Domingo, 14 de noviembre de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #151

DOMINGO, 14 DE NOVIEMBRE DE 2021

TEMA:    UNA CONCEPCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 20 de diciembre de 1998

(Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

Escritura base:    San Lucas 1:26-38

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 33

La creencia de María

Phoenix, Arizona, 3-11-60

Rev. William M. Branham

282 – “Y parado allí estaba un ángel: El poderoso Gabriel. Él es un mensajero a los judíos. Recuerden, Gabriel anunció la Primera Venida de Cristo, el Ángel Gabriel anunciará la Segunda Venida de Cristo. La Biblia lo dijo así”.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

La Brecha – Pág. 57

Rev. William M. Branham

16. Este Libro sellado con siete sellos es revelado en el tiempo de los siete truenos de Apocalipsis 10. Demos lectura allí también para tener un mejor entendimiento antes de entrar más profundamente. Ahora, esto ya es el tiempo del fin porque dice así:

Y vi otro ángel fuerte descender del cielo, cercado de una nube, y el arco celeste sobre su cabeza…

17. Ahora, si usted se fija bien, notará que esta persona es Cristo, porque aun en el Antiguo Testamento Él fue llamado el Ángel del Pacto; y Él ahora viene directamente a los judíos porque la Iglesia ha llegado a su fin. Bien, ahora continuando:

… y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego.

18. ¿Recuerdan el Ángel de Apocalipsis capítulo 1? Este es el mismo. Un ángel es un mensajero, y él es un mensajero a Israel. ¿Ve usted? La Iglesia está a punto de ser raptada, Él viene por Su Iglesia.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Séptimo Sello – Pág. 472

Rev. William M. Branham

164. Noten bien el Mensaje del tiempo del fin (este Sello)… Él nos ha revelado los seis Sellos, pero no dice nada del séptimo. El Sello del tiempo del fin, cuando empiece será algo completamente secreto, según la Biblia. Pero antes de conocer eso… Recuerden Apocalipsis 10:1-7: que al fin del Mensaje del séptimo ángel TODOS los misterios de Dios serían conocidos. Estamos en el tiempo del fin —la apertura del Séptimo Sello.

165. El domingo pasado, hace una semana hoy, cuando estaba predicando sobre: “Sed humildes, sed humildes, recuerden que Dios obra en cosas pequeñas”, en verdad no me daba cuenta de lo que estaba hablando, pero ahora lo veo bien. Será de una manera tan humilde. Uno pensaría que una cosa tan tremenda sería revelada allá en el Vaticano, pero más bien viene como vino Juan el Bautista, viene como el nacimiento de nuestro Señor, ¡allá en un establo! ¡GLORIA A DIOS! ¡La hora está a la mano! ¡Aquí estamos! ¡Oh, hermano!

166. ¿Lo pueden ver? ¡La verdad de la visión de Dios, los siete ángeles trayéndome del Occidente (venían del Occidente) hacia el Oriente, para este mensaje en esta noche! Ahora, la Voz de aquel trueno y la misión que fue traída, todo ha sido revelado y probado que era de Dios. Piénselo bien: Yo no conocía estos Sellos. Han sido revelados en esta semana. ¿Pensó alguien en los siete ángeles, y éste siendo el mensaje que habría de salir, y los ángeles trayéndome para eso? Recuerden, el séptimo Ángel fue el más notable para mí. Me parecía más importante que cualquiera de los demás. Yo vi que estaban parados así en forma de pirámide, y yo estaba parado acá así. Ahora, ¿se acuerdan de la visión cuando vi un grupo de pajaritos con sus plumas todas abatidas, y ellos volaron hacia el Oriente? Luego había otro grupo de pájaros más grandes y más bonitos, que parecían palomitas con sus alas tan finas, y ellas también volaron hacia el Oriente. Estaba pensando en esa visión. Allí está la primera etapa, la segunda etapa, y luego lo siguiente fueron ÁNGELES.

 

LA TROMPETA DEL SONIDO CIERTO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 11 de septiembre de 1994

Santiago de Chile, Chile

… El año exacto del nacimiento de Cristo, algunos dicen que fue en un año, otros dicen que fue en otro año; y aun el mes y el día en que nació Cristo, miren, algunos piensan que fue en diciembre, cuando realmente fue en primavera; porque en diciembre hay hielo, es tiempo de invierno allá en Israel, y lo que hay es nieve, y los pastores tienen sus ovejas en el aprisco y no en los campos; y hubo pastores con sus ovejas en el campo cuando nació nuestro Señor Jesucristo.

