Domingo, 1 de noviembre de 2020

ESTUDIO BÍBLICO #43

DOMINGO, 1 DE NOVIEMBRE DE 2020

TEMA: LAS BODAS DE LA IGLESIA

CON EL HIJO DEL HOMBRE

Dr. William Soto Santiago

Domingo, 18 de enero de 1998

(Segunda actividad)

Cayey, Puerto Rico

Escritura base: San Mateo 25:6-13

LIBRO DE CITAS – Pág. 159

Cristo es revelado en Su Propia Palabra

Jeffersonville, Ind., 22-8-65

Rev. William M. Branham

1418 – “Ustedes ven estas pequeñas bolsas pasando por el aire, los llaman ‘platillos’, y demás. La gente tan… Mejor dejemos eso quieto. ‘¿Oyen de todas estas personas que desaparecen?’, dicen ustedes. No se oye de ellos; están parados allí, y no están allí. De esa manera va a ser el Rapto. Uno de ellos vendrá hacia abajo, y este cuerpo terrestre se vestirá con un cuerpo celestial. Y ellos serán… quedará piel, cabello, o huesos; será transformado en un momento de tiempo, bajando del espacio y llevándose eso a Casa. Vemos todo esto sucediendo ahora, y el Pentágono preguntándose acerca de estas luces, y luces místicas, y todo lo que están viendo en el cielo. Ustedes vieron que tenían una aquí en el periódico en Jeffersonville esta semana, y demás, ‘una luz mística’. Así que, oh, no saben qué es eso. Pero escuchen, hijitos, los va a recoger, uno de estos días. ¿Ven? ¿Ven? No se preocupen. Recuerden, Jesús dijo: ‘Como fue en los días de Sodoma’. ¿Qué sucedió poco antes de Sodoma? Dios descendió con unos Ángeles, y tuvieron un juicio de investigación. Dijo: ‘He oído el clamor, que es tan pecaminoso, tan grande, así que Yo he descendido para averiguar si es totalmente la verdad o no’. ¿Es correcto eso? Observen a Ese principal que se quedó con Abraham, pudo discernir los pensamientos que estaban en el corazón de Sara, detrás de Él. Ahora ustedes miren alrededor sólo un poquito y fíjense, ¿ven?, observen lo que está haciendo, lo mismo hoy en día. Es un juicio de investigación. Pues, después de un tiempo, la Iglesia, cuando puede quedarse en ese lugar, y toda simiente haya sido traída a su sitio, habrán desaparecido. No sabrán qué les sucedió a ellos. Uno estará yendo en una dirección. ¿Ven? Uno estará yendo a la casa del pastor, y uno estará yendo para acá, o para allá, y, cuando menos lo piensan, no están allí. Porque Enoc el cual era el tipo: ‘Dios se lo llevó, y no fue hallado’. ¡Descendieron para investigar!”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 128

Fiesta de las Trompetas

Jeffersonville, Ind., 19-7-64

Rev. William M. Branham

1143 -“Bajo de la Séptima Trompeta es para Israel lo mismo que el Séptimo Sello fue para la Iglesia”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 129

Fiesta de las Trompetas

Jeffersonville, Ind., 19-7-64

Rev. William M. Branham

1152 – “Él dijo, en… ‘La Gran Trompeta sonaría’. ¡La Gran Trompeta! No Trompetas ahora, la fiesta de las trompetas; hay dos de ellos, Moisés y Elías, para llamar la Trompeta. Pero, bajo ‘la Gran Trompeta’, la Venida del Señor, para anunciar el regreso de José, ¿ven?, para que todas las naciones se congreguen en Jerusalén. Amén. Uno encuentra eso en el libro de Isaías. Se los acabo de dar a ustedes, hace un rato, uno de esos capítulos que leímos; eso está en Isaías 18:1 y 3. Y en Isaías 27:12 y 13, es donde Él suena esa ‘Trompeta’, y todas las naciones reconocerán a Israel en su tierra, a Dios con ella. Luego la Novia vendrá a estar con el Novio, y el Novio con la Novia; y luego el gran Milenio, después de que todo el mundo es destruido por medio del poder atómico. Y habrá ‘un cielo nuevo y una tierra nueva’, que vivirá para siempre”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 166

