(Tercera actividad)

Mina, Nuevo León, México

La revelación que estaba oculta en la Mente de Dios y que ningún hombre podía descubrir ese misterio, para este tiempo final la Voz de Cristo hablándonos por medio de Su Ángel Mensajero, en la manifestación de Cristo en Su Ángel Mensajero, estará hablándonos este misterio, estará abriéndonos este misterio; y así nos estará dando la fe, la revelación, de la Segunda Venida de Cristo, para ser transformados y raptados y llevados a la Cena de las Bodas del Cordero en el Cielo en este tiempo final, que es el Día Postrero o séptimo milenio o Día del Señor, si le añadimos al calendario los años de atraso que tiene.

(…) Ahora, vean que es el Séptimo Sello el que hace la introducción al Milenio y al glorioso Reino Milenial; es Cristo, el Ángel que era diferente a los demás, manifestado en carne humana en el Ángel Mensajero de Jesucristo, el que hace la introducción al séptimo milenio y al glorioso Reino Milenial, con el ministerio que manifiesta a través de Su Ángel Mensajero; o sea que el ministerio del Ángel que era diferente a los demás es la introducción al séptimo milenio y al glorioso Reino Milenial. Todo eso lo hace el Séptimo Sello, que es la Venida del Ángel que era diferente a los demás, manifestado en el Día Postrero.

(…) Es tiempo de que los hijos de Dios estén despiertos, porque estamos en el Día Postrero; por lo cual dice la Escritura: “Despiértate, tú que duermes, levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo”. Así dice en Efesios, capítulo 5, verso 14. Y esto lo está citando San Pablo de lo que fue dicho por Dios a través del profeta Isaías en el capítulo 60, verso 1 en adelante.

Y ahora San Pablo toma esa profecía y la usa para llamar a los hijos e hijas de Dios de la primera edad de la Iglesia gentil, despertarlos allá en lo profundo de sus almas, despertarlos al día que les ha tocado vivir, a la edad que les ha tocado vivir y a la dispensación que les ha tocado vivir, para que escuchen la Voz de Cristo por medio de San Pablo, y sean llamados y juntados los escogidos de Dios de la primera edad de la Iglesia gentil.

Para ser llamados y juntados tienen que despertar, y la persona tiene que despertar allá en su alma; porque el alma de los seres humanos está dormida y tiene que despertar a la realidad del Programa de Dios. Son los hijos e hijas de Dios los que despiertan en la edad que les toca vivir cuando la Voz de Cristo los llama como llamó a Lázaro, allá cuando Lázaro estaba dormido o muerto su cuerpo físico, pero él estaba dormido porque los santos no mueren sino que duermen; y cuando Cristo lo llamó, Lázaro despertó del sueño de la muerte y se levantó y caminó hacia afuera de la cueva.

Los seres humanos están encuevados en sus propias ideas y en sus propias formas de vida ignorando el Programa Divino; pero por medio de la Voz de Cristo clamando, llamando a Sus hijos con esa Voz fuerte y poderosa por medio del mensajero de la edad correspondiente al tiempo en que los hijos e hijas de Dios viven, los hijos e hijas de Dios allá en su alma escuchan esa Voz y despiertan allá en lo profundo de su alma, y despiertan así a la realidad del Programa de Dios, y descubren que son hijos de Dios y no lo sabían.

 

TIEMPO DE REDENCIÓN

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 4 de noviembre de 1977

Servicio de Carpa

Cayey, Puerto Rico

Ahora, ya usted puede ver que todas las cosas que han de acontecer en la resurrección, serán cosas que de antemano el grupo de escogidos las han de saber, así como el grupo de escogidos del tiempo del Señor en Su Primera Venida supo las cosas que habrían de acontecer; aunque no las entendieron, pero las sabían; pero cuando se cumplieron, entonces el Señor les abrió el entendimiento, y entendieron las cosas de las cuales el Señor les había estado hablando antes de morir; entonces entendieron correctamente todas aquellas cosas.