Y si sacamos la cuenta del tiempo en que le apareció el Arcángel Gabriel a Elisabet, y luego el mes en que le apareció a María: ustedes le suman, al mes que le apareció a María le suman nueve meses más, y le da el mes en que nació nuestro Señor Jesucristo. Y esos son meses del año religioso del pueblo hebreo; porque si lo sacan por el año político o por el año de gobierno, o año civil del pueblo hebreo, entonces cae en otra fecha; porque el pueblo hebreo tiene dos calendarios: el civil y el religioso, y ellos tienen una diferencia de unos cuantos meses el uno del otro.

Así que encontramos que era el año religioso del pueblo hebreo, el año en que le apareció el Arcángel Gabriel a Zacarías, y también el mes que le apareció a María el Arcángel Gabriel.

Pero miren, con todo y estar ahí en la Escritura, todavía los teólogos no se ponen de acuerdo para decirle claramente al pueblo: “Miren, eso de que fue en el mes de diciembre no es cierto; sino que la fecha es una fecha en primavera. Y eso de que fue en diciembre ha sido colocado como una tradición para colocar el nacimiento de Cristo en el día del dios sol, para tratar así de cambiar el nombre del dios sol por el nombre de Jesús”.

Son tradiciones. Y Jesús dijo: “Ustedes invalidan la Palabra por vuestras tradiciones”1. Tuercen la verdad de la Palabra de Dios, sin importarle que el pueblo esté engañado creyendo una cosa sin ser verdad. Pero la Palabra, la Biblia, da testimonio de la verdad. “Señor, santifícalos en la verdad. Padre, Tu Palabra es la verdad”.

Así que el Espíritu Santo no puede venir para dar testimonio de cosas que están equivocadas, sino para dar testimonio de la verdad. Y la Palabra de Dios es la verdad.

(…) Siempre la verdad, cuando es descubierta, cuando la verdad sale a la luz, trae un sinnúmero de problemas a todos los que han estado engañados, a todos los que han estado creyendo otra cosa contraria a la verdad.

 

EL MISTERIO DE LA SANGRE DE CRISTO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 7 de septiembre de 1997

San Bartolomé Milpas Altas, Sacatepéquez, Guatemala

Allí estaba el velo de carne donde entraría Dios, el Espíritu de Dios, el Espíritu Santo en toda Su plenitud; y entró cuando Juan lo bautizó. Vean ustedes, pero estuvo por 29 años y medio aquí en la Tierra el velo de carne. Estaba allí, el misterio de la Primera Venida de Cristo estaba allí manifestado; muchos conocieron ese misterio. María lo conoció por muchos años antes de ser manifestado con la plenitud de Dios cuando Juan lo bautizó y desde que Juan lo bautizó en adelante; antes de eso ya María sabía quién era el Cristo, quién era el Mesías. Ya María sabía, conocía, la Primera Venida de Cristo; y sabía que en cierta etapa de la vida de Jesús, la plenitud de Dios vendría sobre Él, el Angel del Pacto vendría en toda Su plenitud en ese velo de carne, y cumpliría plenamente la Primera Venida de Cristo como Cordero de Dios, y quitaría el pecado del mundo. Pero vean, tendría que tener también un ministerio de tres años y medio.

Así que vean, María pudo ver toda la trayectoria desde que el Arcángel Gabriel le habló esas palabras a la virgen María. Pudo ver que por medio de ella vendría el niño, la persona, que se sentaría en el Trono de David.

Pero vean, todas estas cosas tienen diferentes etapas, hasta que llegue el momento de cumplirse cada una de esas promesas.

Vean, María no pudo ver estando viva el cumplimiento de Cristo sentándose en el Trono de David; pero ella tuvo la promesa de que Él se sentaría en el Trono de David. Esa promesa ella la verá cumplida en el glorioso Reino Milenial. Ha tenido que esperar, ha estado esperando por dos mil años para ver a Jesús sentado en el Trono de David; pero lo verá, lo verá en el séptimo milenio sentado en el Trono de David.

Ahora, vean ustedes que cada cosa prometida por Dios, cada promesa, tiene un tiempo para ser cumplida.

 

EL HIJO DE DAVID EN SU OBRA DE RECLAMO

EN EL DÍA POSTRERO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 23 de marzo de 1997

(Segunda actividad)

San José de los Campos, Brasil

Siempre el Embajador de Dios es el mensajero que Dios envía para cada edad o para cada dispensación.

Ahora podemos ver lo que significa esto en el Programa Divino para el Día Postrero. Cuando Jesucristo dice: “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias”, los Arcángeles Gabriel y Miguel con Sus Ejércitos están pendientes a todo lo que está sucediendo aquí en la Tierra, y están protegiendo al Ángel del Señor Jesucristo y a todos los que lo han recibido. ¡Son más lo que están con nosotros que los que están en contra!