El único lugar Provisto de Dios para adorar

Shreveport, La., 28-11-65

Rev. William M. Branham

1485 – “Ahora, yo estaba poniéndome bastante viejo y pensé: ‘¿Habrá otro avivamiento, veré otro tiempo?’. Y sólo recuerden, del Oeste vendrá un jinete en un caballo blanco. Cabalgaremos esta senda otra vez. Eso es correcto. Tan pronto como… estamos casi listos. Vean, es una promesa”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 138

Preguntas y respuestas Núm. 3

Jeffersonville, Ind., 30-8-64

Rev. William M. Branham

1235 – “El arrebatamiento de la Novia será la misma cosa. La Palabra que está en ustedes, el cuerpo se materializará alrededor de esa Palabra, y la misma cosa hizo por Sara”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 110

La Señal del Tiempo de la Unidad

Jeffersonville, Ind., 8-18-63

Rev. William M. Branham

957 – “Vemos las naciones uniéndose, el mundo uniéndose, las iglesias uniéndose. Vemos la Novia uniéndose con la Palabra. ¿Por qué? La Palabra es Dios. Y cómo la Palabra… Cómo el Novio (siendo la Palabra), y la Novia (siendo oidora de la Palabra), se juntan en una Unión. Se unen como un matrimonio. Vean, ellos se están preparando para una boda, y ellos se hicieron uno. La Palabra se convirtió en usted y usted se convirtió en Palabra”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 110

La Señal del Tiempo de la Unidad

Jeffersonville, Ind., 8-18-63

Rev. William M. Branham

958 – “Vean, el tiempo de la unidad está a la mano, porque Dios está juntando a la Iglesia para un rapto, para ir a la Boda para la Gran Unión: cuando Dios y el hombre se unan por la eternidad, cuando las criaturas del tiempo se unan con lo eternal”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 110

La Señal del Tiempo de la Unidad

Jeffersonville, Ind., 8-18-63

Rev. William M. Branham

959 – “Y encontraremos que el tiempo viene cuando sonará la trompeta, y aquellos santos que duermen, que no podían ser perfeccionados sin nosotros (hay muchos hermanos hebreos), y cuando ellos vengan se unirán juntos con los que viven. La iglesia uniéndose con la Palabra, entonces la iglesia y la Palabra uniéndose juntas, siendo una. Los santos muertos con los santos vivos uniéndose juntos para ser uno; y todos se van a unir juntos con Cristo para la Cena de las Bodas del Cordero… y pensar de nosotros aquí parados (un momento, en un abrir de ojos, cuando el mundo no se dé cuenta de lo que está pasando) pero repentinamente tú verás a tus seres amados aparecerse delante de ti, tus seres amados que se habían ido han venido a unirse contigo otra vez. Y seremos cambiados en un momento, en un abrir de ojos, y seremos arrebatados juntos para ir a encontrar al Señor en el aire”.

 

LIBRO DE CITAS – Pág. 135

Probando Su Palabra

Jeffersonville, Ind., 16-8-64

Rev. William M. Branham

1199 – “En aquel día el Hijo del Hombre será revelado’. ¿Qué? Para unir la Iglesia a la Cabeza, unir, el matrimonio de la Novia. El llamado del Novio vendrá aquí por esto, cuando el Hijo del Hombre descenderá y vendrá en carne humana para unir a los dos juntos. La Iglesia tiene que ser la Palabra. Él es la Palabra y los dos se unen juntos; y para hacer eso, se necesitará la manifestación de la revelación del Hijo del Hombre. No un clérigo. ¿Ven lo que quiero decir? Vean, es el Hijo del Hombre, Jesucristo, que descenderá en carne humana entre nosotros, y hará tan real Su Palabra que eso lo unirá a Él con la Iglesia, la Novia, y entonces ella se irá al Hogar, a la Cena de las Bodas. ¡Amén! Ella ya está unida, ¿ven?, vamos a la Cena de las Bodas, no al casamiento. ‘… llenad vuestra carne…, mismos, de toda carne de los hombres poderosos, porque han llegado las bodas del Cordero’. Pero en el Rapto es que subimos a la Cena de las Bodas. Cuando la Palabra, aquí, se une con la persona, y los dos llegan a ser uno. Y ¿entonces qué hace? Manifiesta al Hijo del Hombre nuevamente, no a los teólogos de la iglesia. ¡El Hijo del Hombre! La Palabra y la Iglesia llegan a ser uno”.

