Domingo, 1 de agosto de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #121

DOMINGO, 1 DE AGOSTO DE 2021

TEMA: LA VENIDA DEL REINO:

EL TIEMPO Y EL TERRITORIO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 1 de marzo de 1998

(Tercera actividad)

Santa Cruz de la Sierra, Santa Cruz, Bolivia

Escrituras base:    San Mateo 16:27-28    /    San Mateo 17:1-9

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 136

Preguntas y respuestas Núm. 1

Jeffersonville, Ind., 23-8-64

Rev. William M. Branham

1208 – “[Pregunta 253]: ‘¿La Novia antes de que venga Jesús, tendrá ella todo poder del Espíritu Santo para hacer milagros, levantar muertos, y así sucesivamente como en la lluvia tardía–o es esta lluvia tardía para los 144.000 judíos? ¿Tendrán todos los ministros esto, o sólo estamos esperando la venida?’. / [Respuesta] Ahora, lluvia tardía, 144.000 judíos, no; eso es cuando Elías y Moisés… Allí es donde los milagros tienen lugar. Las cosas que la gente ha estado buscando, los pentecostales, por milagros, allí es donde eso tendrá lugar, bajo ellos. Vean, esos son Elías y Moisés. Ellos hieren la tierra con maldiciones cuantas veces quieran; ellos cierran los cielos para que no llueva en los días de su profecía. Y Dios se parará y peleará por ellos como lo hizo, y Él los sacará con mano poderosa así exactamente como Él lo hizo en Egipto, ¿ven?, fuera de estos ‘ismos’, del mundo. Y Él hará eso, pero eso no es… Nosotros sólo esperamos la venida del Señor. Sólo esperen; mantengan sus lámparas preparadas, llenas todas completamente de aceite. Oren cada hora, no cada día, cada hora. Manténganse listos; estén listos, sean dulces, y vigilando”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 22

¿Irá la Iglesia por la gran tribulación?

Chicago, Ill., 1-9-58

Rev. William M. Branham

183 – “El hijo del hombre está ahora siendo revelado desde el Cielo. ‘¿Vendrá después de un tiempo, hermano Branham?’. Es ahora. Y yo deseo no hacer esto tan personal en esta reunión, espero que su espíritu dentro de usted, que es dado por Dios, pueda leer lo que estoy hablando. El Hijo del Hombre ya ha venido de Su gloria y se está revelando a Sí mismo por los cuantos años pasados a Su Iglesia en Su misericordia; enseñándoles Su gran presencia, haciendo las mismas cosas que Él hizo cuando Él estuvo aquí en la Tierra, revelándose a Sí mismo como Él lo hizo a Abraham antes de la destrucción. Él ha venido ahora en misericordia revelándose a Sí mismo a la Iglesia; se han reído y lo han escarnecido. La siguiente vez que Él se revele a Sí mismo, será en el juicio al mundo y las naciones que se olvidaron de Dios y pecaron su manera de gracia… Su Día de Gracia, más bien”.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Primer Sello – Pág. 128

Rev. William M. Branham

119. Ahora, en este caso, como nos dice la Biblia, cuando Jesús se da a conocer a los 144.000, el pequeño Benjamín de hoy, las reliquias de los judíos; cuando se dé a conocer le preguntarán: “¿Dónde obtuviste esas heridas? ¿Por qué están en tus manos?”. Él entonces responderá humildemente: “Las recibí en la casa de mis amigos”.

120. Entonces se darán cuenta que han asesinado al Mesías. Pero ¿qué dirá Él? Lo mismo que dijo José: “Lo hicisteis para preservar vida. No os entristezcáis por esto”. Porque los gentiles no hubieran podido entrar si los judíos no hubieran hecho eso. Entonces Él salvó la vida de la Iglesia por lo que ellos hicieron. Por eso es que ahora no lo pueden entender; todavía no es la hora. Igualmente como nosotros no podíamos entender todas estas cosas hasta que llegara la hora apropiada.

