Domingo, 21 de febrero de 2021

ESTUDIO BÍBLICO #75 – DOMINGO, 21 DE FEBRERO DE 2021

TEMA: LA BENDICIÓN DE INVOCAR EL NOMBRE DE DIOS

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 5 de julio de 1998

(Segunda actividad)

Bogotá, Colombia

Escritura base:    Génesis 4:25-26

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 44 – Edad de la Iglesia de Pérgamo

Jeffersonville, Ind., 12-7-60

Rev. William M. Branham

377 – “Y cuando los… cuando los nicolaítas levantaron su líder y pusieron una piedra de mármol a sus pies (¿ve?) Dios mandó a Su líder lleno del Espíritu Santo para Su grupo lleno del Espíritu Santo, Su ángel, y puso sobre él un sello de un nombre; pero no lo revelerá. Lo tendrá que guardar a sí mismo, ¿ve? Ningún hombre lo sabe sino él mismo. Maná escondido, una piedra con un nuevo nombre, con un nombre nuevo que ningún hombre sabe sino él mismo, y fue dirigido al ángel de la Iglesia. Yo me pregunto si Lutero lo sabía o si Wesley lo sabía, yo me pregunto si… si los otros grandes ángeles, me pregunto, al venir el gran ángel de Luz a nosotros, para sacarnos con gran poder bajo el Espíritu Santo, y llevarnos al Señor Jesucristo. Él probablemente no lo sabrá, pero aquí estará uno de estos días, Dios lo manifestará, él no tendrá, de hacerse por sí notorio, pero Dios mostrará quién”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 46 – Edad de la Iglesia de Filadelfia

Jeffersonville, Ind., 12-10-60

Rev. William M. Branham

394 – “‘Y escribiré sobre él mi nombre nuevo’. Es mejor dejar eso solo, ¿verdad? Muy bien. Fíjese ‘Él’ allí es singular. Ahora, si vuelve a Revelación 2:17…”

 

LIBRO DE LAS EDADES – La Edad de Filadelfia – Pág. 354

Rev. William M. Branham

128. Y escribiré sobre él mi nombre nuevo”. Mi Nombre nuevo. Cuando TODO llegue a ser nuevo, entonces Él también tendrá un Nombre nuevo; y ese Nombre también será el nombre de la Novia.    Lo que aquel Nombre es, nadie se atreve a conjeturar. Tendría que ser una revelación del Espíritu dada tan concluyentemente que nadie se atrevería a negarla. Pero sin duda, Él dejará aquella revelación para el día en que Él desea mostrar el Nombre. Es suficiente conocer que este Nombre será aún más maravilloso de lo que nosotros jamás podríamos imaginar.

EL CONSEJO FINAL PARA LA EDAD

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.     

Apocalipsis 3:13

 

UN HOMBRE QUE PUEDE ENCENDER LALUZ – (Reunión de Ministros)

Dr. William Soto Santiago

Miércoles, 21 de marzo de 2012

Vía telefónica a Villahermosa, México

Será en un tiempo de angustia, de persecución, en donde la Tercera Etapa será convertida en una realidad, y la promesa también es que habrá una Gran Carpa Catedral. Y ahí estará la Tercera Etapa cumplida, ahí estará el Ángel del Pacto, ahí estará la Columna de Fuego, estará el Ángel que acompañaba al reverendo William Branham, y también él entró a ese lugar y vio lo que estaba ocurriendo, no solamente en la parte de afuera sino en la parte de adentro, en el cuartito pequeño. Y el Ángel después le dice: “¿Te recuerdas el Nombre que tú buscabas cuando tuviste la visión?”; o sea, la Visión de la Carpa, Nombre que buscaba en el cuartito pequeño. Debe ser que allí estará el Nombre Eterno de Dios, Nombre Nuevo del Señor Jesucristo.

 

LIBRO DE LOS SELLOS – El Séptim Sello – Pág. 472

Rev. William M. Branham

[166]. Recuerden, el séptimo Ángel fue el más notable para mí. Me parecía más importante que cualquiera de los demás. Yo vi que estaban parados así en forma de pirámide, y yo estaba parado acá así. Ahora, ¿se acuerdan de la visión cuando vi un grupo de pajaritos con sus plumas todas abatidas, y ellos volaron hacia el Oriente? Luego había otro grupo de pájaros más grandes y más bonitos, que parecían palomitas con sus alas tan finas, y ellas también volaron hacia el Oriente. Estaba pensando en esa visión. Allí está la primera etapa, la segunda etapa, y luego lo siguiente fueron ÁNGELES.

