Viernes, 18 de diciembre de 2020

ESTUDIO BÍBLICO #56 – VIERNES, 18 DE DICIEMBRE DE 2020

TEMA: ENSANCHA EL SITIO DE TU CABAÑA

Y NO SEAS ESCASA

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 27 de junio de 1999

Cartagena, Bolívar, Colombia

Escritura base: Isaías 54:1-5

TIEMPO DE ACOPLAMIENTO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 15 de diciembre de 1991

Santafé de Bogotá, Colombia

Esperamos que la América Latina y el Caribe se acople al Programa Divino, porque es el tiempo de acoplamiento; y se acople al Programa Divino que Dios tiene con los escogidos, con Sus hijos. Que no se vaya a acoplar al programa de la bestia y de la imagen de la bestia, y de esos diez reyes que le darán su poder a la bestia, sino que se acoplen al Programa Divino que Dios tiene con Sus escogidos, con Sus hijos, para pasarlos al glorioso Reino Milenial con cuerpos eternos.

Yo espero que en alguna ocasión Dios me dé un mensaje más claro para toda la América Latina y el Caribe; ya no solamente para los escogidos, sino para el resto de la gente, tanto políticos, gobernantes, como el resto de los latinoamericanos y caribeños; porque hay una oportunidad grande para alcanzar misericordia delante de Dios; no solamente para los escogidos, sino para todos los latinoamericanos y caribeños.

 

LA HERENCIA

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 12 de agosto de 1990

Cúcuta, Colombia

Estamos ya para regresar a la Casa de nuestro Padre celestial, estamos ya para recibir en toda su plenitud nuestra herencia, todo lo que nos pertenece a nosotros, que por tantos miles de años ha estado fuera de las manos de los hijos de Dios

Ahora, el ministerio del fin del tiempo en esa etapa en donde vendrán los juicios divinos, se ve claramente que es un ministerio con la Herencia, con el Título de Propiedad y la Herencia, y utilizando bien esa herencia, y ordenándole a esa herencia hacer lo que conviene en el Reino de Dios; porque con esos juicios divinos que han de caer durante la gran tribulación, esos volcanes explotando, esos maremotos y terremotos y todas esas cosas, la Tierra se va a ir renovando y se va a preparar para el glorioso Reino Milenial.

 

DATE PRISA PORQUE RAYA EL ALBA

Dr. William Soto Santiago

Martes, 18 de abril de 2001

Houston, Texas, Estados Unidos

¿Habrá para este tiempo final algún territorio o territorios que escaparán de los juicios divinos? Esperamos que la América Latina y el Caribe escape de los juicios divinos; aunque sus costas sean afectadas, pero que sean lugar de refugio para las vírgenes insensatas. No para nosotros, ¿por qué? Porque nosotros nos vamos a ir de aquí. Pero para el grupo de las vírgenes insensatas, aunque van a ser perseguidas y van a ser matadas por la bestia, por el anticristo, pero que haya lugar donde puedan huir muchas personas.

Ahora, deseamos que los latinoamericanos y caribeños (en su mayoría) puedan entrar al Reino Milenial de Cristo; y más aún, nos gustaría que todas las vírgenes insensatas latinoamericanas y caribeñas pudieran entrar al Reino Milenial, que no murieran, ese sería nuestro deseo; y que el Reino Milenial fuera lleno de latinoamericanos y caribeños.

 

LA TRAYECTORIA DE LA DIVINIDAD

HASTA NUESTRO TIEMPO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 14 de octubre de 1990

Cayey, Puerto Rico

En la América Latina se están cumpliendo las promesas de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles, llamando y juntando a todos los escogidos.

No es una obra humana, sino la Obra de la Divinidad en nuestro tiempo, como Él prometió; y pronto los cuerpos en Cristo, de las edades pasadas, han de resucitar y han de aparecer en medio de los escogidos de este tiempo final; y nosotros al ver a los escogidos resucitados, seremos nosotros transformados, y estaremos en cuerpos eternos. Y todos unidos, todos juntos, tendremos una temporada de 30 a 40 días, en la cual acontecerán cosas grandes y maravillosas con los hijos de Dios adoptados como hijos de Dios, con todos sus derechos y con todo el poder conferido por Dios, restaurado, a los hijos de Dios.

¿Sabe lo que eso significa? Eso significa que cada hijo de Dios estará nuevamente como estuvo Adán en el Huerto del Edén, y como estuvo el Señor Jesucristo aquí en la Tierra en los días de Su visita terrenal. Así que será una temporada maravillosa; será una temporada en donde ya estaremos adoptados; será una temporada en donde esa manifestación gloriosa de los hijos de Dios será una realidad.