121. Ahora, los Siete Truenos de Apocalipsis permitirán que Él muestre a la Novia cómo prepararse para obtener esa gran fe de traslación.

 

LIBRO DE LAS EDADES

La Edad de Pérgamo – Pág. 230

Rev. William M. Branham

195. También dice aquí que Él va a dar al vencedor una piedrecita blanca y en (no sobre) la piedra un nombre nuevo, el cual solamente el dueño conoce. Ahora, la idea de un nombre nuevo es una idea bien conocida. Abram fue cambiado a Abraham, Sarai a Sara, Jacob a Israel, Simón a Pedro, y Saulo a Pablo. Estos nombres trajeron un cambio o fueron dados por causa de un cambio. Fue solamente después que los nombres de Abram y Sarai fueron cambiados por el Señor, que llegaron a estar listos para recibir al hijo prometido. En el caso de Jacob, él tenía que vencer, y después fue llamado príncipe. En el caso de Simón y de Saulo, su cambio vino cuando ellos recibieron al Señor. Y hoy día, cada uno de nosotros, los verdaderos creyentes, hemos tenido un cambio de nombre. Somos cristianos. Es un nombre que es común entre nosotros. Pero algún día tendremos otro cambio; ciertamente recibiremos un nombre nuevo. Muy bien puede ser que ese nombre sea nuestro nombre original y verdadero, escrito en el Libro de la Vida del Cordero desde la fundación del mundo. Él conoce nuestro nombre, pero nosotros no. Algún día, según Su buena voluntad, nosotros también lo conoceremos.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Séptimo Sello – Pág. 472

Rev. William M. Branham

165. El domingo pasado, hace una semana hoy, cuando estaba predicando sobre: “Sed humildes, sed humildes, recuerden que Dios obra en cosas pequeñas”, en verdad no me daba cuenta de lo que estaba hablando, pero ahora lo veo bien. Será de una manera tan humilde. Uno pensaría que una cosa tan tremenda sería revelada allá en el Vaticano, pero mas bien viene como vino Juan el Bautista; viene como el nacimiento de nuestro Señor, ¡allá en un establo! ¡GLORIA A DIOS! ¡La hora está a la mano! ¡Aquí estamos! ¡Oh hermano!

 

LOS SECRETOS DEL SÉPTIMO SELLO

QUE SERÁN REVELADOS

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 7 de junio de 1998

(Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

Y ahí, para ese tiempo, cuando tengamos el nuevo cuerpo, el poder de Dios en toda su plenitud estará manifestado. Y todos siendo iguales a Jesucristo, adoptados, con cuerpos eternos y espíritus teofánicos eternos, no habrá nada que no pueda ser realizado en el Programa de Dios. Y lo que no ha podido suceder en dos mil años estará sucediendo en un corto tiempo, bajo la manifestación plena de Dios, del Ángel del Pacto en y con Su Iglesia en el Día Postrero.

Ahora, hay cosas que no han sido reveladas todavía con relación a las cosas que estarán sucediendo en ese tiempo; pero para ese tiempo se estará dando testimonio tanto a las vírgenes fatuas y también al mundo entero, y también el pueblo hebreo estará escuchando la Voz de Dios. Para ese tiempo en que ya estaremos transformados, ya Cristo habrá salido del Trono de Intercesión en el Cielo; no habrá Sangre allí en el Trono de Intercesión, por lo tanto el juicio divino luego vendrá sobre la raza humana.

Ahora podemos ver que ahí hay cosas que todavía no están reveladas, porque hay que dejar que llegue ese momento; pero tenemos las profecías que hablan de las cosas que van a estar sucediendo en ese tiempo, y se tienen que materializar todas esas profecías. Y si en el tipo y figura, en el Antiguo Testamento, se cumplieron, entonces se tienen que cumplir en el Día Postrero, se tienen que materializar.

Impreso en Puerto Rico