167.    Yo estaba parado allí, y dejó de sonar la explosión, y yo estaba mirando así hacia el Occidente; y ellos llegaron y me arrebataron al aire, y entonces yo estaba fuera de mí. El Ángel que me parecía ser tan extraordinario estaba a mi izquierda donde yo entré a la constelación; pero contando de izquierda a derecha, Él hubiera sido el séptimo Ángel. Ahora, recuerden los siete mensajeros.

 

DIOS GLORIFICA SU NOMBRE OTRA VEZ

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 19 de septiembre de 1999 – (Segunda actividad)

Ciudad de Guatemala, Guatemala

Es un misterio muy grande el Nombre Eterno de Dios. Miren todo lo que lleva la raza humana de vida después de la caída, unos seis mil años, y ni los grandes teólogos han podido dar con la pronunciación correcta del Nombre Eterno de Dios; pero ahora Cristo promete escribirlo sobre el vencedor, darlo al vencedor en una Piedrecita blanca, darlo en la Piedrecita blanca de la Segunda Venida de Cristo, porque ahí es donde viene el Nombre Nuevo: en Cristo, el Ángel del Pacto, en Su Segunda Venida.

Ahora, con ese Nombre manifestado en el Ángel de Jehová, el Ángel del Pacto, en la Obra que Él estará haciendo en el Día Postrero, se realizará todo el Programa Divino correspondiente al Día Postrero. Y ese Programa es realizado en el Nombre Nuevo del Señor Jesucristo, que es el Nombre Eterno de Dios. Y en ese Nombre obrará el Ángel del Señor Jesucristo, trabajará en ese Nombre; porque Cristo, el Ángel del Pacto, estará usando a Su Ángel Mensajero, y estará Cristo por medio de Su Ángel llevando a cabo Su Obra correspondiente al Día Postrero, en el Nombre Nuevo de esa Piedrecita blanca, que es el Nombre Eterno de Dios.

Por eso es que para la Visión de la Carpa que tuvo el reverendo William Branham, y el cumplimiento de ella, hubo un nombre que él buscaba. El Ángel le dijo: “¿Recuerdas el nombre que tú buscabas cuando tuviste la Visión de la Carpa?”.

Vamos a ver dónde encontramos esto. En la página 40, verso 321, del libro de Citas, dice… muestra todo lo que estará sucediendo; porque eso va a cumplirse en algún momento; y eso será cuando sea adoptado el Ángel del Señor Jesucristo; porque ese será el instrumento que Cristo, el Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, estará utilizando para el cumplimiento de la Visión de la Carpa.

Y ahora, él estuvo suspendido en el aire viendo todo lo que estaba sucediendo; por lo tanto, no era él el que estaba ministrando, era otra persona. Dice, vamos a ver… cuando se fue de él, dice…

(Aquí, si ustedes después consiguen toda la Visión de la Carpa y leen esa parte, para no leer mucho). Ahí estaba una señora siendo llevada en una camilla, era una señora que no podía caminar; y luego, cuando entró a ese cuartito pequeño, al salir iba empujando la camilla. Y le preguntaron…, una señora que estaba con una grabadora haciendo la entrevista de las personas que iban saliendo, le preguntó: “¿Qué sucedió?”, y ella dijo: “No sé lo que sucedió, no sé…”. No tenía explicación a lo que sucedió; pero pudo decir que antes estaba en aquella condición, pero que ahora estaba bien, pero no supo cómo sucedió.

Luego, un hombre que iba con muletas, cuando entró al cuartito pequeño, luego al salir salió sin usar las muletas; y le preguntaron cómo sucedió y qué sucedió, y él dijo que no sabía qué había sucedido pero que estaba bien. Dice:

321 – “Y miré y he aquí que iba esa real, suave Luz moviéndose de mí (o sea que se fue de él. Era la Luz que le acompañaba, la Columna de Fuego, pero se fue de él para otro lugar) y se fue hacia el pequeño edificio. Y luego, hay una diferencia entre la Luz y el Ángel, porque todavía estaba Él conmigo y la Luz se había retirado al edificio pequeño. Y este Ángel, todavía hablando detrás de mí (el cual es un hombre grande), y él dijo (recuerden que es un hombre de otra dimensión, de la sexta dimensión): ‘Yo te encontraré allí’. Luego yo dije: ‘Yo no entiendo, ¿por qué allí?’. Él dijo: ‘Mira’. Y esta mujer, cuando salió de allí con la camilla de ambulancia, ella estaba empujando la camilla hacia afuera al otro lado. Y la mujer le preguntó (o sea, la mujer que estaba afuera con una grabadora preguntándole a los que salían qué había sucedido): ‘¿Qué pasó?’. Ella dijo: ‘Yo no sé; solo aconteció. Yo he estado en cama por años’. Y luego salió el hombre cargando sus muletas. Y le preguntaron (le preguntaron que qué sucedió), y dijo que no sabía; y venía a la plataforma a testificar. Y yo dije: ‘Yo no entiendo eso allí adentro’ (o sea: ‘No entiendo por qué en ese lugar pequeño’) …”.