Así que en este tiempo estamos siendo preparados. La Obra de la Divinidad es una Obra para preparar a cada uno de los hijos de Dios para la adopción y transformación de cada hijo de Dios, de cada escogido, de cada uno de Sus hijos que tienen sus nombres escritos en el Libro de la vida del Cordero. La Divinidad en este tiempo está preparándonos a todos nosotros para recibir la transformación de nuestros cuerpos.

 

LA VISIÓN DE LA GRAN CARPA CATEDRAL – VOL. I

Pág. 505

PALABRAS DE SALUDO A LAS DAMAS

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 25 de octubre de 2008

Asunción, Paraguay

Yo también estoy brazo a brazo con Puerto Rico, juntamente con el misionero Miguel Bermúdez Marín en ese gran proyecto. Es un proyecto basado en la Palabra.

Así como Moisés construyó un tabernáculo y Salomón construyó un templo; y también el reverendo William Branham vio la culminación de la Iglesia, la parte culminante, en una Carpa Catedral; trabajamos para que venga a existencia eso que fue visto por el reverendo William Branham.

Para que se haga realidad, Dios tiene que usar personas para esa labor. Él ha estado usando a Su Iglesia con Sus ministros a través de todos estos dos mil años; y en este tiempo tiene ministros y tiene escogidos en Su Iglesia, para Él llevar a cabo las labores correspondientes; o sea, para dejarse usar por Dios, para que se hagan una realidad todas las promesas correspondientes a este tiempo final en la etapa de la Edad de la Piedra Angular, en este entrelace dispensacional.

Es un privilegio trabajar brazo a brazo con Dios, como socios de Dios, porque eso es lo que somos: socios de Dios; por eso en las parábolas de las minas y también de los talentos, Él dio talentos (y en la otra, dio minas), y todo eso es dinero para trabajar en el proyecto que Dios tenía; y cada uno trabajó: unos multiplicaron lo que Dios les había dado, lo que el Padre de Familia les había dado, y otro (uno de ellos) no lo hizo, y perdió la bendición de Dios, y lo que tenía le fue quitado y le fue dado al que tenía más.

Y a los que trabajaron y multiplicaron lo que les había sido dado, no les fue quitado; cuando les piden cuenta y cada uno rinde cuentas a Dios, le fue dejado todo a esas personas. Ahí se descubre que todo lo que trabajaron era para ellos mismos.

Así es como trabajamos en la Obra con los talentos que Dios nos da; y luego, en el juicio de repartición de los galardones… porque “Él viene y Su galardón viene con Él para recompensar a cada uno según sea (¿qué?) su obra”1.

Y yo espero que los recompensados con las bendiciones más grandes sean los de nuestro tiempo. Tenemos el conocimiento de todo lo correspondiente a cada edad, más el conocimiento nuestro, de nuestro tiempo, que no tuvieron en otras edades. Por lo tanto, tenemos muchas más ventajas que los de otras edades, y por consiguiente podemos trabajar más ampliamente en la Obra del Señor. Y yo espero que el grupo de nuestra edad sea el de las recompensas más grandes, y el que esté al lado del Señor, el más cercano al Señor en Su Reino Milenial.

 

EL AMOR DIVINO MANIFESTADO

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 11 de octubre de 1992

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

Ahora, la bendición, como siempre yo he dicho, nunca se pierde una bendición; y el talento lo dan al que tiene más.

Al que tenía cinco o diez, porque había ganado…, cinco le fueron dados y cinco ganó, así que tenía diez; y luego le fue dado uno más, por lo tanto tenía once; y al poquito tiempo ya lo iba a multiplicar; y cuando volvieran a pedirle cuenta, ya eso tendría veintidós o tendría mucho más.

Porque al que tiene, le será dado más2; al que trabaja, le será dado más: más bendición de Dios, más talentos de Dios, para que trabaje, porque es fiel en el Reino de Dios; y a los vagos les es quitado lo que tienen, y son sacados del Programa de Dios, son sacados de la Obra de Dios.

Porque un vago es un estorbo en la Obra de Dios: en vez de animar a los que trabajan, lo que hacen es desanimarlos; pero un hombre trabajador en el Reino de Dios, llena de ánimo a los demás.

Impreso en Puerto Rico

1 Apocalipsis 22:12

2 San Mateo 25:29, San Marcos 4:25, San Lucas 19:26