Viernes, 11 de diciembre de 2020

ESTUDIO BÍBLICO #54 – VIERNES, 11 DE DICIEMBRE DE 2020

TEMA: METE TU HOZ Y SIEGA, PORQUE LA MIES ESTÁ MADURA

Dr. William Soto Santiago

Sábado, 26 de junio de 1999

(Segunda actividad)

Cartagena, Bolívar, Colombia

Escritura base: Apocalipsis 14:14-20

LIBRO DE CITAS – Pág. 64

La Palabra hablada es la Simiente original

Jeffersonville, Ind., 3-18-62

Rev. William M. Branham

562 – “Moureh, moureh – la lluvia, lluvia temprana, lluvia reclamadora, ha ido hacia adelante. Ahora, ¿qué había pasado? La lluvia temprana estaba siendo plantada. La lluvia tardía cayó. ¿Qué pasó? – Sodoma y sus sodomitas quemados. Abraham recibió al hijo prometido. Jesús dijo: ‘Déjenlos crecer juntos. Las cizañas serán ligadas, envueltas y quemadas. El trigo irá al granero’, ¿ven? La lluvia tardía está a la mano… ¿No ven ustedes las dos siegas viniendo arriba aquí? Recibiendo su último aguacero. Ellas han venido a lo largo a ese último aguacero. ¿Ven? ¿Entonces qué pasa? Los ángeles y el Señor desaparecen. Entonces la lluvia tomó lugar”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 171

Liderato

Covina, Calif., 7-12-65

Rev. William M. Branham

1532 – “Ahora, vean ustedes, es el tiempo del trigo ahora. Está llegando el tiempo de cosecha. Esta no es la edad de Lutero, esta no es la edad de Pentecostés; esta es la edad de la Novia. Como Moisés llamó una nación fuera de una nación, Cristo hoy está llamando una Iglesia fuera de una iglesia, vean ustedes, la misma cosa en tipo, llevándolos a la gloriosa Tierra Prometida Eterna”.

 

LIBRO DE LAS EDADES

La Edad de Laodicea – Pág. 409

Rev. William M. Branham

155. El trigo y la cizaña, que desde la primera edad hasta ahora han crecido juntos, son cosechados. Lo que Nicea se propuso hacer, por fin ha llegado a suceder. Con todo el poder de la organización, la iglesia falsa se aparta de cualquier rayito de verdad, y con el poder político se fortalece, con el respaldo del Estado, y se propone a erradicar para siempre al verdadero creyente; pero cuando ya parece que su plan ha tenido éxito, el trigo es juntado en el alfolí. Jamás crecerán juntos el trigo y la cizaña y jamás recibirá la cizaña las bendiciones de Dios por causa de la presencia del trigo, porque el trigo estará en el alfolí, y la ira de Dios será derramada en el Sexto
Sello, terminando con la completa destrucción de los malvados.

156. Ahora, un poco atrás yo dije que la vid falsa viene a una fruición1 completa en esta edad. Su fruto madurará. Eso es correcto. Esta iglesia de espíritu tan malvado, llena de iniquidad, será manifestada como la simiente de mostaza que creció llegando a ser un árbol en el cual moraban todas las aves del cielo. Su cabeza será el anticristo, el misterio de iniquidad. TODO ESTO ES VERDAD. Y si esto es verdad, entonces también tiene que ser verdad que la Iglesia verdadera, la Novia, madurará; y su madurez será la identificación con su Señor por medio de la Palabra. Y su Cabeza, Quien vendrá por ella, es el Misterio de la Piedad, Cristo Jesús. Y cuando la iglesia falsa venga en contra de la Vid verdadera, con todo poder astuto y diabólico, producto de la fuerza política, física y de los demonios de las tinieblas; la Vid verdadera con la plenitud del Espíritu y de la Palabra, hará las mismas obras de poder que hizo Jesús. Luego, al acercarse a su Piedra Coronadora, llegando a ser como Él por medio de la Palabra, Jesús vendrá y así se unirá como la Novia y el Novio para siempre.

 

La simiente de discrepancia2

18 de enero de 1965

Phoenix, Arizona, E.U.A.