Recuerden que en cosas pequeñas Dios siempre se ha manifestado. Un templo tan grande como el que construyó Salomón, y sin embargo el lugar de morada de Dios era el lugar santísimo, un lugar pequeño; y sobre el propiciatorio estaba allí Dios morando.

Continuamos leyendo; dice que él no entendía eso allí, dice:

“Y fíjese, Él es siempre escritural (el Ángel que le acompañaba es siempre escritural). Él dijo: ‘¿Qué, no dijo el Señor: Cuando ores no seas como los hipócritas, que les gusta hacer espectáculo público?’. Dijo: ‘Entra en tu recámara, y cuando lo hagas cierra la puerta. Luego ora a tu Padre que ve en secreto; y Él, que ve en secreto, te recompensará en público’. Y Él dijo: ‘¿Tú recuerdas ese nombre que buscabas esa vez que soñaste de ello?’”.

Ahí lo tienen: estaba buscando un nombre cuando soñó de la Carpa. No puede ser otro nombre más importante que el Nombre Nuevo del Señor. Y ahí dentro, para esa Tercera Etapa y el cumplimiento de esa Visión de la Carpa, estará ese nombre que él buscaba: el Nombre Nuevo de Jesucristo, que es el Nombre Eterno de Dios.

Y el que habrá recibido esa Piedrecita blanca con el Nombre Nuevo, es el que habrá recibido la Estrella resplandeciente de la Mañana, y es el que habrá recibido el Nombre de nuestro Dios, y Nombre de la Ciudad de nuestro Dios, y Nombre Nuevo del Señor Jesucristo escrito sobre él.

Allí estará esa persona, ese mensajero; y ese será el instrumento de Cristo para el cumplimiento de esa profecía; porque ese será el Ángel Mensajero del Señor Jesucristo, que será adoptado; y por medio de él Cristo cumplirá la Visión de la Carpa en toda su plenitud; y él cumplirá el llamado también al pueblo hebreo, 144.000 hebreos, así como cumplirá todas las demás promesas que Él ha hecho.

Pero recuerden que el que cumple las promesas es Cristo, el Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová. El Ángel Mensajero de Jesucristo solamente es el instrumento de Cristo para la manifestación de Cristo a través de carne humana, para hablarle a Su Iglesia, a Su pueblo, y darle a conocer todas estas cosas que deben suceder.

El Ángel de Jesucristo es el instrumento de Cristo para este tiempo final; como el ángel de Jesucristo para cada edad fue el mensajero de cada edad, por medio del cual Cristo obró en cada edad. Y por medio de Su Ángel Mensajero, en el Día Postrero, Cristo estará obrando en medio de Su pueblo, en medio de Su Iglesia; y después en medio del pueblo hebreo.

Ahora, hemos visto el nombre que él buscaba. Y vamos a ver un poquito más de ese nombre. Para que tengan el cuadro claro, vamos a ir a la página… Vamos a ver qué página, para que tengamos ese cuadro claro por completo: página 26 del libro de Citas, verso 216; para no leer mucho les leeré al final, donde dice:

216 – “Así que parece quizá yo continuaré adelante hasta quizá que la carpa empiece, o lo que sea que ÉL HA ESCOGIDO PARA PRINCIPIAR A DECLARAR SU NOMBRE EN UNA MANERA NUEVA”.

Declarar Su Nombre en una manera nueva, pues es declarar Su Nombre, revelar Su Nombre Nuevo; eso es una manera nueva. El Nombre del Señor Jesucristo en una manera nueva es el Nombre Nuevo del Señor Jesucristo. Esperen hasta que el Ángel de Jesucristo sea adoptado, y entonces verán el cumplimiento de la Carpa tomando lugar. ¿Y para cuándo será? Será para cuando venga la apretura.

Por lo tanto, aprovechemos bien el tiempo comiendo alimento espiritual, y creciendo espiritualmente y madurando espiritualmente, como hijos e hijas de Dios.

Impreso en Puerto Rico