 

LIBRO DE LOS SELLOS

El Sexto Sello – Págs. 337-341

Rev. William M. Branham

43. Quiero insertar esto aquí, si no estoy tomándoles mucho tiempo, pero yo hago esto con un propósito, hasta que siento que el Espíritu viene sobre mí para decirme lo que debo decirles. ¡Esto es una cosa muy sagrada! ¿Quién conoce estas cosas? Sólo Dios. Y está probado en la Biblia que NO SERÍAN reveladas, sino hasta este día. Exactamente. En el pasado han conjeturado sobre estas cosas, pero ahora debemos recibir la Verdad vindicada.

44. Existió una gran compañía de carne de res con sus oficinas instaladas en este extremo del país, y los ranchos donde se criaban las reses estaban allá en el Oeste. Un día el hijo del presidente de la compañía fue allá al rancho para hacer una visita de inspección. El que cuidaba el rancho tenía unas hijas muy bellas, y al saber que venía este hombre importante, se vistieron todas al estilo del oeste.

(Continuación)

47. Entonces, continuando con el relato, estas jóvenes se vistieron lo mejor posible para recibir a este hombre, y cada una abrigaba la esperanza de conquistarlo.

48. Ahora, también vivía en este rancho una prima de esas muchachas, la cual era huérfana. Ella hacía el trabajo fuerte de la casa, porque las otras tenían que cuidarse sus uñas y no podían lavar los trastos para no estropear su piel tan delicada.

49. Finalmente llegó este hombre rico y lo fueron a recibir en su carreta de caballos, y todo estaba lleno de alegría. Esa noche tuvieron un baile y allí estuvieron todos los rancheros vecinos, y todos estaban festejando; y esta fiesta se prolongó por unos dos o tres días.

50. Entonces en una de las noches de la fiesta, este joven salió afuera para tomar aire fresco y para apartarse un poco de estas muchachas. Al mirar hacia el corral, vio una joven un poco andrajosa que estaba cargando una tinaja de agua sucia donde había lavado los trastos. Él pensó: “Yo nunca he visto esta muchacha antes. ¿De dónde habrá salido?” Y en eso se propuso llegar hasta donde ella estaba.

51. Al llegar frente a ella, notó que estaba descalza. Entonces ella se paró y bajó la cabeza, porque ya sabía quién era aquel joven, y ella no podía ocultar su timidez en presencia de él. Apenas era una prima de las otras jóvenes, cuyo padre era el que cuidaba este enorme rancho. Y ella permanecía con su vista hacia el suelo, porque estaba tan avergonzada de estar descalza. Entonces él le preguntó: “¿Cómo te llamas?”. Y ella dijo su nombre. Luego le preguntó: “¿Por qué no estás allá en la fiesta con las demás?”. Ella le contestó con ciertas excusas. Entonces, la siguiente noche él fue a verla de nuevo. Mientras todos estaban felices con su ruido y alboroto, él estaba allá sentado en el corral, esperando cuando viniera esta joven a botar el agua sucia. Cuando ella llegó, le dijo: “¿Conoces el propósito verdadero de mi viaje aquí?”.

52. Le contestó: “No señor, no lo sé”.

53. “Mi propósito al venir acá, ha sido de buscar una esposa, y en ti he hallado el carácter que ellas no tienen”. (Pienso en mi Iglesia cuando digo esto). Dijo: “¿Te casarías conmigo?”.