Rev. William M. Branham

Yo he escogido en esta noche, por un texto corto, o una lectura corta, Dios mediante Él nos dé el contenido de esto, de San Mateo capítulo 13, de 24 al 30. Y luego, también, quiero leer desde el 36 al 40 en unos cuantos momentos. Ahora, San Mateo, capítulo 13, y comenzando con el verso 24, del capítulo 13 de San Mateo. Escuchen bien a la lectura de la Palabra. Mis palabras fallarán, pero las de Él no fallarán.

Otra parábola les propuso, diciendo: El reino de los cielos es semejante al hombre que siembra buena simiente en su campo;

Mas durmiendo los hombres, vino su enemigo, y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.

Y como la hierba salió, e hizo fruto, entonces apareció también la cizaña.

Y llegándose los siervos del padre de la familia, le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena simiente en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?

Y él les dijo: Un hombre enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la cojamos?

Y él dijo: No; porque cogiendo la cizaña, no arranquéis también con ella el trigo.

Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Coged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; mas recoged el trigo en mi alfolí.

¿Notaron, “Coged primero la cizaña en manojos?” Ahora, leyendo esto, hubo algo extraño que me llegó a mí mientras estaba allá arriba del cerro Catalina, la otra noche en oración. Y pensé, ¿de dónde podría sacar una palabra para usar, para lo que quiero hablar en esta noche?

Y luego fui y busqué la palabra discrepancia. Y saqué el diccionario y busqué lo que significaba la palabra discrepancia. Y significa: “sembrando discordia” o “siendo contrario”, según dice Webster; “sembrando una discordia, algo distinto”, o “siendo contrario a lo ya establecido”. Entonces pensé que al texto en esta noche, le pondría: La Simiente de Discrepancia. Y confiamos que El Señor bendiga Su Palabra, ahora mientras nos allegamos a Ella.

Y también sabemos que Él la interpretó en el verso 36 al 43, cómo fue que esta semilla se maduró. Y mientras estamos aquí, leamos esto también, del verso 36 al 43:

Entonces, despedidas las gentes, Jesús se vino a casa; y llegándose a él sus discípulos, le dijeron: Decláranos la parábola de la cizaña del campo.

Y respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena simiente es El Hijo del hombre;

Y el campo es el mundo; y la buena simiente son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo;

Y el enemigo que la sembró, es el diablo; y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

De manera que como es cogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en el fin de este siglo.

Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad.

Y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre: el que tiene oídos para oír, oiga.

Ese es Jesús mismo, dando la interpretación de la parábola, por lo tanto ya sabemos lo que significa la interpretación. Y ahora, mientras nos allegamos a esto, a la siembra de esta semilla, y–y la siega, ahora Él lo interpreta. Y luego yo creo que Jesús estaba hablando esta parábola en Su día, pero la quería significar para el fin del mundo, o sea el fin de la edad, lo cual es este día. Y creo que este texto en esta noche es muy apropiado para la hora en que estamos viviendo, porque Jesús claramente nos dijo, que “la siega sería en el fin del mundo”. Entonces sería el fin, la siega del trigo, y también la siega y la quema de la cizaña, y el recogimiento del trigo al Reino. Yo creo que fue de esta manera.

Y otra Escritura que me indica a que crea de esta manera, que tengo escrita aquí, es Mateo 24:24, en donde dice, hablando de la simiente–la simiente de discrepancia, Jesús dijo que “las dos serían tan semejantes hasta que engañaría los mismos escogidos, si fuere posible”. Casi exactamente iguales.

 

Liderazgo3

7 de diciembre de 1965

Covina, California, E.U.A.

Págs. 17-19

Rev. William M. Branham

136 El primer grano de trigo, el Novio, tuvo que caer en la tierra para poder levantarse de nuevo. También la primera Novia, que nació en Pentecostés, tuvo que pasar por esas edades del Oscurantismo como cualquier otra semilla, ser enterrada. Ellos tenían que morir; tenían que hacerlo. Pero aquello comenzó a retoñar de nuevo con Lutero, en la primera reforma. No se parecía a la semilla que había entrado, pero era la Luz de aquel día. El tallo después entró en la borla, Wesley; y de la borla entró en Pentecostés, la cáscara.

