Domingo, 15 de agosto de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #125 – DOMINGO, 15 DE AGOSTO DE 2021

TEMA:    EL MISTERIO DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

Y EL DESTINO DE NORTEAMÉRICA EN EL DÍA POSTRERO

Dr. William Soto Santiago

Miércoles, 15 de abril de 1998

(Segunda actividad)

Dallas, Texas, Estados Unidos

Escritura base:    San Mateo 24:30-39

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Séptimo Sello – Pág. 482

195. Entonces encontramos que nos ha sido abierto el Sexto Sello, y lo vemos. Sabemos que el Séptimo Sello no puede ser abierto al público hasta que llegue esa hora. Ahora, hubo alguna razón por la cual Dios permitió la declaración de estos Siete Truenos, porque tiene que venir. Hallamos que Cristo, el Cordero, tomó el Libro en Su mano y abrió el Séptimo Sello, pero es un misterio escondido, nadie lo conoce; y eso cuadra exactamente con lo que Él dijo, que nadie conocería cuándo sería Su Venida. Tampoco conocerían nada acerca de este misterio de los Siete Truenos. Entonces esas dos cosas están unidas, de eso ya tenemos conocimiento, porque lo demás nos ha sido abierto, pero esto no. Pero sentado allá en el cuarto, vi esto abrirse y mostrar estos Siete Truenos. Ahora no más hasta allí podemos llegar.

196. Confío que cada uno sirva a Dios y hagan lo que es correcto; ámenle toda su vida y sírvanle, y Dios se encargará de lo demás.

197. Ahora, en la Obra completa tenemos, por la gracia de Dios, todos los misterios de los seis Sellos que habían sido sellados, y sabemos y entendemos que el Séptimo Sello no será dado a conocer al público.

198. En la hora de Su Venida, cuando acontecerá la destrucción de la Tierra, ustedes saben, cuando le hicieron la pregunta en cuanto a cuándo sería la señal de Su Venida y del fin del mundo, en Mateo 24. Él les contestó eso y les habló de Israel estando de nuevo en su país, en el versículo 31; pero luego se fue a las parábolas:

De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama se enternece, y las hojas brotan, sabéis que el verano está cerca.

Así también vosotros, cuando viereis todas estas cosas, sabed que está cercano, a las puertas.

Mateo 24:32-33

199. Está hablando de Israel en su propia patria. Pero, ¿notaron que Él no habla nada de la revelación de este Séptimo Sello; y también acá en Apocalipsis, en la apertura de los Sellos, también lo omitió? Vemos, pues, que es un misterio por completo, y la hora todavía no ha llegado para que se diera a conocer este misterio. Hemos llegado hasta aquí, y lo demás nos será dado allí: en el tiempo cuando aparezca Jesús nuevamente sobre la Tierra para llevar a Su Novia, o lo que llegue a suceder en ese tiempo.

 

PREPARÁNDONOS PARA SER ADOPTADOS

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 19 de enero de 1997 P.M.

Cayey, Puerto Rico

Y ahora, en el cielo, en el 1963, fue mostrada la señal de la Venida del Hijo del Hombre. La señal del Hijo del Hombre fue vista en el cielo para el cumplimiento de la Venida del Hijo del Hombre en la Tierra, para el cumplimiento de la Venida del Ángel del Pacto, de la Venida de ese Ángel que era muy diferente a los demás.

Los demás ángeles, vean ustedes, ya habían tenido su ministerio, y el último de los siete ángeles de las siete edades ya le faltaban solamente 2 años con unos 10 meses para terminar su ministerio. Y allí estaba, en el cielo, el precursor de la Segunda Venida de Cristo; y él muestra que allí, en esa constelación de ángeles, estaba un Ángel muy diferente a los demás, del cual dice en la página 469 del libro de Los Sellos en español, dice: “Este Ángel, que era muy diferente a los demás, era el que tenía el Séptimo Sello”. Y el Séptimo Sello es la Segunda Venida de Cristo.

O sea que cuando ese Ángel estuviera en la Tierra manifestado en carne humana, estaría el Séptimo Sello siendo manifestado en la Tierra; o sea, la Venida del Ángel del Pacto estaría siendo manifestada en la Tierra en carne humana en el Ángel del Señor Jesucristo.

Desde el 1963 en adelante, encontramos que fue el tiempo paralelo al nacimiento del Señor Jesucristo en la Tierra dos mil años atrás.

 

PALABRAS DE SALUDO

Dr. William Soto Santiago

Martes, 2 de septiembre de 1997

Pajapita, San Marcos, Guatemala

El precursor de la Segunda Venida de Cristo, en una ocasión dijo: “Si Norteamérica hubiera reconocido y hubiera recibido a Cristo (pues en la manifestación de Cristo a través de Su ángel mensajero séptimo, de la séptima edad de la Iglesia gentil, en la Obra que estaba llevando a cabo; dice), ya el Milenio estaría sobre la Tierra”1.

¿Y qué le hubiera tocado a Norteamérica? Pues la posición más importante juntamente con la del pueblo hebreo. Pero vean ustedes, dejaron pasar esa bendición.

Y luego el mismo precursor de la Segunda Venida de Cristo dice: “El Espíritu de Dios ha huido, se ha ido de Norteamérica (de esta nación)”2. Y aún dijo más: “Yo ya ni oro por Norteamérica. Yo no oro ya por Norteamérica…”3.