Bueno, como que surgió un segundo mensaje; pero creo que esto nos ayuda para tener seguridad en Dios y Su Programa. A mí también me ayuda mucho. Yo sé que los Arcángeles Gabriel y Miguel, con Sus Ejércitos, están protegiéndonos a nosotros; así como mandó un ejército para proteger a Eliseo.

Bueno, también dice la Escritura que el Angel de Jehová acampa en derredor de los que le temen y los defiende2.

 

EL MINISTERIO PRIVADO DE JESUCRISTO

LUEGO DE SU RESURRECCIÓN

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 15 de abril de 2001

(Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

¿Y saben quién conocía el nombre que tenía que traer el Mesías? Si ustedes buscan lo que los profetas dijeron acerca del nombre del Mesías, encontrarán que Isaías dijo que se llamaría Su Nombre Emanuel, también que Su Nombre sería: Dios fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Pero ninguno dijo exactamente el nombre Jesús. Pero hubo uno que dijo el nombre que le tenían que poner al Mesías: y fue el Arcángel Gabriel.

De seguro, si él supo cuál era el nombre para la Primera Venida de Cristo, la Venida de la Piedra no cortada de manos en Su Primera Venida, pues tiene que saber cuál es el nombre para la Segunda Venida de la Piedra no cortada de manos.

Ese Ángel, así como para el Israel terrenal el Arcángel Gabriel es su Ángel protector – el Arcángel Miguel, el Ángel protector o Arcángel protector del pueblo hebreo; para el Israel celestial lo es el Arcángel Gabriel.

Y ahora, el Arcángel Gabriel es el Arcángel de las revelaciones divinas, el que tiene acceso al Libro de la Verdad; es el Arcángel que le apareció al profeta Daniel y le dio la revelación de las cosas que sucederían al pueblo hebreo; es el Arcángel de más conocimiento de las cosas contenidas en el Libro de la Verdad. Le dijo al profeta Daniel que le iba a mostrar, a revelar, las cosas que estaban en el Libro de la Verdad; o sea que lo que le dijo a Daniel era conforme a lo que estaba escrito en el Libro de la Verdad.

Ahora, ese es el Arcángel que se encarga de las revelaciones divinas para la Iglesia del Señor Jesucristo, ese es el Arcángel enviado para obrar en medio de la Iglesia de Jesucristo de etapa en etapa, el que le dio la revelación al profeta Daniel, y el que tiene el conocimiento exacto de todo el Programa Divino que sería llevado a cabo.

Ahora, ese Arcángel estará en favor de la Iglesia del Señor Jesucristo. Ese Arcángel, así como vino a la virgen María, siendo que la virgen María representa a la Iglesia de Jesucristo, es el Arcángel que viene a la Iglesia del Señor Jesucristo, es el que viene con la Voz de Arcángel.

(…) Ahora, podemos ver que esto es un misterio muy grande, que todavía no está abierto, hasta el momento —el misterio de estos dos Arcángeles—; pero algún día hemos de conocer claramente estos misterios de estos Arcángeles. Y ya sea que los lleguemos a conocer estando en estos cuerpos mortales…, o en el nuevo cuerpo, que es donde mejor podremos entender el misterio del Arcángel Gabriel y del Arcángel Miguel.

Pero recordemos que estos Arcángeles siempre han estado trabajando en el Programa Divino: estuvieron con el pueblo hebreo, y es el Arcángel del cual dice el Arcángel Gabriel… Vean, el Arcángel Gabriel habla (y habla bien) del Arcángel Miguel.

(…) Estos Arcángeles están siempre en pie de lucha, y están siempre luchando en favor de todo el Programa de Dios.

Así que no es de extrañar que estaban presentes en todo el tiempo del ministerio de nuestro amado Señor Jesucristo. Si cuando Cristo estuvo ayunando y terminó Su ayunó, dice que fue tentado por el diablo; y cuando terminó esa etapa de tentación el diablo se fue, y entonces vinieron ángeles y le servían. Y los ángeles están bajo el mando de los Arcángeles Gabriel y Miguel.

Por lo tanto, esos Arcángeles siempre han estado trabajando en todo el Programa Divino, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento; están trabajando en favor de la Iglesia del Señor Jesucristo en el Nuevo Testamento, y también estarán trabajando en favor del pueblo hebreo.

Y para la resurrección, ellos también estarán trabajando en todo el Programa correspondiente a la resurrección de los santos de Dios. Y para el llamado de los 144.000 hebreos.

Impreso en Puerto Rico

1 San Mateo 15:6, San Marcos 7:13

2 Salmos 34:7