137 Cuando uno examina el trigo, cuando brota el grano de trigo (un hombre que ha cultivado trigo), uno sale y ve ese trigo formándose allí, se parece exactamente al grano. Pero si Ud. toma unas pinzas y se sienta y toma ese trigo y lo abre, allí no hay grano, en lo absoluto; solo es la cáscara. Y luego ¿qué es? Se—se forma allí, para sustentar al grano. ¿Ven? Y luego, de repente la vida abandonó el—el—el tallo para entrar en la borla; abandonó la borla para entrar en la cáscara; abandonó la cáscara y entra en el trigo. Son tres etapas (¿ven?) de eso. Y después forma el Trigo aparte de las tres etapas (Lutero, Wesley, Pentecostés); exactamente. ¿Ven?, no cabe duda. No se puede interrumpir a la naturaleza.

138 Ahora miren, cada tres años después de que un Mensaje ha sido enviado de Dios, ellos se organizan. Esto lleva veinte años y no hay ninguna organización; no lo hará. ¿Ven? Ahora la cáscara tiene que separarse, dándole al Trigo oportunidad de permanecer ante el Hijo para que madure; el Mensaje regresando nuevamente a la Iglesia, formando el Cuerpo de Jesucristo como el Original y primero que fue enterrado. Ahora, para ver la—la Vida Eterna.

139 La Vida, por supuesto, el—el tallo acá atrás transportó la Vida; seguro que sí. Pero vean, cuando llegó a ser el tallo y había terminado, la organización, la Vida pasó directamente a Wesley; salió de inmediato, entrando. Y una vez, cada uno de ellos… Uno, la hoja grande no se parece al grano. Pero cuando llega el pequeño polen, igual que… con la—la cáscara… o en el tallo, el polen de la borla se parece mucho al grano. Pero cuando va llegando a esa cáscara, ya casi está allí.

140 ¿No dijo Jesús: “En los postreros días” (Mateo 24:24) que “los dos serían tan parecidos que engañarían a los propios genes, predestinados, a los Elegidos, si fuere posible”? Sería tan parecido a lo genuino, ¿ven? Así sería, en los postreros días. Entonces, vean, ahora es el tiempo del trigo; está llegando el tiempo de la cosecha. Esta no es la edad de Lutero, esta no es la edad pentecostal, esta es la edad de la Novia.

141 Como Moisés llamó una nación a salir de una nación, Cristo hoy está llamando una Iglesia a salir de una iglesia (¿ven Uds.?); lo mismo, en tipo, llevándolos a la gloriosa Eterna Tierra Prometida.

142 Ahora, el rechazar a esa Persona que está haciendo el llamamiento, Cristo, no importa que Ud. sea pentecostal, metodista, luterano, lo que Ud. sea, Ud. tiene que… ¡Esta edad! Nada en contra de ellos, en lo absoluto, ¡pero en esta edad ahora Ud. tiene que aceptar (como lo hicieron ellos en esa edad) a la Persona de Cristo que es la Palabra!

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros,…

…el mismo ayer…hoy, y por los siglos.

Hebreos 13:8. ¡Vean, Uds. tienen que aceptar esa Persona de la Vida Eterna!

143 Ahora, la Vida que tenía Lutero era justificación. Wesley tenía santificación añadido a eso. En pentecostés volvió la restauración de los dones, añadiéndose a eso. Pero ahora se está completando en el cuerpo ¿lo ven?; las tres etapas de eso, y de allí… Ahora, cuando venga la resurrección, la Vida que vivió en aquellos luteranos que luego salió, la Vida que vivió en los metodistas que luego salió, la Vida que estuvo en los pentecostales, será toda raptada de la tierra en el Cuerpo de la Novia para ser llevada ante Jesucristo. ¡Gloria a Dios! ¡Oh, es emocionante! ¡Es la Verdad!

144 ¡Hemos dado vuelta a la esquina! Estamos mirando hacia el Cielo, esperando la venida de la Corona de la Pirámide, como diríamos, ¡Su regreso! La Iglesia debe ser resucitada pronto, y nosotros debemos prepararnos.

Impreso en Puerto Rico

1 Fruición: complacencia, goce [RAE]

2 Fuente: branham.org

3 Fuente: branham.org