Y ahora, eso sí es una cosa triste para una nación: que el mensajero que Dios levanta en esa nación, para la edad correspondiente a esa nación, ya ni puede orar por esa nación. ¿Por qué? Porque sabe que ya Dios no lo escuchará, porque ya se le pasó el tiempo a esa nación. Y a la Iglesia, en esa edad, ya se le pasó el tiempo; ya tiene que esperar otra edad y —por consiguiente— otro territorio donde esté manifestado el Espíritu de Cristo llevando a cabo la Obra para otra etapa.

 

EL FIN DEL REINO GENTIL

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 16 de diciembre de 1990

Bogotá, Colombia

Ahora, hemos visto cómo el reino de los gentiles se ha movido de Babilonia; y de Babilonia a los medas y los persas, a Persia; y de los persas y los medos, a Grecia; y de Grecia a Roma. Y Roma, en el tiempo del Señor Jesucristo llevó a cabo la parte correspondiente de ese reino.

Y en este tiempo final el imperio romano nuevamente es restaurado en el reino de los gentiles, y gobernará por tres años y medio bajo la dirección del anticristo, en el cual el diablo estará encarnado.

Ahora, las plagas, los juicios divinos, van a caer sobre el reino de la bestia y de la imagen de la bestia, y de los diez reyes que se unirán a la bestia; y luego el Reino del Señor Jesucristo, al finalizar la gran tribulación, comenzará en esta Tierra.

Ahora, las siete etapas o edades de la Iglesia gentil, también —que fue la Obra del Señor Jesucristo entre los gentiles— tuvo un recorrido: comenzó la primera edad en Asia Menor con San Pablo, era el Señor Jesucristo en San Pablo; y luego, de la primera edad pasó a la segunda edad en Europa; y luego la tercera edad en Europa también; la cuarta edad en Europa; la quinta edad y la sexta edad en Europa; manifestándose el Señor Jesucristo en cada uno de Sus mensajeros de cada edad.

Y luego de eso, el Señor Jesucristo pasó a Norteamérica en el séptimo mensajero, nuestro amigo y hermano William Marrion Branham, en el cual llevó a cabo la Obra correspondiente a la séptima edad y a la etapa de precursar la Segunda Venida del Señor; y todo esto en Norteamérica, en donde se llevó a cabo esa Obra Divina.

Y luego ¿qué aconteció? Concluyeron esas etapas, esas edades del Reino de Dios entre los gentiles, terminaron las siete etapas de la Iglesia gentil. Y encontramos que cuando terminaba una etapa, una edad, Dios llamaba al mensajero y los escogidos de esa edad, y luego enviaba una plaga sobre los incrédulos, sobre los que habían rechazado el Mensaje.

Pero cuando ha terminado la séptima edad de la Iglesia gentil, no ha caído ninguna plaga literalmente sobre Norteamérica todavía; aunque cayó: ha caído una plaga espiritual; pero la literal todavía no ha caído. Esa plaga literal, ese juicio literal, caerá, y ahí se entrelazará con el juicio o plagas sobre el reino de los gentiles.

En ese momento todas las naciones sobre o por donde pasaron las siete etapas o edades de la Iglesia gentil, y también por donde pasó el imperio de los gentiles, y donde estará al final el imperio de los gentiles, son naciones que están bajo sentencia divina, para el juicio divino de las plagas apocalípticas caer sobre ellos.

Por eso encontramos que fue dicho que Inglaterra será destruido, se hundirá bajo el agua, y Norteamérica explotará. Norteamérica también tendrá un terremoto que Los Ángeles, California, desaparecerán bajo el agua; y tendrán maremotos tan grandes que se meterán bien adentro, en Arizona; y una décima parte de Norteamérica va a desaparecer bajo el agua: será destruida por el terremoto y los maremotos, una décima parte.

Ahora, ¿sabe lo que significa una décima parte de Norteamérica? De cincuenta y algo de estados, una décima parte sería el equivalente a cinco estados o un poquito más; y eso es con el juicio nada más del terremoto; porque también está dicho que se escuchó una explosión, y cuando el séptimo mensajero miró, lo que vio fue cráteres y humo en Norteamérica, y una destrucción sobre Norteamérica4.

Esto habla también de radioactividad, bombas y todas estas cosas, las cuales están señaladas para Norteamérica, que tuvo la séptima edad de la Iglesia gentil y rechazó la bendición divina. Por lo tanto, no queda bendición divina para Norteamérica. Rechazó la bendición de la séptima etapa, de la Edad de Laodicea, y rechazó también la etapa que precursó la Segunda Venida del Señor a través de Su ángel mensajero William Marrion Branham para Norteamérica.

Impreso en Puerto Rico

1 62-0628 “Uno más grande que Salomón está aquí”, párr. 61 / 62-0612 “He aquí, uno más grande que Salomón está aquí”, párr. 54 / 60-1127E “La Reina del Sur”, párr. 48

2 57-1211 “Señor, quisiéramos ver a Jesús”, párr. 94

3 SPN65-0718M “Tratando de hacer un servicio a Dios sin ser la voluntad de Dios”, pág. 25, párr. 136

4 Las Edades “La Edad de Laodicea”, pág. 361, párr. 14