54. Ella le respondió sorprendida: “¿Yo? Pues yo nunca podría pensar en tal cosa”. Ella sabía que este joven era el hijo del dueño de todos esos ranchos, de las máquinas empacadoras y cuántas cosas más.

55. Él le dijo: “Sí. Es que no he podido hallar una esposa a mi gusto en toda la ciudad de Chicago de donde vengo. Yo quiero una verdadera esposa, una esposa con carácter. Y todo lo que he estado buscando lo he hallado en ti. ¿Te casas conmigo?”.

56. Le respondió: “Sí”.

57. Entonces él le dijo que iba a regresar. Le dijo: “Prepárate. Dentro de un año, a partir de hoy, yo volveré por ti y te llevaré lejos de este lugar, y entonces ya no tendrás que trabajar de esta manera. Nos iremos a Chicago, y te construiré una casa como nunca has visto”.

58. Ella dijo: “Pues yo nunca he tenido un hogar; soy una huérfana”.

59. Él le dijo: “Pues yo te voy a construir una casa. Yo volveré por ti”.

60. Ella comenzó a contar los días, y se propuso trabajar en todo lo posible para ahorrar suficiente dinero para comprarse su vestido de boda (es un tipo perfecto de la Novia). Ella se estaba aparejando. Cuando las primas vieron el vestido de boda que se había comprado, le dijeron: “Pobrecita, ¿tú en verdad piensas que un hombre como ése va a tener algo que ver con una pobre huérfana como tú?”.

61. Ella les respondió: “Pero él me lo prometió, y yo creo en su palabra”.

62. “Pobrecita, él simplemente se está burlando de ti. Si él hubiera venido para ese propósito, hubiera escogido a una de nosotras”.

63. “Pero él me lo prometió, y yo lo estoy esperando”. (Yo también).

64. Los días siguieron pasando rápidamente, y por fin llegó el día señalado. A cierta hora él iba a llegar. Ella pues se vistió con su vestido de bodas, y aunque hasta ese día no había vuelto a oír nada de él, ella sabía que vendría. Se vistió y preparó todo. Ahora sí se estaban riendo de ella, ya que aquel joven había venido y ninguna de ellas había oído nada de esto, para ellas era una cosa muy misteriosa. Y en verdad así es todavía.

65. Pero esta joven estaba basada en la promesa que él le había hecho, de que volvería por ella. Y las primas se estaban riendo y haciendo toda clase de mofa, pero ella se mantuvo en calma, sin ninguna vergüenza. Estaba totalmente limpia, vestida con su vestido de boda y tenía un ramo de flores en su mano (ustedes saben, la Biblia dice que “Su Esposa se ha aparejado”). Allí estaba con sus flores en la mano, esperándole. Le decían: “¿Ya ves? Yo te lo dije, él no viene”.

66. Respondió: “Todavía faltan cinco minutos. Él llegará”. Continuaron con su burla; pero al pasar los cinco minutos se empezó a oír el galope de los caballos corriendo y las ruedas rodando. El carruaje se paró frente a ella. Ella saltó de en medio de las primas y salió corriendo hacia el carruaje, al mismo tiempo que él venía a encontrarse con ella. Entonces la recibió en sus brazos, y le dijo: “Amada, ya todo esto ha terminado”. Dejó a las primas (las denominaciones) asombradas, y se fue a Chicago al nuevo hogar que le había sido prometido.

67. Yo sé de otro que también nos ha hecho una promesa semejante, pero mucho más sublime: “Voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere, y os aparejare lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo: para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. Puede ser que los demás digan que estamos locos; pero, hermanos, para mí, durante este tiempo cuando los Sellos están siendo abiertos de esta manera tan sobrenatural, casi puedo oír el tic-tac de aquel gran reloj que está marcando el tiempo que terminará allá en la eternidad; casi puedo ver el Ángel parado allí diciéndonos al final del Mensaje del séptimo ángel: “El tiempo no será más”. Entonces esa Novia tan leal tomará su vuelo para posarse en los brazos de Jesús, y Él la llevará a la Casa de Su Padre.

Impreso en Puerto Rico