Domingo, 28 de febrero de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #77 – DOMINGO, 28 DE FEBRERO DE 2021

TEMA: EL LÍMITE DE LA PACIENCIA DE DIOS:

LA PUERTA CERRADA

Dr. William Soto Santiago

Jueves, 9 de julio de 1998

(Segunda actividad)

Quito, Ecuador

Escritura base: Romanos 9:17-24

 

LIBRO DE LOS SELLOS

Dios en simplicidad – Pág. 42

Rev. William M. Branham

160. Ahora concluyendo, déjeme decir esto: Al rechazar el sencillo Mensaje de Dios y Su manera tan sencilla, es escoger la destrucción eternamente. Ahora, eso es cuando nosotros hablamos de las cosas sencillas, y la gente piensa que se puede burlar, darle puntapiés y hacer lo que quiere con el Mensaje; pero eso es separación eterna de Dios. Aquellos que murieron en el día de Noé y no pusieron atención a su Mensaje, perecieron; luego Jesús fue a predicarles en las cadenas de tinieblas durante Su muerte antes de resucitar. Él fue al infierno y predicó a los espíritus encarcelados, que no se arrepintieron durante la gran paciencia en los días de Noé, cuando este hombre sencillo predicó un sencillo Mensaje de Dios. Él fue y les dijo: “Noé predicó que yo vendría, ahora aquí estoy”. Correcto.

161. Aquellos que no atendieron al Mensaje del profeta Moisés allá en el desierto, el cual recibió de Dios y el cual fue correctamente vindicado con la Columna de Fuego (fueron guiados al desierto, luego trataron de levantarse y hacer una organización), todos ellos perecieron y murieron en el desierto, con la excepción de dos hombres: Josué y Caleb.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Cuarto Sello – Pág. 261

Rev. William M. Branham

140. Ahora quiero darle aquí una sacudida como individuo. Al rechazar a Dios y Su llamado, llegará el día cuando usted lo hará por última vez, igualmente como sucedió con aquella iglesia; entonces allí será el fin. La paciencia de Dios no será extendida para siempre al hombre.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 7

Sello de Dios

Jeffersonville, Ind., 5-14-54

Rev. William M. Branham

54 – “Esos 144.000 permanecerán allí. Y uno de estos días algún Divino, Santo, Ungido, Profeta de Dios, irá allá con señales y milagros. Esos judíos dirán: ‘Eso es lo que yo estoy buscando’. Sí, señor. Y Dios bautizará 144.000 judíos. Y el Rapto vendrá; la edad gentil cesará. Las bombas atómicas explotarán y quitarán el mundo. Y la Iglesia Gentil será raptada, para estar de pie allí en la Presencia de Dios”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 46

Las Diez Vírgenes

Jeffersonville, Ind., 12-11-60

Rev. William M. Branham

399 – “Ahora, 1914, el mundo fue a guerra, y nunca han estado en paz desde entonces; constantemente oscilando dentro, oscilando dentro, oscilando dentro, y están aún haciendo la misma cosa todavía. ¿Y qué estaban haciendo? Deteniendo. ¡Oh Dios, ten misericordia! Deteniendo esa gran cosa que vi en la visión (la cosa entera llegó a destrucción), deteniendo la atómica, deteniendo las guerras, que no se destruyan hasta que la cosa venga a destruirlos; hasta que Israel retorne para atrás y se una; y luego el Mensaje irá a Israel y ella será sellada con el Sello del Espíritu Santo”.

 

EL PLEITO DE NUESTRA HEREDAD

EN LA CORTE SUPREMA CELESTIAL

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 24 de septiembre del 2000

(Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

La cizaña, en la parábola del trigo y la cizaña, será atada en manojos y será quemada. Eso es lo que hará Cristo en la gran tribulación: quemar la cizaña con fuego atómico, y demás juicios divinos que caerán sobre la Tierra. Y así será quitada la cizaña, los invasores que han invadido la herencia de los hijos e hijas de Dios.

Va a ser un tiempo duro para la humanidad, el lapso de tiempo de la gran tribulación; porque será el tiempo en donde Dios desde el Cielo, el Juez de los vivos y de los muertos, enviará Sus alguaciles, enviará Sus Ejércitos, para llevar a cabo el desahucio de los que se han apoderado de la heredad de los hijos e hijas de Dios.