Bueno, de seguro habrá cosas que serán habladas y habrá cosas que las entenderemos, pero también habrá cosas que de momento no las entenderemos; pero cuando se cumplan plenamente, entonces las entenderemos. Así que lo que no entendamos ahora, lo vamos a entender más tardecito. Lo que no entendemos ahora, lo entenderemos cuando veamos a los santos resucitados viniendo con el Señor en gloria. Entonces, lo que no nos pueda ser explicado ahora en una manera más detallada, nos será explicado después, de una manera más detallada.

Recuerde que después que el Señor resucitó y fue a la sexta dimensión, y se trajo a los que estaban en el Paraíso, entonces apareció y estuvo con Sus discípulos, y les abrió el entendimiento para que entendieran todas aquellas cosas de las cuales Él les había hablado primero, y para que entendieran todas las cosas que los profetas habían hablado.

Por lo tanto, entonces tenemos que ver esa hora en que estamos nosotros viviendo, tenemos que ver que ya todo está frente a nosotros, todo está a la mano. Tenemos que ser personas consagradas al Señor, personas cuidadosas en esta hora, porque la hora está llegando, la hora se está entrelazando; y de un momento a otro todo se cumplirá conforme a la promesa.

Muchos quizás dirán: “¿Pero no había de haber o acontecer esto de esta manera y esto de esta manera? ¿Y por qué está aconteciendo tal y tal cosa, cuando creíamos que era en tal o cual tiempo?”. Deje entonces que las cosas se cumplan gradualmente conforme al orden de Dios. Estemos preparados que nos volveremos a ver, estemos apercibidos; porque si usted no vio al séptimo mensajero, lo ha de ver, si usted nunca vio al apóstol Pablo, lo ha de ver. Así que no se preocupe en esa parte, que ya eso está por acontecer.

Será un tiempo delicado, será un tiempo en que entraremos a una apretura, será un tiempo como fue en los últimos días del Señor, que era tiempo de apretura, era tiempo de persecución, era tiempo en que estaban buscándolo para matarlo.

Es más, el Gobierno, Herodes, dijo que el Señor se reportara. Tenían una orden de arresto contra el Señor. Entonces el Señor dijo: “Vayan y díganle a esa zorra que yo hago obras hoy y mañana (me parece que dice) y al tercer día termino mi obra. Que se esté quieto, que todavía el tiempo no ha llegado, todavía me queda algo por hacer”1. ¡Oh, que tremendo! Una orden de arresto de parte de la Casa Blanca para parar a ese fanático.

(…) Por lo tanto, entonces por eso y otras cosas más, allá le costó la vida al Mesías en Su Primera Venida. Ellos decían: “Está blasfemando, ha blasfemado”. ¿Por qué? Porque dijo que era Hijo de Dios, porque se identificó con lo que Él era. ¿Ve? Se identificó en la Palabra, y tomó la Palabra que estaba hablada acerca del Mesías, y dijo que esa Palabra estaba cumplida en Él.    ¿Qué cuando se identifique como el Hijo de David, como el Rey de Israel? Entonces todo eso ya usted sabe que causará una persecución, causará una apretura, causará que sucedan cosas que están dichas que han de suceder.

Pero lo que aparentemente será una victoria para el mundo, será la derrota más grande para ellos. Lo que aparentemente será una derrota para el pueblo escogido de Dios, será la victoria más grande para el pueblo de Dios. Por eso, en esta hora, a medida que nos acercamos a ese momento, no se extrañe de la apretura y la forma en que gradualmente vaya entrando. Mientras más fuerte es la apretura, más firme es la Palabra, sabiendo que en un tiempo de apretura, en un tiempo de prueba, es que se cumplirá todo eso.

Impreso en Puerto Rico

1 San Lucas 13:32-33