Domingo, 21 de marzo de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #83

DOMINGO 21, DE MARZO DE 2021

TEMA: SANTIFICAOS PARA

EL ENCUENTRO CON DIOS

Dr. William Soto Santiago

Lunes, 31 de agosto de 1998

Tuxtla Gutierrez, Chiapas, México

Escritura base:    Éxodo 19:1-20

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 100

Jesucristo es el mismo

Tucson, Ariz., 6-4-63

Rev. William M. Branham

870 – “Yo creo que estamos viviendo en la sombra de la venida del Señor Jesús, cuando esta iglesia ha venido por justificación por medio de Lutero, santificación por medio de Wesley, al bautismo del Espíritu Santo, y viniendo a ser una Iglesia perfecta sin mancha y sin arruga, para que por esa Iglesia Dios pueda redimir a los santos lavados en Su Sangre y llevarlos hasta el fin”.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Primer Sello – Pág. 102

Rev. William M. Branham

31. Ahora, el Cordero durante el tiempo de intercesión conoce los que tienen sus nombres en el Libro de la Vida desde antes de la fundación del mundo; y hasta que vengan todos ellos a ser manifestados en esta Tierra, Él no puede dejar ese lugar. ¿Entienden? Allí está perfectamente la predestinación, Él tenía que quedarse allí porque Él vino a morir por todos aquellos que Dios había ordenado para Vida Eterna. Él los vio por Su conocimiento previo, no por Su propia voluntad, porque Su voluntad es que no se pierda ninguno, pero por Su conocimiento anticipado, Él sabía quién sería salvo y quién perecería. Entonces, mientras faltara un solo nombre por ser declarado en la Tierra, Cristo tendría que quedarse allí como Intercesor para redimir a ese individuo; pero tan pronto como ese último nombre haya sido echado al cloro, entonces los días de intercesión terminan. “El que es sucio, ensúciese todavía; y el que es santo, sea santificado todavía”. Entonces Él deja el santuario, y ese lugar se convierte en tribunal de juicio. ¡Ay de todos aquellos que están fuera de Cristo en ese tiempo!

 

UNA IGLESIA DESPIERTA EN LA CUARTA VIGILIA

Dr. William Soto Santiago

Martes, 3 de julio de 2001

Chicago Illinois, Estados Unidos

Y ahora, en la Edad de la Piedra Angular es donde se vive el tiempo de la mañana, en donde sale el Sol de Justicia, y en donde Cristo estaría cumpliendo Sus promesas a Su Iglesia.

La Edad de la Piedra Angular no es una edad correspondiente a las siete edades de la Iglesia, no es una edad correspondiente a las siete etapas de la Iglesia durante el tiempo de la noche, sino que la Edad de la Piedra Angular es una edad correspondiente a la mañana de un nuevo día dispensacional y a la mañana de un nuevo día milenial.

Por eso el llamado es a despertar: despertar cada persona como individuo, despertar cada creyente como individuo, y despertar el Cuerpo Místico de Cristo como Iglesia del Señor Jesucristo.

Cuando la Iglesia como Cuerpo Místico de creyentes ha venido pasando por sus diferentes etapas pasadas: ha estado pasando por etapas correspondientes a la noche y ha tenido un guarda, un mensajero vigilando por la Venida del Señor; y ha mantenido al pueblo despierto, para que no se duerma espiritualmente, sino que estén despiertos espiritualmente, y tengan la Luz de Cristo en sus vidas.

Y ahora, para el Día Postrero el Guarda (recuerden que siempre es el Espíritu Santo en un hombre), el Guarda será el Ángel del Señor Jesucristo, y estará proclamando que la mañana ha venido, que estamos en un tiempo en donde está rayando el alba del séptimo milenio y el alba del día de la Dispensación del Reino; está rayando el alba, la mañana de un nuevo día dispensacional y de un nuevo día milenial.

Por lo tanto, nadie se duerme en la mañana. Recuerden que algunas personas, cuando suena el despertador en la mañana quieren agarrar un segundo sueño, y ese sueño es el más pegajoso de todos. No dejen ustedes que los agarre esa clase de sueño, porque estamos en el tiempo en que el despertador de Dios, el Guarda de Dios para el Día Postrero, el Ángel del Señor Jesucristo, está anunciando con un Mensaje de alarma, como la alarma del reloj, que está rayando el alba, que la mañana, el día está surgiendo, un nuevo día milenial y un nuevo día dispensacional.

Por lo tanto, nadie se vaya a dormir en este tiempo final: manténgase como individuo bien despierto; y la Iglesia del Señor Jesucristo en esta edad: manténgase bien despierta, porque hemos llegado al tiempo donde el alba está naciendo. “A los que temen mi nombre nacerá el Sol de Justicia, y en Sus Alas traerá salvación”.

Estamos en el tiempo en que el Sol de Justicia está saliendo, está surgiendo; por eso la Luz que se ve para este tiempo final es la Luz que sale por el este; es la Luz, el Mensaje que estará saliendo por el este, por el pueblo hebreo; es la Luz para el pueblo hebreo. Pero antes de la Luz, el Sol, ir al este, primero está en el oeste. Esta misma Luz que vemos es la misma Luz que resplandecerá en medio del pueblo hebreo.

(…) Y por eso el Ángel correspondiente a la Iglesia de Jesucristo, de la Edad de la Piedra Angular, es el Ángel que está en el Sol. Los otros ángeles estaban en la luna, porque la Iglesia estaba representada en la luna en diferentes edades; pero ahora la Iglesia está vestida del Sol, por lo tanto el Ángel está (¿dónde?) parado en el Sol, predicando la Palabra del Señor.

Eso le corresponde al Ángel de la Edad de la Piedra Angular, el Ángel del Señor Jesucristo, para mostrarnos dónde nos encontramos en este tiempo final: nos encontramos en la Edad de la Piedra Angular despiertos, recibiendo la Luz de Cristo, recibiendo Su revelación.

“… levántate de los muertos”1.

Y ahora, las edades ya murieron, por lo tanto: ¡Levántate de en medio de cualquier edad o grupo de edades pasadas!, ¡levántate y te alumbrará Cristo! ¿Dónde te alumbrará? En la Edad de la Piedra Angular, porque ya en las otras edades ya no alumbra, porque ya la luz de cada edad, que fue la Luz de Cristo a través del mensajero de cada edad, ya se apagó.

Pero ahora el Sol de Justicia saldría en la Edad de la Piedra Angular, para resplandecer y alumbrarnos el alma y el entendimiento, y saber dónde estamos en el Programa de Dios, y comprender todo el Programa de Dios correspondiente a este tiempo final.

Y esa revelación viene en forma progresiva, por lo tanto, el conocimiento viene para cada uno de nosotros en forma progresiva también. Vamos cada día obteniendo más y más conocimiento del Programa de Dios, a medida que la Iglesia de Jesucristo va recibiendo más y más Luz, más y más revelación de parte de Cristo, a través de la Palabra revelada para este tiempo final, para la Edad de la Piedra Angular.

Impreso en Puerto Rico

1 Efesios 5:14