La gran tribulación y los juicios de la gran tribulación será Dios enviando a Sus Ejércitos celestiales para sacar de esta Tierra al diablo, al anticristo, a la bestia, al hombre de pecado, con todos los que estarán con él.

La bestia y los diez reyes, y todos los que estarán con él, serán sacados fuera de este planeta Tierra, dejarán de existir: serán echados en el lago de fuego, en fuego; y aun la bestia y su reino y su trono serán destruidos con fuego, fuego atómico, bombas atómicas.

Será un tiempo muy duro para el reino del anticristo. Pero esa es la forma en que será desahuciado el diablo y el instrumento del diablo, que será el anticristo, el hombre de pecado; y será quitado de la Tierra el reino de las tinieblas, que se apoderó de la heredad de los hijos e hijas de Dios.

 

LA SEÑAL DE ESCAPE

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 11 de septiembre de 1977

Cayey, Puerto Rico

El presidente de los Estados Unidos siempre ha sido el presidente de la nación, la cabeza ¿de qué? La cabeza de la nación en lo económico, en lo político y en lo militar también. ¿Y no sabían ustedes que lo es también en lo religioso, pero que nunca ha hecho uso de eso abiertamente? Porque ese cordero, que es Estados Unidos de América, tiene dos cuernos, que es el poder político y el religioso.

Hemos estado viendo a Estados Unidos de América en su ambiente político, pero cuando, usted sabe, les pase lo mismo que le pasó a la bestia, que su poder político se va al piso, entonces se levantará con su poder eclesiástico a través del Concilio Mundial de Iglesias; y entonces su cabeza, entonces será el que ordenará.

Así que el presidente de los Estados Unidos de América es la cabeza de ese cordero que habla como un dragón; que se le dará espíritu para que actúe, para que obre; y lo mismo que hizo Roma allá, con lo que le fue concedido, así también hará la imagen de la bestia, ¿ve usted?

Ahora, ¿se puede usted explicar cómo Estados Unidos, después de una catástrofe como la que le espera, podrá levantarse nuevamente? Ya ustedes pueden ver cómo será. En eso hará su pacto allá con Roma, hará también que los judíos caigan en ese engaño. En lo religioso ya han estado uniéndose, y en lo político ya han estado dando sus pasos y llevando a cabo todos esos planes; ya lo tienen todo adelantado, tienen todo preparado. Y ahí los judíos perderán todo el dinero; y rompe el pacto con los judíos, la bestia. Y entonces, usted puede ver todo lo que ha de acontecer.

Luego, encontramos que a la bestia la va a quemar el comunismo. Vemos entonces que la bestia hace un pacto con diez reyes para gobernar por tres días, o tres días y medio, y entonces el hermano Branham dice: “Esos diez reyes están hablando de comunismo”. ¿Ve usted? Así que va a haber un control en el aspecto… o sea, la cosa va a ser controlada desde el aspecto religioso, abarcando entonces el aspecto político; y Roma estará a la cabeza de todo eso, y será el cuarto imperio; pero dice que el comunismo, Rusia, va a bombardear el Vaticano, va a bombardearlo con bombas atómicas y lo va a quemar.

Así que, así como Dios pone en el corazón de esos diez reyes que hagan un pacto, luego pone en el corazón que se olviden del pacto y la destruyan, y se den cuenta lo mala que es. ¿Ve usted? Entonces, ya ustedes pueden ver… De estas cosas pues tenemos que gradualmente ir así recibiéndolas. Yo mismo no las sé todas (estas cosas), y lo que hemos hablado sobre estas cosas se los he dicho a medida que Dios me lo… ha ido dándome estas cosas.

Y ahora vemos más claramente quién será el líder de la imagen de la bestia. Cuando pierda su liderato sobre – como un imperio político, entonces recurrirá a su liderato como un imperio (¿qué?) religioso. O sea, de los dos cuernos, entonces vemos, de esos dos poderes, que el último que usará abiertamente será el poder religioso, el poder eclesiástico; y estaremos aquí en el comienzo.

Es para perseguirnos a nosotros; y luego cuando… ya usted sabe que nos les vamos a escapar, entonces seguirán con los que estaban con nosotros, que no eran del grupo escogido pero que creyeron y salieron creyendo de donde estuvieran. Y se levantarán contra la simiente de la mujer: los que guardan el testimonio de Jesucristo, que le reconocen como Rey de reyes y Señor de señores en Su Segunda Venida, y sobre los que guardan los mandamientos de Dios, que son los 144.000.

Impreso en Puerto Rico